Ruta: Home SUPERAR AMS Cuaderno de trabajo Sentido y Espiritualidad de los Cuadernos de Trabajo

Es posible el cambio

JA slide show

Sentido y Espiritualidad de los Cuadernos de Trabajo

E-mail Imprimir PDF

Buscamos un lugar de amistad y fraternidad en el que sanar

Cada persona que entráis en la Terapia de la Esperanza entráis a formar parte de la familia que buscamos sea EPE. Y cada uno de vosotros sois para los que intentamos sacar EPE adelante un don, un regalo de Dios, la presencia misma del Señor que llama a nuestra puerta, una pro-vocación ("vocare": "llamada") a salir de nosotros mismos (egoísmo-narcisismo-yoísmo) para, en manos abiertas, salir a vuestro encuentro en Escucha, Acogida, Abrazo, Apoyo, Aliento, Amistad, Comunión y Solidaridad. Esa es la Perla más hermosa de EPE y la Meta que queremos vivir. Porque entendemos que en ese camino de Amistad, de Comunión y de Solidaridad sucede el "gran Milagro del Amor de Dios": el Consuelo, la Sanación, la Liberación, la Maduración... el Nuevo Nacimiento a la Nueva Vida: la vida del Amor, la vida de la Comunión y la Solidaridad.

Es por ello por lo que día a día buscamos, con mucha dedicación, entrega y esfuerzo de muchas buenas personas, mejorar la Página y la Terapia para que el proceso de sanación, liberación, maduración,... pueda ser cada día vivido en mayor profundidad y gozo. Gracias a Dios, cada día son más las personas que colaboran gratuita y solidariamente para que EPE cada día pueda ofrecer lo mejor. Ese es el más hermoso "fruto" de nuestra Terapia: Personas que dicen y viven: ¡¡ Contad conmigo para llevar la Esperanza a los más necesitados!!

Cuando alguien se descuelga de este proceso, por cansancio, por desánimo, por abandono, por autoengaño ("ya estoy mejor y no necesito tanto", "es que no tengo tiempo",..) su abandono repercute en todo EPE, pues lo que sufre un miembro del "cuerpo" repercute, para bien o para mal, en todo el cuerpo, precisamente por nuestro "ser" solidario. Cuando sufre uno, sufrimos todos. Cuando se descuelga uno, de alguna forma, por nuestro deseo profundo de comunión y solidaridad, sufrimos todos. Ese es el Deseo profundo del corazón de Dios por el que envió a su Hijo a compartir y hacer suyo nuestro sufrimiento para que nosotros pudiéramos hacer nuestro el misericordioso Amor de Dios.

Desde este deseo profundo de comunión y solidaridad con el otro, haciendo nuestro su propio sufrimiento y su esperanza y deseo de cambio, es por lo que es muy importante un esfuerzo especial y sagrado de animarse unos a otros, de llevarse de la mano, de motivarse, de salir al encuentro del cansado y abatido,... para que todos podamos llegar hasta el final.

A veces, en los momentos más duros, es sólo desde la amistad desde la que podemos seguir adelante. A veces, una palabra amiga que nos hace saber que no estamos solos es suficiente para seguir adelante. A veces un ¡¡¡cuenta conmigo, amigo!!!" es capaz de despertar los sentimientos más nobles en el corazón humano. Por ello, amigos, hemos de cultivar, poco a poco y de forma serena, esa amistad, ese com-pañerismo (qué bonito escuchar en el Evangelio: "Amigo es quien da la vida por el amigo" y contemplar a Jesús Crucificado por nosotros, por cada uno de nosotros).

Cultivar una verdadera amistad, que poco tiene que ver con la permanente tentación de nuestro corazón de encontrar al "amigo ideal-irreal" con el que establecer una co-dependencia obsesiva y esclava. No. No es eso y contra eso hemos de luchar, madurando nuestra capacidad de amistad. Se trata de ir descubriendo y acogiendo al otro "tal cual es", sin quererle hacer ("crear") a "nuestra imagen y semejanza" para que cubra "mis necesidades ocultas" y utilizarle como mi "osito de peluche". Acogerle y aceptarle y aprender a caminar juntos, ofreciendo más que exigiendo, ofreciendo una mano amiga de aliento, ánimo, motivación, compañía,... más que apropiándonos. Buscándonos unos a otros cuando estemos "perdidos" y animándonos a retomar el camino todos juntos.

A imagen del "Buen Pastor" que sale en busca de la "oveja perdida", hemos de salir al encuentro de los que más nos necesitan, para invitarles a seguir caminando. Esta es una misión, vocación, presencia,... hermosa y sagrada que os invito a descubrir y a vivir en nuestra página: ser el "rostro visible y hermoso" del Buen Pastor hacia los "cansados y abatidos y perdidos". ¡¡ Que nadie se quede atrás! ¡Que nadie se sienta solo y abandonado! ¡Que nadie deje la Terapia porque no ha tenido una mano amiga que le ha levantado, alentado y acompañado!

En este sentido, para que la Terapia dé verdaderos frutos de sanación, de maduración y de cambio, es importante que vayáis logrando cada día más un ritmo de Ficha por cada dos Semanas, en el que podáis trabajar la Terapia día a día y la vayáis viviendo día a día. Recordad que no se trata de "hacer" (consumir) Fichas, sino de VIVIR las Fichas en el día a día. Sólo así podremos avanzar verdaderamente. Sin trabajo, sin esfuerzo, sin constancia, sin entrega, sin compromiso diario con la Terapia, no es posible un proceso integral.

Por ello os pedimos a todos vosotros que verdaderamente os comprometáis con la Terapia y viváis en profundidad cada una de las Fichas. Recordad: No se trata de "rellenar" fichas, sino de hacer "carne", hacer "vida", hacer "mías" cada una de las fichas. Si lo hacéis, contemplaréis un hermoso milagro en vuestra vida. Estas Fichas, todas y cada una de ellas, se convertirán en la "Mesa de la Fraternidad" en luz, aliento, fuerza, esperanza, verdad, vida,... para todos los que vengan detrás y las lean: serán "testimonio vivo y hermoso" de que ¡¡ es posible ¡!, pues el testimonio es la más profunda y real palabra de esperanza. Cada esfuerzo y sacrificio que pongáis en cada una de vuestras Fichas, se convertirá en vida para los otros (1).

 

Significado del escribir en el Cuaderno de los otros.

Ese es otro tema muy importante en nuestra Terapia de la Esperanza. Nos gustaría que os pararais un momento a reflexionar y contemplar lo que significa escribir en el Cuaderno de otra persona, desde lo que os hemos comentado anteriormente.

En primer lugar, es importante ser conscientes de lo que NO debemos de caer al escribir en los Cuadernos de Trabajo de los compañeros:

  • No debe de ser un lugar de confrontación, de discusión, de disputa ni rivalidad de ningún tema.
  • No debe de ser un lugar de "adoctrinamiento" de nuestras propias ideas ("las mejores", claro) sobre los otros,
  • No debe de ser un lugar de "moralización" y "recetario" hacia los otros, de decirles "lo que deben de hacer" (que es lo que nosotros hemos decidido previamente).
  • No debe de ser un lugar de "consulta y diagnóstico psicológico" por parte nuestra, convirtiéndonos en psico-terapeutas que, con "bata blanca", "psicologizamos todo lo que tocamos".
  • No debe de ser un espacio de "echar las redes para intentar pescar (seducción-apropiación)" a nuestro "amigo ideal-irreal" que tanto hemos "anhelado" y que ahora queremos encontrar "cueste lo que cueste".
  •  ...

Os pedimos que reviséis estas actitudes (y otras muchas que podríamos poner) y que purifiquéis lo que creáis conveniente de cara a vivir el verdadero sentido del escribir en los Cuadernos de los otros.

¿Qué puede y debe de ser el escribir en el Cuaderno de Trabajo de otra persona?

            Fundamentalmente, algo verdaderamente "sagrado" porque hemos de tener conciencia que estamos escribiendo "en el alma misma de la otra persona". La otra persona, al compartir su Cuaderno, está poniendo en nuestras manos su propio alma, su propio ser, lo más íntimo y sagrado de sí mismo. Quizá como antes nunca lo haya hecho. Por lo tanto, hemos de acoger este alma que se nos entrega buscando madurar en las siguientes actitudes:

  • Actitud de Acogida: Conciencia de que se me está "dando" en lo más sagrado de su ser y eso exige de mí una actitud que he de madurar.
  • Actitud de Escucha: La primera forma de acogida es la Escucha. Antes de hablar, he de escuchar a la otra persona. ¿Qué hay "detrás" de cada una de las letras, de los puntos y comas, de su Cuaderno? ¿Qué está queriendo decir "detrás" de lo que escribe? ¿Qué experiencias, sufrimientos, vivencias,.. qué historia, qué vida,.. qué gritos, qué súplicas,... qué anhelos, qué esperanzas,...?
  • Actitud de Respeto: Acoger, Escuchar, Abrazar lo que el otro me da. Sin caer en las actitudes que hemos visto antes que hemos de evitar. Respetar en lo que es la otra persona, sin querer cambiarla ni convertirla "a mi imagen y semejanza". Acogerla y respetarla en gratuidad, sin imponer nada.
  • Actitud de Agradecimiento: Porque me está dando, en su Cuaderno, lo más hermoso, grande, sagrado,... de su ser y ese es el mayor gesto de amistad: el abrir el corazón incluso al que todavía no puedo llamar amigo, pero al que ofrezco mi amistad abriendo mi corazón.
  • Actitud de Ofrenda y amistad: Ofrecer nuestro ser, nuestra herida, nuestro sufrimiento, nuestra historia,... para caminar juntos, compartiendo y animándonos mutuamente.
  • Actitud de Donación-Comunión: Compartir y dar sobre todo, antes que nuestros "consejos", "diagnósticos", "recetas",... nuestra experiencia, nuestra vida, nuestra lucha, nuestra esperanza, nuestros descubrimientos,... esta será nuestra más profunda y necesaria palabra.
  • Actitud de Solidaridad: Que nunca falte en nuestros labios y en nuestro corazón el: "¡¡ Cuenta conmigo ¡!" Una mano abierta para cuando el otro necesite de nuestro apoyo y una mano abierta para que juntos, salgamos al encuentro de los que vienen detrás. No buscamos salir del "egoísmo de uno" para entrar en el "egoísmo de dos", pues... sigue siendo egoísmo. Buscamos salir de nosotros mismos para juntos salir al encuentro de los que vienen detrás, de los que están en el "infierno" de la mentira, de la degradación, de la esclavitud, especialmente niños, adolescentes y jóvenes y para los que vuestra vida puede y debe ser fuente de vida y esperanza.
  • Actitud de Contemplación: En cada encuentro humano en el que compartimos lo más profundo de nuestro ser, podemos encontrarnos con la misma presencia de Dios Trinidad que a través del Hijo por el Espíritu se hace presente en medio de esa amistad, de esa comunión y solidaridad, para darnos "el ciento por uno" de su Amor. Sentir y vivir que el otro es el Abrazo, la Palabra, el Aliento, la Esperanza, la Vida,... que Dios mismo me da a través de él. Y sentir y vivir que yo estoy llamado (vocacionado) a ser el Abrazo, la Palabra, el Aliento,... de Dios para el otro.

Así pues, el compartir en el Cuaderno de unos para con otros puede convertirse, si así lo buscamos y deseamos, en un encuentro con Dios mismo a través del otro y esto... ¡¡ puede cambiarnos la vida!! Por lo tanto, la elaboración de una Ficha, que sabemos que vamos a compartir con los otros, puede y debe ser  uno de los actos más profundos, hermosos, comprometidos, orantes, contemplativos.... ¡¡ amorosos!! que podemos vivir en nuestra cotidianidad.

El vivirlo día a día en esta mirada va sanando nuestro corazón, liberándonos de todas las cadenas, reconciliándonos con nosotros mismos, con los otros, con el universo y con el mismo Dios y va llenándonos el corazón del amor y presencia de Dios haciéndonos vivir día a día la nueva vida de hijos y de hermanos, la nueva vida de la comunión y la solidaridad. ¡¡ Admirable ¡! ¡¡ Esa es nuestra llamada, nuestro reto, nuestra invitación ¡!

Amigos, tenemos algo grande entre manos. Como tantas veces os hemos dicho, ¡¡ no solo salir de la AMS ¡! sino ¡¡ mucho más ¡! que os invitamos no sólo a pensarlo sino a vivirlo, a "practicarlo" en cada Ficha y en cada escribir vuestros Cuadernos o en los de los otros. Es éste un aprendizaje que no es fácil, que hemos de ayudarnos unos a otros y que puede cambiarnos la vida.

¡¡ Hemos de intentar no caer en la tentación de vivir las Fichas, los 45 minutos diarios, el Cuaderno, la Terapia,... ¡¡ como una verdadera carga, como una losa pesada que se hubiera impuesto sobre el ser de cada uno casi como "castigo" por la vida pasada, en autolamento desalentador y cancerígeno... ¡! ¡¡ No ¡! Aprendamos a mirar y a descubrir la Terapia en esta otra clave y ayudémonos unos a otros a descubrirla así, como un verdadero don, regalo, gracia,... que Dios nos hace ¡¡ porque nos ama tanto ¡!!. Y salgamos al encuentro de los que todavía no han descubierto que ¡¡ es posible la esperanza ¡!

Por ello, os pedimos a todos salgáis al encuentro de los Cuadernos que llevan tiempo sin ser trabajados y alentéis a estos hermanos. Qué bonito sería que os propusierais visitar de vez en cuando todos los Cuadernos que se van quedando atrás para llevar el aliento y ánimo a sus corazones. Que no falten entre nosotros rostros vivos del Buen Pastor que "dejando las 99 se va en busca de la perdida" arriesgando incluso su propia vida... hasta perderla en la Cruz, cargando ahí con todos nosotros para llevarnos a los brazos misericordiosos del Papá Dios.

Amigos, mucho ánimo y adelante. Estamos a vuestra total disposición.

¡¡ Vamos juntos, compañeros ¡!

Grupo Juan Pablo II

Iberoamérica

 

 

(1) En este sentido, os invitamos a leer, si todavía no lo habéis hecho, el maravilloso mensaje de nuestro querido Papa Benedicto XVI a los Enfermos en Lourdes el 13 de Mayo: Pincha aquí.

 

P.D. A los que podáis llegar a estar cansados, desanimados, desmotivados,... os invitamos que leáis estas hermosas historias cortas que seguro os van a ayudar mucho: Pincha aquí.

También os invitamos a ir viendo, poco a poco, como "inyección de ánimo y esperanza" estos hermosísimos videos que estamos seguro también os van a dar el aliento que necesitáis para seguir adelante: Pincha aquí.

 

 

 

 

AddThis Social Bookmark Button
Actualizado ( Martes, 05 de Junio de 2012 18:22 )  

TESTIMONIOS

ICONO - TESTIMONIOS EPE

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |