Ruta: Home CULTURA DE MUERTE Noticias 9. Conjura contra Dios México: Laicismo de diseño

Es posible el cambio

JA slide show

México: Laicismo de diseño

E-mail Imprimir PDF
Las aguas andan revueltas en México. A la reciente aprobación de la Ley del mal llamado matrimonio homosexual y de adopción de niños por parte de parejas homosexuales, se ha unido ahora la reforma de la Constitución, con la sola intención de declarar que México es, ahora, una República laica


México acaba de reformar el artículo 40 de su Constitución, para declarar que México se constituye en «una República representativa, democrática, laica y federal». La novedad es la añadidura formal del calificativo laica a un país que tiene una larga tradición católica, pero que, durante toda su historia, ha sufrido repetidos episodios de laicismo.
El Presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, el ex-ministro Juventino Castro y Castro, ha sido el encargado de fundamentar la medida, defendiendo que, «en pleno siglo XXI, es necesario que México siga tres principios constitucionales: respeto a la libertad de conciencia; autonomía de lo político frente a las normas religiosas; y no discriminación directa o indirecta de los seres humanos». En nombre de lo que denomina como principio de laicidad (sic), ha manifestado la necesidad de evitar que «la injerencia de unos cuantos se haga dominante» en el país, en lo que es una clara alusión a la Iglesia católica. La medida fue aprobada en la Cámara baja con 363 votos a favor, uno en contra y 8 abstenciones, y ahora está en trámite en el Senado mexicano.
Contra la libertad religiosa
El Presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana, monseñor Carlos Aguiar Retes, ha destacado que la reforma de la Constitución es «una medida innecesaria», ya que el país mexicano «es laico desde hace más de siglo y medio. Nadie discute la apropiada y sana separación entre Iglesia y Estado, establecidos en el país desde hace tiempo. Instaurar ahora un Estado secular no es la función del Gobierno». Y añade que la reforma es una medida dirigida a «coartar la libertad religiosa de los fieles».
Asimismo, el arzobispo de León, monseñor José Guadalupe Martín Rábago, también ha denunciado que la reforma pretende «encajonar a la Iglesia a funciones meramente espirituales» y limitar «su proyección social». Antes bien, ha pedido la creación de «un verdadero Estado de Derecho», en el que se pueda garantizar, «tanto a creyentes como a no creyentes, su plena igualdad ante la ley, sin privilegios ni discriminaciones».
Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo
Una historia que viene de lejos
Ahora ha sido el artículo 40, pero, en 1926, la que entonces era la Constitución mexicana fue reformada en su artículo 130. Entonces, el Presidente de la República, Plutarco Elías Calles, buscó suprimir la presencia pública de la Iglesia al promover medidas tan extravagantes como la obligación de casarse para los ministros de culto, y otras con mayor intención, como la de prohibir las Congregaciones religiosas. Ello dio lugar a una gran reacción popular que se dio en llamar la revolución de los cristeros, fieles católicos que peleaban bajo el lema Viva Cristo Rey. A quienes apresaban, los militares al servicio del Gobierno obligaban a pisar una medalla de la Virgen o el crucifijo, y a gritar: ¡Viva Calles! ¡Abajo Cristo Rey! El resultado: cerca de 300.000 cristianos que murieron a causa de su fe, en uno de los mayores episodios de la persecución laicista que ha dado la Historia en todo el mundo.
AddThis Social Bookmark Button
Actualizado ( Viernes, 12 de Marzo de 2010 23:09 )  

AUDIO - CULTURA DE MUERTE

solifm

Encuesta

¿Cuál consideras que es el problema más grave de la Humanidad?
 

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |