Ruta: Home CULTURA DE MUERTE Artículos 3. Conjura contra la Verdad Educación para la Ciudadanía. ¿Manipulación Ideológica? - José Javier Salobre

Es posible el cambio

JA slide show

Educación para la Ciudadanía. ¿Manipulación Ideológica? - José Javier Salobre

E-mail Imprimir PDF

La educación ha sido tratada como un instrumento para con ella, aleccionar, adoctrinar e instruir, no tanto en el conocimiento, sino en cierta manipulación que facilite recoger los réditos del futuro en forma de "personajes" sumisos incapaces de presentar la menor oposición en forma de crítica, o en un sistema democrático personajes reducidos a la expresión de "votos" que también "devotos" de una doctrina en la que por encima del sistema establecido para cada momento nada cabe, nada existe, nada hay, se trata de la doctrina del "inmanentismo", como aquella que niega la trascendencia del hombre y por tanto, solo cobra importancia el momento, sumergido en el relativismo.



Resulta más que evidente la importancia política que la educación tiene para los gobiernos de turno, ya que una de las reformas legislativas que se acometen dentro de la legislatura afecta directamente al sistema educativo. Ahora bien, afecta a este desde la perspectiva, nada acertada de considerar la educación como un medio y no como un FIN.



Al hilo de la repercusión mediática, resulta más que interesante recoger el primer párrafo del comentario de un amigo, que tendría mucho que decir, profesionalmente hablando, sobre el funcionamiento del "sique", aunque en este momento hable como un padre de familia, "Cada vez me pregunto con más desconfianza, qué tendrá esta asignatura que está obligando a sus creadores a defenderla diariamente. ¿Por qué no aceptan sin más las decisiones que libremente tomemos los ciudadanos? ¿Es que no confían en nuestra capacidad de analizar lo bueno y lo malo? ¿Es que pretenden hacernos creer que no sabemos distinguir lo que ayuda a nuestros hijos y lo que les puede hacer daño?·[1]



La verdadera intención que subyace debajo de esta asignatura ha sido alertada por muchos, a sido declarada por activa y por pasiva por agentes inmersos dentro del sistema educativo formal y los que encontrándose fuera de este se localizan en lo que se ha dado en llamar educación no formal.



La Conferencia Episcopal Española, que ya ha dicho muchas cosas, y no olvidemos en que porcentaje elevadísimo la enseñanza privada, concertada o no, de carácter religioso, de carácter católico, esta presente en España, declara que "... la autoridad pública no puede imponer ninguna moral a todos ..." y añade, "... ni una supuestamente mayoritaria, ni la católica, ni ninguna otra ..." [2].



Así, se han venido posicionando unos y otros, los que tienen y los que en principio quieren no tener nada que ver en la educación de nuestros hijos, de los hijos de nuestros vecinos, de sus hijos, de la sociedad del futuro.



¿Qué es la Educación para la Ciudadanía?, ¿Qué es la E. p. C.?.



Podemos decir, y bien alto sin miedo a equivocarnos, que esta asignatura es "el fundamento de la LOE" [3] la reforma educativa acometida en la actual legislatura abanderada por el Partido Socialista Obrero Español, no obedece a otra intencionalidad que la de crear esta asignatura que capacite a través del desarrollo estratégicamente derivado en el tiempo la implantación total dentro del sistema educativo, en todas aquellas edades en las que el individuo, puede ser formado en su estructura como persona, con un poso manipulado que actuará de filtro para el resto de materias y para el resto de formación que venga a recibir en el resto de su proceso formativo.



La Educación para la Ciudadanía, consta de cuatro asignaturas, en dos de las etapas educativas recibe el mimo nombre ( Enseñanza Primaria y primer ciclo de Enseñanza Secundaria Obligatoria, 1º, 2º y 3º de ESO ) donde recibe el Nombre de "Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos", y después pasa llamarse "Educación ético-cívica" (durante el ultimo curso de Enseñanza Secundaria Obligatoria 4º de ESO), para terminar por llamarse "Filosofía y Ciudadanía" (en los cursos de bachiller 1º y 2º).



Esta asignatura se caracteriza por ser "obligatoria" y por ser evaluable, con un singular sistema de evaluación, basado en la observancia "cotidiana" del alumno ante situaciones que el profesorado generará o presentará, provocando la desenvoltura del alumno en la discusión con sus compañeros, el planteamiento de sus ideas ( que serán también evaluadas), y la base de argumentación que sea empleada por este. (sometida igualmente a examen por el profesorado).



La asignatura en todos sus formatos, plantea a grandes rasgos como teoría "valores democráticos", y no presenta más teoría, pues carece de aquello que podemos llamar conocimientos, para plantear únicamente "método"; y como práctica, "relativismo y genero", induce al relativismo moral, como corriente en la que nuestros adolescentes y jóvenes se verán identificados y una cultura de genero que lejos de tener a consideración al ser humano en su condición de hombre o mujer, lo degrada a un tratamiento cuasi-animal, de macho y hembra y no apreciando a las personas por su valía como persona sino sobre la base de una legislación que por cuotas de representación cae y fomenta una mayor discriminación de la mujer en la sociedad.



La implantación de la Asignatura Educación para la Ciudadanía en todo sus formatos.



La implantación de la asignatura obedece al calendario establecido por la norma de desarrollo de la LOE [4], recogiéndose la necesidad de ser aplicada en todos sus formatos hasta el año 2010, siendo la implantación como ya decíamos anteriormente estratégicamente planteada para comenzar por los adolescentes de 13, 14 años quienes comienzan a abrirse al mundo exterior, con un cierto recelo a la formación que desde sus familias les vienen dada y les han venido dadas hasta ahora, para cogerse como quien se aferra a un clavo ardiendo a todo aquello que pueda suponer cierta liberación de normas, de asunción de compromisos, e incluso de cuestionar todo lo que desde la perspectiva de un adolescente puede llegar a ser relativo o por menos cuestionable. Esta inmerso en su propia naturaleza evolutiva como ser humano en formación, etapa de formación, de asentamiento de bases estructurales antropológicas, que moldearán su futuro.



Por ello, se ha escogido de manera maquiavélicamente meditada, el comienzo de la implantación en estos cursos de 3º de ESO ( Enseñanza Secundaria Obligatoria), aunque podía haberse hecho en los cursos de 1º de ESO.



De esta manera, durante el curso 2008 a 2.009 y posteriormente 2009 a 2010 se ira extendiendo para recoger a los niños que desde los 10 años hasta los 17 años cumplidos, sean formados de manera ideológica, que nunca debería de ser impartida en la escuela, y formando a los niños, adolescentes y jóvenes, en cuestiones de moral, de afecciones, de emociones, al margen de sus padres, sin contar con la educación de los padres, quienes son los primarios, únicos y exclusivamente responsables, en el ejercicio de sus derechos y obligaciones, de la educación en valores y en emociones de sus hijos, que son suyos y no del Estado.



Precedentes históricos.



Ha habido a lo largo de la historia, en España y en otros muchos países, precedentes históricos que han tratado claramente de adoctrinar a los educandos en planteamientos políticos que obedecían a sistemas de gobierno de carácter totalitario, nunca democrático y de respeto a la diversidad.



Pero no podemos olvidar que para nada estamos hablando de lo mismo, esta maniobra es una estrategia totalmente novedosa que nunca ha existido en este formato aleccionador y adoctrinante.



Fundamento de esta asignatura.



En recomendaciones del Comité de Ministros a los Estados miembros sobre la educación para la ciudadanía democrática, [5] se afirma, la necesidad ineludible de formar a los jóvenes para una ciudadanía democrática que será la base de una sociedad libre. [6], y además todo ello, salvando el respeto y enalteciendo el valor de la familia. [7]



Y se reconoce ya en el año 2.002 como una innovación del sistema educativo encaminada a la necesidad de gestionar sistemas educativos globales para los individuos, pero sin dejar fuera de este a ningún agente educativo, y como bien hemos señalado anteriormente dando en carácter prioritario que se merece a la familia.



En el viejo continente los Estado miembros que han venido siguiendo estas recomendaciones en lo tocante a innovar, y en aquellos Estados en los que se ha dado en adaptar sistemas educativos ya existentes no se ha optado en ninguno de ellos, por suplantar el papel de la familia, de los padres en lo tocante a la educación de los hijos, ni en lo tocante a la educación de valores, ideologías, o en cuestiones morales y religiosas.



El símil de la educación para la ciudadanía que se viene impartiendo en otros países miembros de la Europa que en su constitución ratificada por España en mayo del 2.005, se respetaba la familia, la libertad ideológica y en lo tocante con el respeto de esta, así como de la libertad religiosa, se reconoce en "derecho a la objeción de conciencia", la asignatura que se imparte es de carácter participativo en las instituciones que del Estado, que la propia Comunidad Europea pone a disposición de sus ciudadanos, como derechos y obligaciones, asumiendo siempre un respeto a la diversidad, y defendiendo la igualdad de oportunidades de la mujer en todos los ámbitos de la vida en sociedad.



Esta misma "Recomendación" emanada de uno de los órganos de la Comunidad Europea, establece recomienda, y de ahí su carencia vinculante, que esta educación se extienda a todo el sistema educativo, desde las etapas infantiles, a las de educación de adultos, pasando por planteamientos que podemos llamar paralelos como serán la formación profesional e incluso la formación universitaria.



Aun señala más en lo referente a que esta educación encaminada a la formación de ciudadanos activos y participativos se extienda a la educación "no formal" siendo estos todos aquellos procesos que lo son igualmente educativos, pero que no están inmersos en el proceso escolar propiamente.



Se aconseja además por el documento analizado y que los defensores de la instauración y existencia de esta asignatura, "que se deberá estar a la búsqueda del consenso y de la colaboración necesaria de todos aquellos que puedan colaborar, y señala " en particular de la familia [8]. Pero para más descrédito de la falta de rigor a la Recomendación [Rec (2002)12] aconseja esta que se parta desde acciones multidisciplinares y que todos estos conocimientos se pueden impartir de manera trasversal,, y como tal podemos preguntarnos ¿no se estaba haciendo así ? [9] Si atendemos a la Ley Orgánica de Educación 2/2006, 3 de mayo [10].



Ya en la "Exposición de motivos", lugar este donde se explica, o se pretende motivar, como su propio sentido indica, plantea el error de partida. Error que no es tal si mantenemos la tesis presentada de que esta asignatura es la raíz de la reforma legislativa y considera la educación como un medio, [11] para la consecución de un fin que en este caso es construir hombre y mujeres que con la diferenciación de genero y bajo la filosofía del relativismo, no planteen al Estado ningún problema sino que se comporten como ciudadanos sumisos, capaces de acatar las normas que se dictan con independencia de sus creencias morales y religiosas que deberán de quedar en casa, y relegadas al complejo más intimo de la persona que nunca podrá ser expresado con libertad, por la sola razón de que puede ofender a los demás.



Por lo tanto podemos afirmar que son aquellos que ven la educación como un medio, los que la utilizan para la consecución de un fin que de otra manera, sin manipulación ideológica nunca podría conseguirse.



En otro estadío de profundización Real Decreto 1631/2006, de 29 de diciembre, por el que se establecen las correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria, [12] a la hora de desarrollar el contenido mínimo, señala sin dejar lugar a dudas que lo que se persigue con la asignatura de "Educación para la Ciudadanía" entre otros fines, se encuentra el desarrollo de hábitos cívicos [13]; que no serían en sí mismos malos, si no llevasen escondido un "aborregamiento" real de los ciudadanos para conseguir una sociedad uniformemente adoctrinada que sea sumisa al poder del Estado si considerar la existencia de nada por encima de este y negando por tanto la dimensión trascendental del individuo.



Por tanto, de este Cuerpo normativo Real Decreto 1631/2006, se desprende el contenido de la asignatura como una materia que no presenta valores universales, se reduce a una ideología concreta y determinada, que si bien trata expresiones que en momentos pueden ser aceptable, los contenidos que contienen no lo son.

Se presenta como contenido el "relativismo moral" como doctrina en la que todo puede depender del momento, de la situación y de muchas otros condicionamientos presididos por los dictámenes de un Estado extremadamente paternalista, sin que nadie haya delegado en él esa acción extrapolada al extremo.



La doctrina relativista desemboca en la negación y el desprecio de valores como el esfuerzo, o la importancia de las virtudes humanas, que lógicamente se niegan al negar origen alguno del ser human, por lo que cae en una realidad tan falsa como presentarla sin la presencia de Dios y la negación sistemática del hecho religioso, vulnerando con todo ello, entre otras, la libertad de pensamiento o la libertad de educación.



Tras la fachada que se presenta con esta asignatura se esconden contenidos adoctrinadores que descalifican a la persona, en su fuero interno. A la vista quedan conceptos como la "tolerancia, el respeto, el dialogo, el pluralismo, la Paz, la convivencia, la igualdad y la no discriminación", pero se quedan sumergidos esperando salir a flote "la ideología de género, el estatismo, el laicismo, el consabido relativismo moral, y el "imnanentismo" como clara negación de la dimensión trascendental de la persona".



Se reconoce en el mismo desarrollo de la asignatura como objetivo pretendido "ayudar " a construir una conciencia ética y moral. Y establece como fuente de principios éticos y morales las mayorías políticas.



Los contenidos, los menos que se contienen en el desarrollo de la asignatura, ya que donde pone su fuerza actual es en el método, quedan a la sombra cuando afrontamos el estudio de los propuestos como "criterios de evaluación" ya que en ellos, va a tratar de evaluar las actuaciones del alumno ante el análisis de hechos reales o figurados, y más aún, estudiando las actuaciones cotidianas de los alumnos. ¿Es decir, será libre para actuar un alumno sabiéndose observado en su actuar cotidiano, en los gestos, en los afectos, en las emociones?



La Fundación CIVES



Los hacedores de la asignatura, de su desarrollo y de la formación de profesorado experto en adoctrinar, lee los artículos de la Constitución Española a medias [14], y a la hora de referirse al artículo 27 que recoge puramente la libertad de enseñanza, olvida por completo la mención al punto 27.3 donde los poderes públicos quedarán obligados a la defensa y garantía de los derechos de los padres a que sus hijos reciban la educación moral y religiosa que ellos, y solo ellos decidan para sus hijos.



Solo nos cabe preguntar, ¿pero es posible el ejercicio de esta libertad si en el colegio, en la escuela, se alecciona, se adoctrina de manera "obligatoria" en un sentido contrario al que hacemos en casa? Se han reflejado diferentes posturas desde el inicio de la polémica.



A cada una de ellas, obedecen unas razones igualmente respetables, unas plantean una acatamiento, otras una defensa y otras, "las de los padres", se ven cada vez más abocadas a la objeción de conciencia como única salida. Hubo tiempos en los que se podía estar hablando de posiciones de negociación, de posiciones que deberían haber pasado por la no obligatoriedad de cursar una asignatura que nacía vacía de contenido, pues ya esta inmerso en otras materias de manera transversal.



Pero hoy, con la instauración de la asignatura en los centros de siete comunidades autónomas, con la diferencia que ello supone para unos adolescente y otros. La salida es la Objeción de Conciencia como el ejercicio de un derecho constitucionalmente reconocido, y como ejercicio de solidaridad con los que son obligados en otras comunidades o en los cursos por los que se ha iniciado la implantación, los alumnos de 3º de ESO.


Los obispos a través de sus Órganos de Gobierno, a través de la Conferencia Episcopal, ya han dicho todo lo que podían decir, en infinidad de documentos se han referido a la vulneración de un derecho a la libertad de educación y al ataque directo a la religiosidad y a la moral que cada persona desde su postura de padre quiere hacer llegar a sus hijos, y que se ve limitada por la "imposición desde el Estado de una única conciencia moral." [15].



Ahora la situación tiene que ser remediada por los que realmente ven imposibilitado el ejercicio de un derecho y de un deber, como es el de educar a sus hijos en libertad, LOS PADRES, son ahora los agentes encargados de abanderar la defensa de de la educación de los hijos, con la disposición de la debida protección que para con ellos queremos y debemos ejercer.



Las soluciones que adoptase la Administración.



Podrían ser muchas, pero tendrían que pasar inevitablemente por la supresión de la obligatoriedad de la asignatura, estableciéndose la alternativa de otras asignaturas, que bien podrían ser la religión como cultura de las religiones. Y por supuesto la reforma legislativa que elimine las referencias a esta asignatura con el formato actualmente propuesto. Nos queda poco más que la objeción de conciencia.



Se trata de un derecho fundamental [16] reconocido en la Constitución Española que es reflejo en este caso de normas de carácter internacional que plantean la objeción en un principio para el cumplimiento obligatorio del servicio militar, pero hemos de tener muy en cuenta que en el momento de promulgar nuestra Carta Magna, la Constitución Española de 1.978, la obligatoriedad del cumplimiento del servicio militar era uno de los temas de mayor relevancia política, en tanto se trataba de exponer una oposición al militarismo y a lo que había venido representando en el régimen anterior delque ahora se pasaba la página para dar inicio a un proceso de democratización de la sociedad española.



Pero no podemos pasar por alto, que cada día se extiende más el ejercicio de este derecho, provocado muchas, o mejor dicho todas la veces por los reiterados intentos de los Estados en facetas que atentan directamente con las creencias morales y religiosas de las personas. Ahí están las objeciones en materia sanitaria, las objeciones en materia política (negando la obligatoriedad de presidir ceremonias civiles de "matrimonios gays y lesbianas"), las objeciones en el mundo del derecho, y porque no las objeciones de conciencia que ahora plantamos en el ámbito de la educación.



La objeción la hace la conciencia y no la ley, no es necesario que ninguna ley, ninguna norma recoja la posibilidad del ejercicio de un derecho fundamental, la regulación de este derecho de ser considerado como necesario por la autoridad administrativa debería de surgir a posteriori.



El ejercicio de la objeción de conciencia lo desempeña la persona desde el momento en que se considera atacada en sus condicionamientos ideológicos, de índole moral o religioso imponiéndose por el Estado, por el poder legislativo, y llevado a cabo por el poder ejecutivo quien exige el cumplimiento de un acto que atenta directamente contra su liberta ideológica.



El acto de presentación de la Objeción una vez considerada como opción.



Aquí vamos a referirnos pura y simplemente a los aspectos formales de la presentación del documento acreditativo de la objeción de conciencia.



La manera de presentar, deberá de ser por escrito siempre con copia para dejar constancia de que ha sido presentada, en es misma declaración de Objeción se plantea la disposición a participar en una actividad sustitutoria que pueda proponerse tanto por la administración como por los Centros escolares, y a su vez se recalca que nuestros hijos "no asistirán a clase de esta asignatura", pero "importante", "muy importante" el niño siempre tiene que asistir al centro escolar, nunca puede quedarse en casa por no asistir a la asignatura, ni abandonar en Centro escolar, no puede ser calificado de absentismo.

Consecuencias que el ejercicio de un derecho como es la Objeción de Conciencia puede conllevar.



Todavía la Administración Educativa, tanto la central como las competentes autonómicamente, no han llevado a cabo otra política que la amenaza a titulo de declaraciones, nada se ha establecido, como debería de haber sido y puede ser en un futuro, en una norma del rango que sea pero que establezca y ponga las pautas necesarias para dotar al ciudadano de la seguridad jurídica necesaria y poder obrar en consecuencia.



Las amenazas vertidas han caminado por la línea de contra cero, (cuando ahora no existe) suspender la asignatura, con las posibles repercusiones para pasar de curso, (acumulando suspensos) o para establecimientos de medias de acceso a la universidad en el momento que se implante en los cursos de bachillerato.



Pero recalcamos que por ahora, nada se ha trasferido de las meras declaraciones en forma de amenaza, muy educativa por cierto, a plasmarlo en una diusposición de carácter administrativo.



El dilema



Con todo lo expuesto y las consecuencias que para nuestros hijos puede llegar a tener, se plantea a los padres un serio e importantísimo "dilema", entre buscar la educación de nuestros hijos o priorizar con la protección natural que como padres queremos ejercer sobre ellos.



La disyuntiva no se presenta excesivamente complicada, ya que por coherencia con nuestras ideas, por esas que queremos trasmitir a nuestros hijos deberá siempre prevalecer la necesidad de educación sobre la de protección, que como ya sabemos, debe de ir disminuyendo o por lo menos ejercerse desde la sombra en la medida que nuestros hijos avanzan en edad.



Binomio Familia Escuela



Hay que dejar claro y no podemos dar por terminada esta conferencia, sin salvar, alabar y enaltecer el necesario binomio familia-escuela sin el que la educación de nuestros hijos difícilmente puede llegar a buen puerto.



Los creadores de esta esperpéntica asignatura, actúan con una calculada estrategia maquiavélicamente gestada, planteando aquella máxime militar de "divide y vencerás", y casi lo vienen consiguiendo cuando poco a poco presentan a la opinión pública un falso enfrentamiento entre los Centros escolares y los padres, o cuando se presentan las objeciones de conciencia como objeciones al Centro escolar, la objeción se lleva a cabo contra la ley que es quien impone la asignatura que vulnera nuestros derechos y atenta contra nuestra libertad, no contra los Centros sus direcciones ni sus profesores.



Es la patria potestad de los padres, la que se violada por el intento impuesto por el Estado de asumir para él facetas educativas que no le corresponden y que nunca estaremos dispuestos a cederle por queremos poder ejercer nuestro derecho y nuestra obligación a educar a nuestros hijos.



Para terminar, mantener la teoría del "caballo de Troya".



Con este planteamiento "light" de la asignatura y de parte de los texto presentados han conseguido introducir en nuestra aulas, en nuestros Centros, en nuestra sociedad un caballo de Troya, que en breve, descargara su contenido pernicioso donde lo haya, y a través de una labor exhaustiva de inspección, a través de la obligatoriedad de titulaciones necesarias para impartir la asignatura poco a pocota Fundación CIVES ha ido formando [17] profesores para impartir esta asignatura que irán siendo los titulares de esta disciplina, desplazando a los profesionales que hasta hoy la pueden ejercer.



Nada más que recordar que en esta labor educativa la persona no termina nunca durante su vida y los niños que hoy educamos son los hombres y las mujeres del futuro, los que si no han sido educados en libertad, difícilmente podrán actuar con ella, difícilmente la sociedad del futuro, podrá ser presidida por la libertad, el respeto, y el necesario reconocimiento de la trascendencia del ser humano, más lejos de lo puramente mundano.



José Javier Solabre Heras, Abogado.



NOTAS



[1] Jorge Pla Vidal, (Publicado Diario de Navarra, secc. "Cartas al Director", 13/X/2007)



[2] Conferencia Episcopal Española "Nota Aclaratoria a los Titulares de los Centros Educativos de FERE" (19 de mayo de 2.007)



[3] Ley Orgánica de Educación 2/2006, de 3 de mayo



[4] REAL DECRETO 806/2006, de 30 de junio, por el que se establece el calendario de aplicación de la nueva ordenación del sistema educativo, establecida por la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación.



[5] Recomendación [ Rec (2002)12 ] del Comité de Ministros a los Estados miembros sobre la educación para la ciudadanía democrática adoptada por el Comité de Ministros el 16 de octubre de 2002, en la 812.ª reunión de los Delegados de los Ministros



[6] [ Rec (2002)12 ] - Que la educación para la ciudadanía democrática es esencial en lo que respecta a la función principal del Consejo de Europa, que es la de promover una sociedad libre, tolerante y justa y que contribuye, junto con las demás actividades de la Organización, a defender los valores y principios de la libertad, el pluralismo, los derechos humanos y el imperio de la ley, que son los fundamentos de la democracia.



[7] [Rec (2002)12] - Que la educación para la ciudadanía democrática debe abarcar cualquier actividad educativa formal, no formal o informal, incluida la de la familia, permitiendo que el individuo actúe durante toda su vida como un ciudadano activo y responsable, respetuoso con los derechos de los demás.



[8] [Rec (2002)12] - Todas las oportunidades de contribución informal a la educación para la ciudadanía democrática que provengan de las instituciones sociales, especialmente de la familia, y de organizaciones, estructuras y foros de la sociedad civil, las cuales pueden incluir entre sus objetivos la formación y la educación (aunque no sea ésta su principal meta).



[9] [Rec (2002)12] - Favorecer enfoques multidisciplinarios y acciones que combinen la educación cívica y política con la enseñanza de la historia, la filosofía, la religión, las lenguas, las ciencias sociales y todas aquellas disciplinas relacionadas con aspectos éticos, políticos, sociales, culturales o filosóficos, bien sea en términos de su auténtico contenido o de sus opciones o consecuencias en una sociedad democrática.



[10] JEFATURA DEL ESTADO (BOE n. 106 de 4/5/2006) LEY ORGÁNICA 2/2006, de 3 de mayo, de Educación.



[11] PREÁMBULO Las sociedades actuales conceden gran importancia a la educación que reciben sus jóvenes, en la convicción de que de ella dependen tanto el bienestar individual como el colectivo. La educación es el medio más adecuado para construir su personalidad ....



[12] Real Decreto 1631/2006, de 29 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria.



[13] Estas recomendaciones internacionales y el mandato constitucional son los ejes que vertebran el currículo de esta materia. La acción educativa debe permitir a los jóvenes asumir de un modo crítico, reflexivo y progresivo el ejercicio de la libertad, de sus derechos y de sus deberes individuales y sociales en un clima de respeto hacia otras personas y otras posturas morales, políticas y religiosas diferentes de la propia. Además, la identificación de los deberes ciudadanos y la asunción y ejercicio de hábitos cívicos en el entorno escolar y social, permitirá que se inicien en la construcción de sociedades cohesionadas, libres, prósperas, equitativas y justas.



[14] Artículo 27 C .E.



1. Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.


2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.


3. Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.



[15] Nueva declaración sobre la Ley Orgánica de Educación (LOE) y sus desarrollos: profesores de Religión y "Ciudadanía" Madrid, 20 de junio de 2007. y anteriores.



[16] "La objeción de conciencia, derecho fundamental", profesor don Rafael Navarro Valls, (Afa y Omega Nº 268/12-VII-2001" )



[17] Actividad formativa de la Fundación CIVES http://www.fundacioncives.org/index.php?id=64



www.arbil.org

AddThis Social Bookmark Button
 

AUDIO - CULTURA DE MUERTE

solifm

Encuesta

¿Cuál consideras que es el problema más grave de la Humanidad?
 

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |