La marcha, a su paso por Alcalá.// Foto: J. Pablo Ramos.

El pasado sábado las madrileñas calles de Alcalá y Gran Vía fueron escenario de la marcha del Orgullo Gay 2009, marcha que algunos ya han calificado como “fiesta del estereotipo” y “parque temático del dinero rosa”. No han sido los sectores considerados retrógrados por el colectivo gay, ni tampoco la Iglesia; estas declaraciones pertenecen a la Confederación Española de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales COLEGA que, un año más, se desvinculó de una marcha que, a su juicio, ha quedado reducida a un mero carnaval.

Y es que el sábado las calles de Madrid se llenaron de medias de rejilla, tacones de vértigo y pechos descubiertos, de carteles que criticaban al Partido Popular y a la Iglesia (”el amor verdadero no tiene curas”, “condón=vida Papa=sida”). Tarde de sábado que dejó un rastro de 94.000 toneladas de basura -6.100 más que el año pasado- y que muchos aprovecharon para despojarse de todo sentido del pudor. Hombres disfrazados con alitas de ángel, de policía con tacones o de ‘bombero objeto’ que reivindicaban “una escuela sin armarios”.

El ambiente de la tarde queda reflejado en unas declaraciones recogidas por el diario El País: “Cinco chavales de entre 22 y 30 años han recorrido los 80 kilómetros que separan su pueblo de Madrid. Aunque sus disfraces y morros pintados despisten, son heterosexuales. Hay un montón de tías; el jueves nos enrollamos con cuatro cada uno’.

En la cabecera de este carnaval, la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, aseguraba que todos los gays, lesbianas, transexuales y bisexuales tienen al Gobierno a su lado y subrayaba que “tenemos muchos motivos para tener orgullo; somos un país abierto que ha hecho una apuesta clara por la ampliación de derechos”. A su lado, el secretario de Movimientos sociales del PSOE, Pedro Zerolo y los sindicalistas Cándido Méndez (UGT) e Ignacio Fernández Toxo (Comisiones Obreras). Más responsables políticos, la dirigente de Unión, Progreso y Democracia, Rosa Díez y el coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara.

En la caravana de carrozas figuraban también tres camiones de PSOE -donde según el periódico El Mundo iban las hijas del presidente del Gobierno, de 13 y 15 años- IU y UPyD, y dos más de los sindicatos españoles. Cerraba la comitiva una caravana de Google.

ALBADigital