Ruta: Home IDEOLOGIA DE GENERO Artículos 4. Deconstrucción del Matrimonio y de la Familia. El contexto empresarial actual no ayuda a las personas a ser esposos y padres - Entrevista a Nuria Chinchilla

Es posible el cambio

This folder doesn't exsits.

El contexto empresarial actual no ayuda a las personas a ser esposos y padres - Entrevista a Nuria Chinchilla

E-mail Imprimir PDF

BARCELONA, lunes, 2 junio 2008 (ZENIT.org).- Nuria Chinchilla Albiol, casada y madre de una hija, es doctora en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Navarra, licenciada en Derecho por la Universidad de Barcelona, Master en Economía y Administración de Empresas y doctora en Dirección de Empresas por el Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE) de la Universidad de Navarra.

Sobre el tema de la conciliación trató recientemente, el pasado 14 de mayo en Barcelona, en el congreso internacional "Familia y Sociedad. La familia, paradigma del cambio social", organizado por la Universidad Internacional de Cataluña (www.unica.edu) y en cuya clausura participó monseñor Javier Echevarría, prelado del Opus Dei.

En la primera parte de la entrevista, la doctora Chinchilla mostraba cómo la mujer madre que trabaja es el verdadero agente de cambio de las empresas a favor de una mayor humanización del trabajo. La flexibilidad y el trabajo por objetivos son, en su opinión, las claves del desarrollo empresarial de las próximas décadas.

--Se ha dicho en muchas ocasiones que la crisis de la familia se produce por la incorporación de la mujer al trabajo. ¿Qué opina al respecto?

Lo que yo creo es que el contexto empresarial que tenemos no ayuda ni a ser padre ni madre ni esposos. Hay que repensar la empresa, visto que la mujer sale de modo masivo al mercado de trabajo. La situación que vivimos actualmente es insostenible. Evidentemente, el invierno demográfico tiene que ver con que la mujer sale al mundo laboral y se encuentra con una empresa rígida pensada por hombres y para hombres. Ésa es la primera clave.

Lo que estamos viendo es que la "revolución femenina", entendida en el buen sentido, beneficia también al hombre, porque le ayuda a "volver a entrar" en el hogar. Es bueno que la mujer aporte a la sociedad sus conocimientos y valores, y al mismo tiempo no tenga que renunciar a ser esposa y madre, lo cual requiere en cada momento una dedicación de tiempo vital diferente.

Evidentemente no es un problema solo de las empresas; hay un enorme problema social porque las administraciones públicas siguen pensando en el individuo en lugar de pensar en la familia, que es la verdadera célula básica de la sociedad.

En la familia es donde se genera la confianza, que es la base de funcionamiento de los mercados y de las instituciones. Hay un problema de generación de contravalores, de vaciamiento cultural, especialmente en los medios de comunicación. Y si los miembros de la familia no tienen tiempo de convivir y de desarrollar sus competencias en la familia, no se forman personas "completas" para la empresa, no sólo preparadas técnicamente sino humanamente, capaces de comprometerse en proyectos a medio y largo plazo.

Lo que ha pasado es que la mujer ha salido al mercado laboral y que el hombre no ha entrado en la casa. Ahora estamos en un momento de "inpass" en que la mujer está fuera y el hombre no está dentro, ni como esposos ni como padres ni como corresponsables de un hogar. Hablo naturalmente en términos de generalizaciones sociológicas, no de personas concretas.

Ambos, hombre y mujer, tienen que tener la cabeza puesta en el hogar como la primera empresa, y tener claro que el trabajo es para la familia, no la familia para el trabajo. Ésta es una cuestión que no está clara en muchas cabezas, ni de hombres ni de mujeres.

Porque lo que está sucediendo es que, como el trabajo es más rígido y la familia más flexible y comprensiva, al final ésta, de tanto estirarla, se rompe. El trabajo es como un gas que se mete en las grietas que dejamos en nuestra vida, y que acaba llenándolo todo si no ponemos muros de contención. Hay que dejar tiempo y energías para estar con la familia y para poder dirigir la propia vida.

--¿Qué modificaciones legales al respecto habría que pedir a las administraciones públicas? Por ejemplo, la baja maternal española (16 semanas) es una de las más breves de Europa...

Lo ideal es que la ley diera libertad a cada uno para hacer lo que en determinado momento decida. Tenemos que trabajar con la libertad de las personas.

En el caso de la baja maternal sería bueno que fuera más larga, también para las empresas. El hecho de que sea de un máximo de 4 meses impide que la empresa piense en la sustitución de esa persona, con lo cual el trabajo suele recaer en los compañeros. Claro, estos, la segunda vez que vean embarazada a esta mujer, en lugar de felicitarla le harán sentir que es una egoísta y que les echa encima su trabajo, y este tipo de cosas generan mal ambiente.

En cambio, si la mujer está un año fuera, como sucede en otros países europeos, la empresa tendrá que buscar a una persona que la sustituya. Ese año es fundamental en la vida de un niño, cuando más necesita a su madre (o a su padre, en eso no hay ninguna dificultad, aunque los neurólogos afirman que es mejor la presencia de la madre, pero cada familia tiene sus necesidades y su forma de organizarse).

De hecho los permisos por "paternidad" son muy positivos porque hacen que el hombre "entre en el hogar", para que se entere de lo que verdaderamente es su hogar y lo disfrute, y pueda decidir con su mujer a qué se va a dedicar y de qué modo. Esta es una gran ocasión para los padres, más que para los bebés, para involucrarse y comprometerse más en la vida familiar.

Pero más que en casos concretos como el de la baja maternal, lo que tiene que darse en la administración pública es un cambio de creencias hacia la familia. Hay que legislar pensando en la familia, la fiscalidad tiene que apoyar al matrimonio estable. La familia debería ser un tema trasversal, y debería estar en el Consejo de Ministros con categoría propia: debería existir un Ministerio de Familia para que, cualquiera que sea el tema que se trate, se trate desde el punto de vista familiar: transporte, vivienda, mercados... da lo mismo: todo tiene que ver con la familia.

Hoy esto no existe, sino que se trabaja desde una óptica totalmente individualista. Nuestro Gobierno en este sentido no parece que vaya a cambiar la tendencia, al contrario. No se está trabajando la verdadera causa de los problemas, sino sólo con algunos síntomas, o con los deseos de algunos grupos concretos.

Cuando los políticos se dejan llevar por las minorías que hacen ruido, lo que se está machacando es el fundamento del futuro de la sociedad. En lugar de hacer una sociedad española fuerte, la estamos debilitando cada vez más. Y el problema es que para cuando se quiera actuar, a lo mejor ya no hay vuelta atrás. Gary Becker, premio Nobel de Economía, dice que el mejor ministerio de asuntos sociales es la familia, pero llega un momento en que la estamos estrangulando.

--Se habla a menudo del problema de la conciliación como un problema de igualdad entre hombre y mujer. Pero lo que está discriminado ¿es la mujer trabajadora o la madre trabajadora?

Históricamente ha habido discriminación hacia la mujer por ser mujer, porque la empresa estaba pensada por hombres y para hombres. Por ejemplo, había casos en que si eran mujeres eran "limpiadoras", y si eran hombres, eran "peones de mantenimiento". Una y otra categoría hacían lo mismo, pero una cobraba más que la otra. Eran injusticias con las que había que acabar.

Pero la verdadera discriminación en las empresas, como estamos comprobando una y otra vez en las investigaciones del IESE, es por causa de la maternidad, no por el hecho de ser mujer: por tener hijos o por poder llegar a tenerlos. En realidad, las leyes de conciliación tienen que ver no tanto con la mujer como con la familia que esa mujer tiene.

En este sentido, la Ley de Igualdad que tenemos ahora es una ley sesgada. El hombre y la mujer son diferentes, y precisamente la maternidad es el factor que pone de relieve esa diferencia. Lo que tiene que hacer la legislación es apoyar a la mujer que quiere ser madre, por el bien de ésta, del padre, del hijo, de la propia empresa y de la sociedad. Se trata de superar las dificultades con que la mujer madre se enfrenta, para que pueda aportar lo que tiene de bueno a la sociedad.

--¿Cuál es la aportación de la mujer a una cultura empresarial más humana?

La mujer aporta su visión femenina, que es distinta y complementaria de la masculina. En general lo que está aportando es más anticipación de las consecuencias de una decisión sobre las personas, por tanto está humanizando más la visión empresarial, y como consecuencia a mejorar la dirección de las personas.

La mujer (hablo como tendencia general, por supuesto hay excepciones en todas partes), precisamente porque en su visión integra mejor los sentimientos y emociones de las personas con las que trabaja, consigue formar mejores equipos, con mayor grado de compromiso.

La regularidad sociológica nos dice que la mujer no busca tanto "ponerse la medalla", sino que las cosas salgan adelante, y le cuesta menos trabajar en equipo. Esto supone un cambio respecto del hombre, que en general juega más a ganar, es más agresivo en su manera de trabajar.

En nuestro libro, "Dueños de nuestro destino", hablamos de esto: el hombre antes era guerrero, y "trabajaba" con su coraza y con su espada. Ahora, los ejecutivos van a la guerra, en lugar de con el caballo y con la espada, van con la "palm" y en avión, pero están jugando al mismo juego agresivo. Precisamente se trata de que las personas sean más dueñas de sí mismas y de su destino, y que las familias descubran sus misiones internas y externas.

 

AddThis Social Bookmark Button
 

Encuesta

¿Crees que la ONU es una institución clave en la estrategia de imposición de la Ideología de Género?
 

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |