Ruta: Home CULTURA DE MUERTE Noticias 10. Conjura de Organismos Internacionales Informe insignia de ONU Mujeres fomenta litigación feminista radical

Es posible el cambio

JA slide show

Informe insignia de ONU Mujeres fomenta litigación feminista radical

E-mail Imprimir PDF

El apoyo a los defensores del aborto legal y de los derechos lésbicos se encuentra entre las prioridades de la flamante superagencia de las Naciones Unidas, ONU Mujeres, lo cual se demuestra en su primera publicación importante, difundida la semana pasada.

«En busca de la justicia» detalla los progresos realizados en la promoción de los derechos de las mujeres en todo el mundo mediante la modificación de las normativas legales y poniendo fin a las disposiciones discriminativas de las leyes nacionales. Particularmente, la publicación se centra en cómo el litigio estratégico ha servido para «revolucionar la esfera de aplicación del derecho internacional» al ejercerse influencia internacional en las cortes nacionales por medio de las recomendaciones de la CEDAW, de otros órganos de supervisión de tratados y de relatores especiales de la ONU.

Afirmando que «la prohibición penal de realizar un aborto en cualquier circunstancia violaba los derechos fundamentales de las mujeres», el informe elogia la sentencia del Tribunal Constitucional de Colombia, que determinó que el país estaba obligado a prestar servicios de aborto en ciertas circunstancias de acuerdo con los compromisos internacionales asumidos por ese país. El informe también celebra el éxito de la defensa legal de las mujeres en Nepal, que recientemente legitimó y expandió la provisión estatal de servicios de aborto. Estos y otros casos de litigio estratégico en Latinoamérica «ratificaron el derecho de las mujeres a acceder a servicios de salud reproductiva, incluido al aborto en condiciones seguras», afirma el informe.

Otra sección de la publicación insta a los países a reformar las leyes que criminalizan a las lesbianas y a abolir las penas contra ellas. Citando conclusiones del Comité de Derechos Humanos, afirma que las leyes que proscriben los actos homosexuales entre mujeres «niegan a las mujeres lesbianas, transexuales y bisexuales la protección de la ley y limitan su acceso a estos servicios», y como tales pueden ser consideradas como discriminación legal explícita contra ellas.

Recurriendo muy frecuentemente a las recomendaciones del comité de la CEDAW, el informe fomenta la extensión del alcance de la defensa legal y de la influencia internacional en el ámbito de la familia, espacio en otros tiempos considerado «al margen de la justicia». El informe admite que esta área normalmente compete a las costumbres y a las religiones, y anima a las organizaciones de mujeres dedicadas a la asesoría jurídica aportando normas nacionales e internacionales que influyan en el ámbito privado. Según el informe, las agrupaciones de asesoría legal y la ratificación nacional de laCEDAW son herramientas claves para asegurar que las leyes y las prácticas basadas en religiones y en costumbres concuerden con los estándares  internacionales de derechos humanos, y que ningún «principio basado en costumbres, tradiciones o en la religión» pueda ser utilizado para justificar la discriminación o la violencia contra las mujeres y las niñas.

El informe concluye que la prioridad número uno a fin de  lograr que los sistemas jurídicos trabajen para las mujeres es apoyar las organizaciones de mujeres en el ámbito jurídico, las cuales llevan adelante la mayor parte del litigio estratégico y de los intentos de reforma de los sistemas jurídicos nacionales y de las leyes consuetudinarias y religiosas.

Algunas de estas reformas fueron pregonadas como victorias en el transcurso de la sesión de este año de la Comisión de la ONU sobre la Condición de la Mujer, en la que las organizaciones de asesoría legal atribuyeron su éxito en el litigio a haber apuntado a las denominaciones cristianas, y a haber forjado disposiciones relevantes para el derecho internacional en constituciones y estructuras jurídicas nacionales. En Nepal, el Centro de Derechos Reproductivos intencionalmente logró suprimir el derecho a la vida de la constitución, y en Kenia organizaciones jurídicas de mujeres fueron en gran medida responsables de la inclusión de una amplia excepción a favor del aborto en la nueva constitución de ese país.   

www.c-fam.org

AddThis Social Bookmark Button
 

AUDIO - CULTURA DE MUERTE

solifm

Encuesta

¿Cuál consideras que es el problema más grave de la Humanidad?
 

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |