Ruta: Home IDEOLOGIA DE GENERO Magisterio Magisterio - Artículos La familia que transmite la fe - Juan Andrés Talens

Es posible el cambio

This folder doesn't exsits.

La familia que transmite la fe - Juan Andrés Talens

E-mail Imprimir PDF

Ante la actual crisis de la secularización masiva de las nuevas generaciones de los países post-industrializados muchos pastores de la Iglesia se encuentran preocupados y en gran medida desconcertados. Son muchas las familias que se plantean como cuestión de conciencia ¿qué hemos hecho mal para que nuestros hijos vivan al margen de la fe y de la Iglesia?

Lo mismo les ocurre a gran parte de las congregaciones religiosas y presbiterio diocesanos. Ante la caída generalizada del número de vocaciones, qué camino seguir. Este es sin duda el reto que angustia muchas casas cristianas y muchas congregaciones religiosas, ¿Se ha olvidado Dios de su pueblo? ¿Podemos hacer algo más que resignarnos y vivir de reservas cada vez más escasas?

Sin embargo, en esta situación general no dejan de existir excepciones. Existen países en nuestros días con tasas de vocaciones y de práctica religiosa envidiables. Es más, algunas realidades eclesiales nacidas del impulso espiritual del Concilio Vaticano II están dando frutos de vida cristiana y vocacional admirablemente prometedoras. Sí, curiosamente allí donde se ha asumido con verdad en el Concilio Vaticano 1I se está despertando una nueva primavera de la Iglesia, pero esta nueva primavera de la Iglesia va unida a una nueva primavera de la familia. Familias normalmente numerosas.

Las familias en cualquier caso generosas, que viven profundamente de la Eucaristía, florecen aquí y allá y dan frutos de vida admirables. No podía ser de otro modo puesto que el Espíritu es fecundo por naturaleza, y no deja de renovar a la Iglesia y a la familia. Lo que nos queda por delante es una tarea apasionante. Hoy la familia cristiana participa, o mejor, es el centro del carisma profético de la Iglesia, Pero para ser profeta primero hay que ser oyente de la Palabra. Escuchemos algunas enseñanzas del Espíritu referidas a la familia y ya contrastadas como fuente de renovación de la Iglesia por la experiencia de los últimos años de nuestra historia.

Hablaremos hoy de una de las mayores urgencias culturales para la vivencia de nuestra fe: La belleza de la diferencia ontológica del varón y la mujer.

Oscurecido el sentido natural de Dios en la vida cultural de nuestras sociedades oficialmente postcristianas, la crisis de verdad ha llegado desde hace tiempo a la misma comprensión que el ser humano tiene de si, y en concreto del valor planifican de la diferencia sexual. La crisis del sentido existencia, teorizada por la filosofía nihilista durante el siglo XX ("Ten el coraje de admitir que tu vida no tiene sentido e inventa un sentido para tu vida") ha generado una subcultura del escepticismo y la sospecha que ha llegado a concretarse en la cuestión del significado de la diferencia sexual ("tú no has nacido mujer, a ti te han hecho mujer"). Superada por la historia la gran tentación del marxismo en su versión clásica, la lucha de clases como motor de la historia se ha traducido en lucha de "liberación sexual" en el sentido de una sociedad "no represiva" (pansexualismo de la revolución del 68), y de liberación de la mujer del patriarcado ancestral concentrado en "la represora cultura bíblica", La propuesta cultural que asume este movimiento histórico que capitanea desde hace años nuestro Parlamento europeo, y los organismos oficiales de la ONU es la "ideología del género", que buscando suprimir la supremacía de un sexo sobre el otro pretende hacer irrelevantes las diferencias entre el varón y la mujer. La diferencia corpórea llamada sexo, se minimiza, mientras la dimensión estrictamente cultural llamada género, queda subrayada al máximo y considerada primaria.

Los partidarios de la ideología del género promueven el cuestionamiento de la familia a causa de su índole bi-parental, la equiparación de la homosexualidad a la heterosexualidad y un modelo nuevo de sexualidad y de familia polimorfa (multifamilismo). Para los defensores de esta ideología, que son legión en nuestras televisiones públicas y privadas, la naturaleza humana no lleva en sí misma características sexuadas que se impondrían de manera absoluta: toda persona podría o debería configurar su identidad sexual según sus propios deseos.

En su proyecto cultural la Biblia es considerada la gran difusora de una imagen patriarcal de Dios, que ha alimentado una cultura esencialmente machista. De este modo se refuerza la idea de que la liberación de la mujer exige una crítica de las Sagradas Escrituras, y ha considerar irrelevante el hecho de que el Hijo de Dios haya asumido la naturaleza humana en su forma masculina.

El desafío es radical y no fácilmente superable. Es más estoy convencido de que todo nihilismo sincero lleva en sí una fuerte fuerza profética. Efectivamente el hombre experimenta frecuentemente la fuerza del sin sentido en su vida. Es el primer plano de la sed de Dios que este mundo no puede colmar, la vaciedad bíblica en la que nos instruye el sabio Qohelet y por ello mismo no podemos juzgar con superficialidad a los que han caído en la tentación de detenerse en este plano, un detenerse que sin embargo la vida supera rápidamente con su fluir incesante lleno de desafíos.

Ciertamente el hombre no puede vivir sin postular un sentido en su acción. Toda acción humana supone una interpretación de la realidad que supere en la práctica el nihilismo. Entonces qué salida nos queda. Para el nihilista la única salida practicable es aceptar con honestidad y coraje que tal sentido no puede ser conocido racionalmente aunque siempre nos queda la posibilidad de inventario, crearlo o simplemente pactarlo.

Pero ¿de veras no existe la experiencia de la verdad del sentido? ¿De veras está el hombre ciego ante el misterio del sentido de su vida? Aquí la experiencia del amor humano en el que se basa la familia es filosófica y culturalmente decisiva: "Mi vida no tenía sentido hasta que te conocí", dicen todos los que se aman. Sólo es amante aquel que no inventa al amado sino que lo acoge, y en él experimenta la razón de su vivir y su morir.

El sentido ha acontecido de modo maravilloso y armonizador en su existencia, se le ha aparecido se ha encontrado con él. La experiencia gratuita indeducible e implanificable del amor radical de persona a persona nos devuelve la frescura del estupor constitutivo de la inteligencia. En ella encontramos la luz que nos permite entender el valor de nuestro ser, luz que desde el principio ha permitido a hombres y mujeres construir el amor hermoso en sus vidas, la luz amenazada por la fragilidad humana que finalmente ha brillado con todo su esplendor en la belleza paradójica sin igual del cuerpo esponsal del Cristo Crucificado.

Ante la ideología del género, la cultura familiar basada en la belleza de la diferencia ontológica de vocación y misión entre el varón y la mujer, sigue siendo hoy la respuesta de la fe que vence al mundo. Como afirmó repetidamente Juan Pablo II, el núcleo constitutivo de la ética familiar reside en la afirmación del cuerpo sexuado como un valor nunca suficientemente asumido en la cultura y en la vida personal de cada hombre que viene a este mundo.

(Tomado del "Llibret-Recuerdo de la Asociación de la Santísima Virgen de los Desamparados de la Barriada de Quart. Valencia, Mayo-Junio 2006).

Juan Andrés Talens

Párroco de la Milagrosa

Vicedecano del Pontifício Instituto Juan Pablo II -Valencia.

www.redfeminista.org

 

AddThis Social Bookmark Button
 

Encuesta

¿Crees que la ONU es una institución clave en la estrategia de imposición de la Ideología de Género?
 

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |