Ruta: Home MADURAR EL AMOR Voluntad Heridas La conquista de la voluntad - Enrique Rojas

Es posible el cambio

JA slide show

La conquista de la voluntad - Enrique Rojas

E-mail Imprimir PDF

PRÓLOGO

 I.   DEFINICIÓN Y CLASES DE VOLUNTAD

 Definición

 Elegir es anunciar y renunciar

 La motivación

 Clases de voluntad

 II.  EDUCACIÓN DE LA VOLUNTAD

 ¿Qué es educar?

 Educar a una persona es entusiasmarla con los valores

La educación de la voluntad está compuesta de pequeños vencimientos

El hombre con voluntad llega en la vida más lejos que el inteligente.

El hombre con poca voluntad está siempre amenazado

El hombre que lucha está siempre contento

III.  ORDEN

Arte, orden y medida

El orden es el placer de la razón

La permisividad como código relativista

Orden en la cabeza

Orden en el tipo de vida

Orden en la forma

Orden en los objetivos

Efectos del orden en la vida personal

IV.  ORDEN Y ALEGRÍA

Vivir el orden disfrutándolo

Trabajo y alegría: dos piezas inseparables

Las tres caras de la tristeza

Orden y constancia: las velas de la voluntad

V.  CONSTANCIA

Constancia es tenacidad sin desaliento

Hay que saber qué es lo que uno quiere

Entrega obstinada a un fin            

El secreto de muchas vidas: la perseverancia en los objetivos

VI.  VOLUNTAD Y PROYECTO PERSONAL

Desear y querer      

La felicidad como proyecto personal      

La victoria sobre sí mismo            

La felicidad es un resultado         

VII.  VOLUNTAD PARA LA VIDA CONYUGAL

Es fácil enamorarse y difícil mantenerse enamorado

El drama de la convivencia           

La vida cotidiana está hecha e hilvanada de detalles pequeños      

Los siete ingredientes del amor conyugal

El amor maduro está hecho de voluntad e inteligencia

La casuística

VIII. EDUCACIÓN SENTIMENTAL

Viaje al interior de la afectividad

Inteligencia y voluntad para pilotar los sentimientos

¿Cómo educar los sentimientos?

IX.  VOLUNTAD PARA ESTUDIAR

Toda pedagogía es ciencia y arte a la vez

Racionalizar el estudio: aprender a planificarse

Saber estudiar        

El fracaso escolar

X.  ¿CÓMO SUPERAR LAS DIFICULTADES DE LA VIDA EN LA CULTURA DEL PLACER?

La cultura del placer

El sueño de la sinrazón

Frente al hombre vulnerable, el hombre con fundamento

Los traumas de la vida

La calidad de las vivencias

Amor, constancia y voluntad: las mejores armas para vencer los fracasos

XI.  LA SUPERACIÓN DEL RESENTIMIENTO          

Resentimiento: sentirse dolido y no olvidar

El cinismo no hace feliz al hombre

El triunfo de la voluntad perseverante

La relatividad del éxito y del fracaso      

Los hombres de vuelo superior

XII.  TRASTORNOS DE LA VOLUNTAD

Las enfermedades psíquicas y la voluntad        

El síndrome apático-abúlico-asténico

La persona caprichosa      

XIII.  LA BELLEZA INTERIOR

Itinerario: del asombro a la contemplación        

La belleza apolínea y dionisíaca  

La voluntad de mejorar nuestra vida      

XIV.  DECÁLOGO DE LA VOLUNTAD   

Rousseau y Freud: dos visiones confusas        

Diez reglas de oro para educar la voluntad

Bibliografía  

 

 PRÓLOGO DEL LIBRO      

Por fin he podido hacer realidad un viejo sueño: escribir un libro sobre la voluntad; un tema bastante olvidado por la psicología moderna.

Para mí la voluntad es casi tan importante como la inteligencia. Cuando ésta ha adquirido fuerza y vigor, nos ayuda en el empeño de conseguir los ideales de la juventud y, también, los de la madurez; a continuar hacia adelante cuando surgen dificultades y los vientos son contrarios a nuestros deseos.

Marañón, en sus Ensayos liberales, decía que el modo más humano de la conducta juvenil es la inadaptación y a eso se le llama rebeldía. Cuando la voluntad está educada, el hombre de cualquier edad se vuelve joven, lozano y con mucho heroísmo en su comportamiento. Es la aspiración de llegar a ser un hombre superior.

La voluntad es el cauce por donde se afirman los objetivos, los propósitos y las mejores esperanzas, y sus dos ingredientes más importantes para ponerla en marcha son la motivación y la ilusión. La primera arrastra con su fuerza hacia el porvenir; la segunda es la alegría de llevar los argumentos de la existencia hasta el final.

Entre la motivación y la ilusión radica la razón de proponerse mejorar en cuestiones pequeñas: es decir, hago lo que debo, aunque me cueste, aunque no lo entienda en ese momento. Debemos aprender a desatender esas voces interiores que nos quieren llevar sólo a lo que nos apetece o nos gusta, o hacia lo que nos pide el cuerpo, alejándonos del trayecto adecuado.

Toda educación de la voluntad tiene un fondo ascético, por eso está estructurada a base de esfuerzos no muy grandes, pero tenaces y pacientes, que se van sumando un día tras otro. No sólo se consigue tener voluntad superando los problemas momentáneos, sino que la clave está en la constancia, en no abandonarse.

Primero dar un primer paso y luego otro, y más tarde hacer un esfuerzo suplementario. De ahí surgen y allí es donde se forjan los hombres de una pieza; los que saben saltar por encima del cansancio, la dificultad, la frustración, la desgana y los mil y un avatares que la vida trae consigo.

El que lucha está siempre alegre, porque ha aprendido a dominarse, por eso se mantiene joven. Todo lo que es válido cuesta lograrlo. Pero merece la pena vencer la resistencia y perder el miedo al esfuerzo. Hay que aprender a subir poco a poco, aunque sean unos metros y no nos encontremos en las mejores condiciones.

La voluntad recia, consistente y pétrea es la clave del éxito de muchas vidas y uno de los mejores adornos de la personalidad; hace al hombre valioso y lo transporta al mundo donde los sueños se hacen realidad.

 PARA LEER EL LIBRO, PINCHA AQUÍ  - Formato PDF

 PARA LEER EL LIBRO, PINCHA AQUÍ  - Formato Word

AddThis Social Bookmark Button
 

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |