Imagen del vídeo censurado en Youtube.

En el primer destino para compartir vídeos en todo el mundo a través de Internet se pueden encontrar multitud de imágenes de lo más explícitas de las esperpénticas celebraciones del orgullo Gay. Sin embargo, el vídeo de denuncia que realizó Intereconomía sobre el arresto de un sacerdote provida en una universidad americana, en contraste con las ofensas de estas fiestas de exhibicionismo homosexual, no ha pasado la censura. En ese vídeo se mostraba cómo mientras que a un sacerdote de 84 años se le detiene por manifestarse a favor de la vida, portando una cruz, en una universidad católica, las ostentosas manifestaciones de los activistas de los presuntos derechos homosexuales, en las que abundan todo tipo de insultos y ofensas, por ejemplo, al Papa y a la Iglesia, no reciben la más mínima sanción. Ya que las imágenes del orgullo tienen vía libre en la página, sólo cabe pensar que no les debe gustar la parte del sacerdote.

“La retirada del vídeo de Intereconomía por parte de Youtube -el portal propiedad de Google- supone un ataque claro a la libertad de expresión, explica Paco Segarra, director general creativo del Grupo Intereconomía, a ALBAdigital. Youtube mantiene vídeos claramente ofensivos para mucha gente y no mueve un dedo por cambiarlos. Dicen que los usuarios determinan este tipo de censuras, pero, al final, un empleado de Youtube es quien confirma o no la retirada”. Segarra explica además que es el lobby el que está detrás de estas políticas y aclara cuál es la línea del grupo: “Dos cuestiones importantes deben puntualizarse: la primera es que no es un secreto para nadie que partidos de izquierdas, radicales autodenominados “antifascistas”, colectivos de gays y lesbianas, dedican personal voluntario o profesional a llenar de comentarios o reventar los sitios web contrarios a su ideología -esto lo sabe muy bien Google-. ¿Qué sentido tiene que un gay radical entre la web de una cadena abiertamente católica? Sólo hay una respuesta: insultar, manipular y boicotear. La segunda es que Intereconomía, acusada arbitrariamente de homofobia, se posiciona políticamente en contra del poderoso Lobby Gay, jamás en contra de los homosexuales, manipulados muchas veces por este grupo de presión, gran difusor de la llamada ideología de género entre otras iniciativas”.

Explicaciones de Youtube

En las “normas de la comunidad” de Youtube, explican que revisan los vídeos que marcan los usuarios: “De acuerdo, se trata de un asunto más nuestro que tuyo. Cuando un vídeo se marca como inadecuado, lo revisamos para determinar si infringe nuestros Términos de uso. El sistema no retira automáticamente los vídeos marcados. Si retiramos tu vídeo después de verlo, puedes dar por hecho que lo hemos retirado con determinación, y debes tomarte en serio nuestra notificación de advertencia. Respira hondo, lee nuestros términos de uso e intenta verlo desde nuestro punto de vista. Si encuentras algún otro vídeo en YouTube con las mismas infracciones, márcalo para que también podamos revisarlo”, señalan.

Después explican qué contenidos consideran inadecuados y advierten: “No cruces la línea”. “YouTube no es un sitio destinado a la publicación de contenido pornográfico o sexualmente explícito. No publiques vídeos con contenidos sobre actividades negativas como abusos a animales, consumo de drogas o fabricación de bombas. No se permite la violencia explícita ni gratuita. No publiques vídeos espeluznantes de accidentes, cadáveres y cosas similares”, son algunas de las advertencias que hacen.

Pero el criterio al que probablemente se acojan para haber censurado el vídeo de Intereconomía es el siguiente: “Promovemos la libertad de expresión y defendemos el derecho de todo el mundo a expresar puntos de vista impopulares. Sin embargo, no toleramos discursos que fomenten el odio (discursos que ataquen o degraden a un grupo por su raza u origen étnico, religión, discapacidad, sexo, edad, condición militar o identidad u orientación sexual).”, afirman. Con esta justificación, la de evitar la discriminación por razón de orientación sexual, se está extendiendo en la cultura actual una censura total de la libertad de expresión sobre la homosexualidad, en favor de los intereses del lobby. “Estamos viviendo una especie de intento de restricción del pluralismo ideológico y la libertad individual, para imponer la ideología gay, la ideología de género, como si fuera la única posible en democracia”, asegura Benigno Blanco, presidente del Foro Español de la Familia.

ALBADigital