Ruta: Home CULTURA PRO-GAY Noticias 8. Cultura Pro Gay y Organismos Internacionales Unión Europea: Homofobia y Discriminación en la U.E.

Es posible el cambio

JA slide show

Unión Europea: Homofobia y Discriminación en la U.E.

E-mail Imprimir PDF

La Unión Europea se ha convertido en uno de los principales instrumentos de la imposición totalitaria de la Agenda de Género y por tanto de la Agenda del Lobby Gay no sólo en Europa sino en el mundo entero.

Te ofrecemos este Documento elaborado por la Agencia de la Unión Europea para los Derechos Fundamentales (FRA) en el que, en nombre y con la disfrazada mentira de la igualdad, la tolerancia, ... van imponiendo la cultura y la agenda pro-gay.

 AGENCIA DE LA UNIÓN EUROPEA PARA
LOS DERECHOS FUNDAMENTALES (FRA)


Homofobia y Discriminación por motivos
de Orientación Sexual e Identidad de Género
en los Estados Miembros de
la Unión Europea

II Parte: La Situación Social
(Versión Actualizada)

31 de Marzo del 2009

 

 

PRÓLOGO
CONTENIDOS
RESUMEN EJECUTIVO
OPINIONES


INTRODUCCIÓN


       1. Clarificación de términos y conceptos
       2. Metodología

 PRIMERA PARTE:

LAS PERSONAS LESBIANAS, GAYS, BISEXUALES Y
TRANSEXUALES EN LA UE

1. Actitudes hacia las personas LGBT
2. Crimen de Odio y Discurso de Odio
3. Libertad de Reunión
4. El Mercado de trabajo
5. Educación
6. Salud
7. Instituciones religiosas
8. Deporte
9. Medios
10. Asilo
11. Discriminación Múltiple


SEGUNDA PARTE:

PERSONAS TRANSEXUALES: TEMAS ESPECÍFICOS
 
CONCLUSIONES

 Anexo 1 Autores de los Informes Nacionales
 Anexo 2 Cuestionario por Internet a las Partes


Prólogo

 El 18 de diciembre de 2008 la Asamblea General de la ONU oía una fuerte declaración llevada a cabo por Francia y Holanda en nombre de la Unión Europea y co-presentada por sesenta y seis países de todas las regiones. Exigía la despenalización global de la homosexualidad y condenaba las violaciones de los derechos humanos que se basan en la orientación sexual o la identidad de género.


 El Artículo 13 del Tratado de la CE de la Unión Europea prohíbe cualquier tipo de discriminación que se base en la orientación sexual y la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE es la primera carta internacional de derechos humanos que incluye explícitamente el término “orientación sexual”. El estudio legal que publicamos en junio de 2008 muestra que 18 Estados Miembros de la UE ya ofrecen bastante protección contra la discriminación por motivos de orientación sexual.  En julio de 2008, se dio un paso más cuando la Comisión Europea propuso una protección más fuerte contra la discriminación por cualquier motivo.


 Sin embargo, la situación social es preocupante. En años recientes una serie de sucesos que han tenido lugar en Estados Miembros de la UE, como la prohibición de las Marchas del Orgullo, el discurso de odio de políticos y declaraciones intolerantes de líderes religiosos, han enviado señales de alarma y han encendido un nuevo debate sobre el grado de homofobia y discriminación hacia las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y TRANSGÉNEROED (LGBT) en la Unión Europea. Esos sucesos llevaron al Parlamento Europeo a adoptar en 2005 una resolución condenando la homofobia y la discriminación por orientación sexual.


 Dos años después, en el verano de 2007, el Parlamento Europeo pidió a la Agencia de Derechos Fundamentales recién establecida que desarrollase un informe comparativo detallado que abarcase a todos los Estados Miembros de la UE sobre la situación con respecto a la homofobia y a la discriminación por motivos de orientación sexual. Como respuesta la Agencia llevó a cabo un proyecto de investigación legal y social a gran escala en 2007 y 2008.


 Este informe detallado estaba compuesto de dos partes, un análisis legal y uno social, y se presentó al Parlamento Europeo y a su Comité sobre Libertades Civiles, Justicia e Interior como evidencia para las acciones que se necesitaba realizar para respetar, proteger y promover los derechos fundamentales de las personas LGBT en toda la UE.


 El análisis social que contenía esa publicación está basado en datos e información contextual que contienen informes nacionales de todos los Estados Miembros de la UE. El material exclusivo se recogió a través de entrevistas en campos de trabajo con ONGs LGBT, Cuerpos de Igualdad y autoridades públicas de todos los Estados Miembros y una encuesta de las partes interesadas. Estos nuevos datos fueron combinados con un examen minucioso de estudios académicos existentes y encuestas euro barómetros que desarrollan la segunda parte de nuestro informe, un detallado análisis social que complementa el análisis legal de FRA publicado en junio de 2008.


 El trabajo muestra que la situación actual de los derechos humanos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales no es satisfactoria. Muchas personas LGBT experimentan discriminación, intimidación y acoso, al mismo tiempo que, algo que es más preocupante, también se detectan casos de ataques físicos: En las escuelas se utilizan palabras despectivas para los gays y lesbianas. El acoso puede ser un suceso cotidiano en el lugar de trabajo. Las parejas con frecuencia no pueden asegurarse mutuamente como parejas legales plenas. En las residencias de ancianos, es extraña la conciencia de las necesidades de las personas LGBT. Bajo estas circunstancias la ‘invisibilidad’ llega a ser una estrategia de supervivencia. En una Unión Europea que se basa en los principios de la legislación de igualdad de tratamiento y de no discriminación, esto es inaceptable.

 ¿Qué es lo que se debe hacer?


 Combatir las violaciones de los derechos fundamentales requiere, en primer lugar, un compromiso político firme con los principios de igualdad de tratamiento y de no discriminación. Los líderes políticos de la UE y a nivel nacional deben tomar una postura contra la homofobia y la discriminación de personas LGBT, contribuyendo de esa forma a un cambio positivo en las actitudes y conductas públicas.


 En segundo lugar, requiere un buen conocimiento de la situación basándose en datos robustos que guían el desarrollo de la evidencia basada en las políticas y las acciones. Esta investigación representa un paso importante en esta dirección. Pero las autoridades de la igualdad y de otros cuerpos especializados de muchos Estados Miembros todavía tienen que desarrollar mecanismos de recogida de datos, promover la investigación y animar activamente a las personas LGBT a avanzar y a presentar denuncias de los incidentes de discriminación.


 A la luz de los datos de este análisis social, la Agencia acoge la Propuesta de la Comisión Europea de un Consejo Directivo sobre la realización del principio de la igualdad de trato entre las personas con independencia de la religión o credo, discapacidad, edad u orientación sexual. Esta nueva Directiva extendería la protección contra la discriminación por motivos de orientación sexual más allá del área del empleo y así abordaría alguno de los temas clave que salen a la superficie de este informe.


 Las opiniones que contiene este informe les proporcionan a las instituciones de la UE y a los Estados Miembros, como requiere nuestra Regulación, la ayuda y la experiencia necesarias con el fin de respaldarles cuando tomen medidas o actúen en sus esferas respectivas de competencia para respetar totalmente los derechos fundamentales.


 Para concluir, me gustaría darle las gracias al personal de la Agencia, a Caroline Osander, directora del proyecto del Instituto Danés De Los Derechos Humanos, y a Mikael Keller, director del proyecto y al asesor de COWI,  Mads Ted Drudjensen.
 

Morten Kjaerum
 Director de la Agencia de Derechos Fundamentales de La Unión Europea.

 

 

 

RESUMEN EJECUTIVO

 Origen


 El principio de igualdad de trato constituye un valor fundamental de la Unión Europea. La Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea es el primer instrumento internacional de derechos humanos para prohibir explícitamente la discriminación por motivos de “orientación sexual” en su Artículo 21:


“Se prohibirá cualquier forma de discriminación por motivos de sexo, raza, color, etnia u origen social, rasgos genéticos, lengua, religión o credo, opinión política u otra, pertenencia a una minoría nacional, propiedad, nacimiento, discapacidad, edad u orientación sexual”

 Hasta el Tratado de Amsterdam, el centro de la acción legal de la UE a este respecto consistía en prevenir la discriminación por motivos de nacionalidad y sexo. El Artículo 13 del Tratado de Amsterdam le concedía a la Comunidad nuevos poderes para combatir la discriminación por motivos de sexo, origen racial o étnico, religión o creencia, discapacidad, edad u orientación sexual. Como consecuencia, se promulgaron dos nuevas Directivas de la CE en el área de la anti-discriminación: La Directiva de Igualdad Racial y la Directiva de Igualdad de Empleo. Sin embargo, la protección contra la discriminación por motivo de orientación sexual sólo es proporcionada por la Directiva de Igualdad de empleo en el área del empleo y el trabajo.


 En junio de 2007 el Parlamento Europeo pidió a la Agencia de Derechos Fundamentales que desarrollase un informe detallado y comparativo sobre la situación con respecto a la homofobia y a la discriminación por motivos de orientación sexual en los Estados Miembros de la Unión Europea con el fin de ayudar al Comité de Libertades Civiles, Justicia e Interior del Parlamento Europeo, cuando se discutía la necesidad de una Directiva que incluyese todos los motivos de discriminación enumerados en el artículo 13 del tratado de la CE para todos los sectores a los que se hacía referencia en la Directiva de Igualdad Racial 200/43/EC. Estos sectores son la educación, la seguridad social, la sanidad y el acceso a los bienes y servicios.


 Como respuesta, la Agencia preparó y emprendió un importante proyecto en diciembre de 2007, siguiendo su metodología interdisciplinar socio-legal, de dos partes. La primera parte, publicada en junio de 2008, contiene un análisis legal detallado y comparativo de la situación en los Estados Miembros de la Unión Europea. El análisis legal comparativo estaba basado en 27 estudios legales nacionales que cubrían a todos los Estados Miembros de la Unión Europea y se redactó sobre la base de las guías detalladas proporcionadas por la FRA. La segunda parte, que es la presente publicación, es un análisis social detallado y comparativo basado en datos disponibles en toda la Unión Europea, además de investigación de campos de trabajo que consiste en entrevistas y mesas redondas con agentes relevantes clave, llevadas a cabo por el Instituto Danés de Derechos Humanos (DIHR) y la empresa de asesoría internacional COWI.


Una lista estrictamente fiel de los asuntos tratados en este informe sería la “homofobia, la transfobia y la discriminación por motivos de la orientación sexual, la identidad de género y la expresión de género”. Las definiciones de todos estos conceptos se encuentran en la sección de ‘Clarificación de términos’ de la sección de ‘Introducción y Términos’. Cuando sea necesario para la exactitud en el significado, todos estos términos se utilizarán por completo.


Sin embargo, por facilidad de estilo, en partes del informe se asumirá que todas esas áreas están implícitas bajo los encabezamientos de ‘homofobia’ y ‘discriminación por motivos de orientación sexual’. El término ‘homofobia y asuntos relacionados’ también se utilizará a veces para incluir esas otras áreas.


 Conclusiones Claves


 La situación social actual de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y travestis (LGBT) representa un problema para la Unión Europea.

Las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y Transgénero experimentan discriminación, intimidación y acoso en toda la UE. Esto se suele expresar bajo la forma de declaraciones degradantes, apodos e insultos o el uso de un lenguaje abusivo y, también, lo que es más preocupante, de ataques verbales y físicos. Como mostraban los resultados de la Encuesta Euro barómetro de Discriminación, un promedio de más de la mitad de los ciudadanos de la UE considera que la discriminación por motivos de orientación sexual es generalizada en su país.


 Nuestra investigación muestra también que en su vida diaria personas LGBT experimentan homofobia, el miedo irracional y aversión a la homosexualidad y a las lesbianas, gays y bisexuales que se deriva de los prejuicios. Las personas transexuales experimentan de forma similar transfobia. La discriminación, la homofobia y la transfobia afectan a las vidas y elecciones de las personas LGBT en todas las áreas de la vida social. Desde sus primeros años las palabras despectivas utilizadas en las escuelas para hacer referencia a los gays y lesbianas les enseñan a permanecer invisibles. Con frecuencia experimentan acoso y discriminación en el lugar de trabajo. En muchos países no pueden asegurarse mutuamente como parejas legales plenas. Rara vez ven presentaciones positivas de personas LGBT en los medios. Cuando buscan tratamiento médico para ellos o su pareja dudan en revelar su homosexualidad cuando su heterosexualidad se da por sentado. En las residencias de ancianos, es rara la comprensión y la conciencia de de sus necesidades. Y si son refugiados que buscan asilo de la persecución en países del tercer mundo por su orientación sexual o identidad de género, con frecuencia no se les cree o, lo que es peor, simplemente son rechazados, incluso si en el país del que huyeron la homosexualidad es un crimen.


 El miedo de la discriminación, la homofobia y la transfobia contribuyen a la ‘invisibilidad’ de las personas LGTB en muchas partes de Europa y en muchos ambientes sociales. Las personas LGBT suelen adoptar la ‘invisibilidad’ como una ‘estrategia de supervivencia’ debido a los riesgos que perciben de estar expuestos a la discriminación. Esto contribuye al número comparativamente bajo de denuncias por discriminación por motivos de orientación sexual, identidad de género o expresión de género en la UE en comparación con las denuncias de discriminación por otros motivos.

 Algunas diferencias entre los Estados Miembros


 El derecho fundamental a la libertad de reunión se ha impedido en un número de Estados Miembros ya sea por las autoridades públicas o por ataques de ‘contra-manifestantes’. Se informó de esos incidentes en cinco Estados Miembros (Bulgaria, Estonia, Letonia, Polonia y Rumanía). Además, en estos países, y en seis Estados Miembros adicionales (Bulgaria, República Checa, Chipre, Hungría, Italia y Malta), se necesita mejorar los derechos de las personas LGBT que de forma invariable se han encontrado con reacciones negativas de algunos políticos y representantes de instituciones o grupos religiosos.


 Sin embargo, en otros Estados Miembros, las organizaciones LGBT celebraron los eventos del Orgullo con frecuencia con la participación de ministros del gobierno, partidos políticos, y, en algunos casos, organizaciones religiosas: en Holanda tres ministros del gobierno, representando al gabinete, y el alcalde de Amsterdam se unieron al Orgullo del Canal de 2008. En Austria, entre los 120.000 participantes del Orgullo de 2008 estaba el Cuerpo de Igualdad de la ciudad de Viena. En Suecia, el Ministro de Interior de la UE abrió el EuroPride de Estocolmo atrayendo a más de 80.000 participantes entre los que se encontraba la Iglesia Luterana del país. En España, la Ministra de Igualdad se unió a la fiesta del Orgullo de Madrid de 2008 junto con cientos de miles de participantes del resto de Europa. En Francia más de medio millón de personas se unieron al Orgullo Gay de París de 2008, incluyendo al alcalde de París.


 Otro asunto que ya fue analizado en el estudio legal de FRA tiene que ver con las diferencias que existen entre los Estados Miembros con respecto a los derechos de las parejas. Catorce Estados Miembros (Austria, Bulgaria, Chipre, Estonia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Malta, Polonia, Rumanía y Eslovaquia) no conceden ningún derecho de pareja a las personas LGBT pero tres Estados Miembros (Bélgica, Holanda y España) les han dado a las parejas del mismo sexo los derechos de matrimonio. La carencia de derechos de pareja significa que las parejas del mismo sexo carecen del acceso a un número de derechos y beneficios que disfrutan las parejas de personas de distinto sexo.


 Existen también diferencias más grandes entre los Estados Miembros de la UE con respecto a la opinión pública hacia las personas y asuntos LGBT. Por ejemplo, el Estudio Euro barómetro de Discriminación de 2006 encontró que la mayoría de la población de Holanda (82 por ciento), Suecia (71 por ciento) y Dinamarca (69 por ciento) estaba a favor del matrimonio del mismo sexo pero sólo una pequeña minoría de Rumanía (11 por ciento), Letonia (12 por ciento) y Chipre (14 por ciento). Además, mientras que en Holanda el 91 por ciento de la población se sentía cómodo teniendo a un homosexual como vecino, en Rumanía sólo el 36 por ciento tenía la misma opinión. El Estudio Euro barómetro de Discriminación de 2008, utilizando una ‘escala de confort’ de diez puntos, produjo resultados similares: Los encuestados suecos (9.5) y los holandeses y daneses (9.3) eran los que se sentían más ‘cómodos’ con la idea de tener un homosexual como vecino, pero un nivel mucho más bajo de ‘confort’ se registró en Bulgaria (5.3), Letonia (5.5) y Lituania (6.1).

 Algunas diferencias dentro de los Estados Miembros


 También merece la pena hacer referencia a las diferencias que existen dentro de los Estados Miembros que el Estudio Euro barómetro hizo evidente. Estas preocupaciones: (1) los que tienen actitudes negativas hacia las personas LGBT (por ejemplo, las personas mayores más que los jóvenes, los hombres más que las mujeres, los que tiene menos formación más que los que están bien formados); (2) las situaciones, en las que las personas LGBT tienden a ser considerados de forma más negativa (por ejemplo, cuando cuidan o enseñan a los niños o como parientes cercanos generan más reacciones hostiles que como amigos o doctores); y (3) a los que les afecta más el crimen de odio y la intimidación (por ejemplo, los jóvenes más que los mayores).


 Actitudes hacia las personas LGBT


 Según el Estudio Euro barómetro las actitudes hacia las personas LGBT varían de forma significativa entre los Estados Miembros de la UE dependiendo del contexto en que estén situadas las personas LGBT. Los resultados más positivos aparecen cuando a la gente se le pregunta si quieren un homosexual como vecino. Los resultados más negativos aparecen cuando se pregunta si a los homosexuales se les debería permitir adoptar niños. En los países que tienen fuertes leyes que protegen los derechos de las personas LGB, incluyendo el derecho a tener pareja legal, las actitudes generales hacia las personas LGB tienden a ser más positivas. Las actitudes hacia las personas transexuales son significativamente más negativas en comparación con las actitudes hacia las lesbianas, gays y bisexuales.

 El Crimen de Odio y el Discurso del Odio


 El crimen de odio homófobo afecta a las personas LGBT de varias formas. La agresión verbal es el tipo de incidente de odio que más se experimenta generalmente y suele tener lugar en lugares públicos. Los jóvenes son más sometidos a esas agresiones que otros grupos de edades (incluyendo la intimidación en la escuela), mientras que las mujeres lesbianas y bisexuales tienen más probabilidad de experimentar agresiones sexuales o agresiones en lugares privados que los hombres gays o bisexuales. Los agresores suelen ser hombres jóvenes en grupos. En los años recientes ha habido varios asaltos mortales a personas travestis.


 El que no se conozcan todos los casos es un rasgo clave del crimen homófobo y transfóbico, como en otras formas de crimen de odio. La mayoría de los Estados Miembros carecen de las herramientas necesarias para denunciar esos incidentes a la policía, como las formas de auto-denuncia o la denuncia de un tercero o de ayuda.


 Los oficiales de policía de la mayoría de los Estados Miembros no están formados de forma adecuada para identificar y tratar el crimen de odio. El que no se conozcan todos los casos se explica también por la reticencia de la mayoría de las víctimas LGBT a revelar su identidad sexual, con frecuencia porque las autoridades no son sensibles con su situación o porque no están formados para tratar esos incidentes en respaldo de la víctima. El que no se informen todos los casos es un problema serio porque tiene como consecuencia datos oficiales que no revelan la extensión real del problema. Además, en toda la UE existe poca investigación sobre los números, carácter, agresores o víctimas de crímenes de odio homófobos o transfóbicos.


 Los ataques a los lugares LGBT son un problema en algunos Estados Miembros. Las instalaciones de las ONGs de LGBT han sufrido ataques vandálicos y otros lugares de encuentro han sido quemados o la clientela acosada o asaltada seriamente.


 El discurso de odio contra las personas LGBT tiene lugar, entre otros contextos, en los debates políticos con respecto a los derechos LGBT o durante contra-manifestaciones en eventos público LGBT como el Orgullo. Las declaraciones homófobas de las figuras políticas y religiosas aparecen en los medios. En esas declaraciones, las personas LGBT suelen ser descritas como innaturales, enfermas, desviadas, unidas al crimen, inmorales o desestabilizadoras de la sociedad.


 Internet, como plataforma para la publicación del discurso del odio, es un área de particular preocupación. Durante la investigación del campo de trabajo las ONGs LGBT y los Cuerpos de Igualdad Nacionales acentuaron que, debido a la naturaleza de Internet, los agresores no se encuentran ni se procesan con facilidad.

 Libertad de Reunión


 Las personas LGBT han ejercitado su derecho a la libertad de reunirse cuando luchan contra la homofobia y hacen campaña por los derechos LGBT, de forma más notable durante las Marchas del Orgullo o en reuniones y eventos. En años recientes, prohibiciones o impedimentos administrativos crearon problemas a la organización de manifestaciones pacíficas y legales LGBT en Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Rumanía y Bulgaria, aunque, con la excepción de Lituania, las ONGs LGBT posteriormente consiguieron llevar a cabo los eventos en esos Estados Miembros.


 En algunos Estados Miembros las autoridades públicas no han sido capaces o no han tenido la voluntad de proporcionar la seguridad a los participantes de las manifestaciones LGBT frente a los ataques de los contra-manifestantes. En los últimos cinco años han tenido lugar ataques de este tipo en Suecia, Estonia, Letonia, Polonia, la República Checa, Hungría, Italia, Rumanía y Bulgaria. Esos incidentes solían ir acompañados de declaraciones públicas homófobas o discursos de odio.


 En algunos Estados Miembros las ONGs LGBT han experimentado también problemas para alquilar locales para actividades políticas o culturales, y los organizadores de debates públicos LGBT han encontrado problemas para conseguir acceso a los lugares culturales y políticos.

 El Mercado de Trabajo


 La invisibilidad de las personas LGBT y el nivel relativamente bajo de denuncias registradas hacen difícil de medir el verdadero grado de homofobia, transfobia y de discriminación basada en la orientación sexual y en la identidad de género. Una carencia general de conciencia de los derechos unida a la resistencia de las personas LGBT a reconocer su orientación sexual, su identidad de género o expresión de género en un juicio público, puede explicar en parte este fenómeno. Sin embargo, la investigación y los informes de las ONGs sugieren que las personas LGBT suelen estar sujetas a la homofobia y a la discriminación en el trabajo en un número de formas: discriminación directa, acoso, intimidación, ridiculización y ser ‘excluidos’ socialmente.


 Muchos lugares de trabajo no son considerados ‘seguros’ para el personal LGBT. Aunque los datos varían dependiendo del contexto nacional, los estudios y las entrevistas del campo de trabajo demuestran que la mayoría de las personas LGBT son generalmente reticentes a revelar su orientación sexual en su lugar de trabajo.


 Las experiencias negativas del pasado, el miedo a la discriminación, el riesgo de ser despedido y la calidad del ambiente de trabajo juegan todos un rol en la determinación de las decisiones de las personas LGBT sobre la apertura, y hay evidencia de que la orientación sexual no manifestada puede afectar a la salud y al bienestar del personal LGBT de forma negativa.


 La existencia de la igualdad de trato y de las políticas de diversidad en el lugar de trabajo y el rol decisivo de la administración para llevar a cabo esas políticas determinan si las personas LGBT percibirán su lugar de trabajo como seguro e inclusivo. La evidencia muestra que la legislación efectiva de igualdad de empleo les da a las personas LGBT la sensación de fuerza para denunciar formalmente en casos de discriminación.

 Educación


 Hay noticias de incidentes de intimidación y acoso de personas LGBT en lugares educativos de toda la UE. La homofobia y la transfobia verbal son generalizadas y la palabra ‘gay’ se utiliza generalmente de forma despectiva.


 El acoso y la intimidación tienen consecuencias significativas en los jóvenes LGBT, afectando al comportamiento y a su bienestar escolar. Esas experiencias pueden conducir a una marginación social, a tener problemas de salud o a abandonar la escuela. La investigación y las entrevistas existentes con las ONGs LGBT demuestran que las autoridades escolares a lo largo de la UE ponen poca atención a la homofobia y a la intimidación que sufren los LGBT. La investigación muestra también que los profesores carecen de la conciencia, los incentivos, habilidades y herramientas para reconocer y abordar esos problemas.


 La falta de reconocimiento, de presentación y de imágenes positivas de LGBT en la educación en la mayoría de los Estados Miembros de la UE es otra preocupación de las ONGs, ya que contribuye a una falta de conciencia, de sensibilidad y de comprensión que contribuye al aislamiento social de los estudiantes LGBT. Los profesores apenas están formados, preparados o tienen tendencia a hablar del tema de la identidad sexual y la orientación.
 

 Sanidad


 La evidencia de alguna investigación indica que las personas LGBT experimentan discriminación en la sanidad. Las experiencias negativas incluyen el etiquetar su orientación sexual como un desorden o una enfermedad. Sin embargo, es difícil determinar la extensión real de la discriminación de las personas LGBT en la Sanidad, ya que tienden a ocultar su orientación sexual.


 Los estudios y las entrevistas del campo de trabajo revelan reacciones tanto positivas como negativas del personal sanitario cuando una persona revela su orientación sexual o identidad de género. Las actitudes negativas hacia las personas LGBT o el riesgo que se percibe de encontrarse con esas actitudes puede conducir a algunas personas LGBT a evitar buscar cuidado sanitario.


 Además, el estatus de salud general de las personas LGBT es una preocupación mayor. La investigación existente correlaciona la homofobia, la transfobia, el acoso o la marginación con una menor salud mental y física de las personas LGBT. Las ONGs LGBT y las autoridades públicas entrevistadas informaron de índices más altos de menor salud mental, suicidio y consumo de drogas entre las personas LGBT.


 Finalmente, la falta de reconocimiento de las parejas del mismo sexo como ‘familiares más cercanos’ produce dificultades con respecto al acceso a la información y la toma de decisión sobre la salud y el tratamiento de la pareja, además de problemas con las visitas al hospital.

 Instituciones Religiosas


 Las reacciones de las instituciones religiosas hacia las personas y los derechos LGBT varían de forma considerable. En varios Estados Miembros los representantes de la iglesia se dedican activamente a entablar debates con respecto a los derechos LGBT, movilizando y presionando con frecuencia contra la adopción de esos derechos. En algunos casos los grupos religiosos han hecho campaña también contra los eventos LGBT. Como patronos, las instituciones religiosas ocasionalmente utilizan exenciones en la legislación anti-discriminación contra los empleados LGBT. Por otra parte, ha habido casos de instituciones y organizaciones religiosas que han tendido la mano a personas LGBT.


 Deporte


 La homofobia se encuentra en contextos deportivos y parece haber desafíos significativos relacionados con ser una persona abiertamente LGBT en el deporte. La homofobia se expresa de formas diferentes, tanto en la cultura de los aficionados como entre los deportistas, y cuando se utiliza el lenguaje homófobo para ridiculizar a los adversarios o a los árbitros.

 Los Medios


 Se pueden encontrar todavía incidentes de discurso homófobo en los medios de varios Estados Miembros, al mismo tiempo que la homosexualidad se considera todavía un tabú en mayor o menor grado. A lo largo de la UE las personas LGBT carecen de visibilidad en los medios, aunque los hombres gays son más visibles que las lesbianas o que los transexuales.


 Las personas LGBT se ven sometidas a varias formas de estereotipos en los medios. El uso de ilustraciones semi-eróticas en artículos que cubren temas de gran interés para las personas LGBT contribuye a los prejuicios y refuerza la idea de que la orientación sexual consiste solamente en la actividad y las preferencias sexuales. Los periodistas de la UE se beneficiarían de una mejor comprensión de los temas LGBT con el fin de informar de una forma equilibrada y representativa.


 Sin embargo, hay evidencia también de que las cosas están cambiando lentamente y ya algunos estudios advierten un aumento en las descripciones de los medios de la UE que incluyen una perspectiva más rica en matices e informada de las personas y los asuntos LGBT.

 Asilo


 Aunque todos los Estados Miembros reconocen la persecución por motivo de la orientación sexual y la identidad de género como una base sólida para dar asilo, en muchos Estados Miembros los procedimientos de aplicación de asilo siguen siendo confusos.


 Las personas LGBT afrontan dificultades peculiares en el proceso de búsqueda de asilo, ya que la información íntima, sexual o tabú puede ser difícil de presentar abiertamente a las autoridades públicas. Además, el personal y las técnicas de entrevistas no suelen reconocer esta dificultad. El conocimiento de las autoridades, utilizado para determinar el estatus de refugiado, sobre las condiciones de las personas LGBT en los países de origen suele ser mínimo.


 Varias personas LGBT que buscaban asilo han sido rechazadas o bien porque su declaración de tener orientación homosexual fue considerada poco fiable o porque se pensaba que eran capaces de vivir en su país de origen ‘de forma privada’ como homosexuales (por ejemplo, sin salir del armario).


 Los LGBT que buscan asilo que se encuentran en centros bajo arresto carecen de información y pueden experimentar aislamiento social y abuso debido a su orientación sexual o identidad de género.

 Discriminación Múltiple


 Las personas LGBT constituyen un grupo diverso y pueden correr el riesgo de sufrir discriminación en dos o más terrenos. La discriminación y la exclusión pueden verse agravadas por un estatus de discapacidad, de vejez o de minoría étnica/religiosa combinada con la identidad LGBT.


 Las personas LGBT de minorías étnicas corren el riesgo de ser discriminados por motivo de su orientación sexual o de identidad de género dentro de sus comunidades minoritarias étnicas y de ser discriminados por motivo de su raza o etnia en la comunidad LGBT.


 Las personas LGTB discapacitadas pueden experimentar ‘asexualización’ por, entre otros, los cuidadores y los miembros de la misma comunidad LGBT. Además, la inaccesibilidad a los locales, bares y lugares de encuentro LGBT produce obstáculos físicos para las personas LGBT que intentan participar en la comunidad LGBT.


 Algunas personas LGBT que viven en asilos y residencias de ancianos se enfrentan al aislamiento social y a los estereotipos por parte del personal y de los demás residentes.


 Transexualidad


 Las personas transexuales incluyen a los que tienen una identidad de género que es diferente del género asignado en el nacimiento y aquellos que desean describir su identidad de género de una forma diferente a la del género asignado en el nacimiento. También incluye a las personas que se presentan como opuestas a las expectativas de los roles del género que les fue asignado en el nacimiento, ya sea a través de la ropa, los accesorios, la cosmética o la modificación del cuerpo. Esto incluye, entre otros muchos, a transexuales y travestis.


 Las personas transexuales se enfrentan a la transfobia y a la discriminación por motivo de su identidad y expresión de género y no necesariamente por su orientación sexual. Las personas travestidas pueden ser heterosexuales, homosexuales o bisexuales.


 La discriminación contra las personas transexuales tiene lugar en todas las áreas investigadas en este informe y especialmente son víctimas del crimen por odio y del discurso del odio. La discriminación en la sanidad y en el empleo es más pronunciada. Los estudios muestran que las personas transexuales se enfrentan a actitudes más negativas que las personas LGB.


 

Para leerlo en inglés, pincha aquí. 

Para leerlo en español, pincha aquí

AddThis Social Bookmark Button
 

Encuesta

¿Cuál crees que es el aspecto más determinante en la creciente imposición de la Cultura Pro Gay?
 

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |