Ruta: Home MADURAR EL AMOR Sexualidad Heridas 1. Adicción Sexual Adicción Sexual: Un modelo Psico-Fisiológico para abordar las conductas obsesivo-compulsivas - A. Dean Byrd

Es posible el cambio

JA slide show

Adicción Sexual: Un modelo Psico-Fisiológico para abordar las conductas obsesivo-compulsivas - A. Dean Byrd

E-mail Imprimir PDF


“La conquista de uno mismo es más importante que la conquista en batalla de mil veces mil hombres”.

Gotama Buda, Dhammapada, 103

INTRODUCCIÓN


Las adicciones sexuales parecen ser lo nuclear de muchos de los hombres a los que trato. Algunas de las características peligrosas citadas por Jeffrey Robinson que pueden predisponer a las adicciones son la sensibilidad emocional, un grado inusual de introspección (preocupación de ser diferente) y el perfeccionismo. La fortaleza de algunas de las adicciones sexuales como es determinada por el número de parejas y la preocupación por las fantasías sexuales parece aproximarse a la adicción a las drogas. Uno de los mejores modelos de tratamiento es el modelo psico-fisiológico desarrollado por Jeffrey Schwartz en 1996. El núcleo del modelo está en cambiar la forma en que trabaja el cerebro.

En primer lugar, es importante hablar de la adicción sexual como un desorden obsesivo-compulsivo. ¿Cuál es la diferencia entre un desorden obsesivo-compulsivo de Eje I y uno de Eje II? Por supuesto, se trata de si el desorden angustia a la persona o no. En el desorden de Eje I la persona siente la angustia y en el desorden de Eje II los demás son los que sienten la angustia. Es decir, en el desorden de Eje II se siente una mínima angustia, si se da alguna. Es importante tener en cuenta que este modelo no tiene buenos resultados con los desórdenes de Eje II. No estoy seguro de qué modelo los tiene. Por tanto, es importante determinar si la persona sufre angustia o no por la adicción sexual. Puede que tengas que realizar un trabajo terapéutico significativo antes de iniciar este modelo.

DEFINICIONES


Primero consideremos algunas definiciones. Las obsesiones son definidas como pensamientos angustiosos no deseados e imágenes mentales. De la palabra latina que significa asediar, el pensamiento no deseado hace justamente eso: Esos pensamientos producen ansiedad, angustia y estragos. Las compulsiones son actos o conductas que una persona lleva a cabo una y otra vez para aplacar de alguna forma las ansiedades producidas por las obsesiones. El llevar a cabo la conducta incrementa las obsesiones. La conducta elimina las obsesiones pero con frecuencia, la persona que desarrolla la conducta compulsiva termina con una intensificación de las obsesiones acompañadas de rituales.

PUNTOS CLAVE


Existe una relación entre lo que creemos y lo que hacemos y nuestros cerebros. La psicología y la biología han sospechado esto desde hace tiempo pero sólo recientemente han encontrado respaldo en la literatura científica: el funcionalismo produce el estructuralismo. Traducido esto quiere decir que la adicción sexual como otras conductas obsesivo-compulsivas produce una reacción bioquímica en el cerebro. La investigación reciente sugiere que realmente se puede cambiar la forma en que el cerebro responde a los pensamientos y a los impulsos. Físicamente se puede cambiar la forma en que funciona el cerebro.

Es importante recordar los siguientes puntos de nuestro análisis de hoy:

  • La adicción sexual está relacionada con un desequilibrio bioquímico en el cerebro.
  • Las obsesiones son molestas, pensamientos no deseados.
  • Las compulsiones son repetitivas, conductas no deseadas.
  • Llevar a cabo las compulsiones empeora los pensamientos obsesivos.
  • El cambio de la conducta produce experiencias que cambian la química del cerebro.
  • En esencia, lo que cuenta no son los sentimientos sino la conducta.


PRECONDICIONES COMUNES


Las siguientes precondiciones a las adicciones sexuales encuentran respaldo sustancial en la literatura científica:

Una alta probabilidad de una familia caótica de origen en el que el daño a la autoestima ha impactado de forma negativa tanto en la intimidad (cómo ser cercano) como en la dependencia (en quién confiar).


Una historia de abuso –emocional, físico y /o sexual con las consecuencias acompañantes de sentimientos de carencia de valor y de abandono.


Las adicciones, sexuales y de otros tipos, entre miembros de la familia.


Es importante comprender que esas condiciones no predeterminan, sólo predisponen. Es decir, en las personas que presentan adicciones sexuales, existe una probabilidad más alta de lo normal de que las precondiciones estén presentes. Sin embargo, la presencia de las precondiciones no destina automáticamente a una persona a una adicción sexual.

 

 

EL CICLO DE LA ADICCIÓN


El ciclo de la adicción comienza con una preocupación en la que el estado de ánimo de la persona parece atado con pensamientos de sexo. Bordeando un estado como de trance, la persona inicia una búsqueda obsesiva de estimulación sexual.

La segunda fase del ciclo es un proceso de ritualismo. Se vive una rutina ritual previa a la conducta sexual que aproxima a un estado de auto-preparación. Este ritual intensifica la preocupación y produce excitación.

La tercera fase es la realización de la conducta en sí. Esta conducta sexual compulsiva es el objetivo real de la preocupación y del ritualismo. Los adictos sexuales se sienten impulsados a llevar a cabo la conducta sexual.

La última fase del ciclo es la desesperación. Este es el sentimiento de la desesperación total sobre la conducta. Las señales de la adicción son muchas pero generalmente incluyen las siguientes:

  • Patrón de conducta de fuera de control.
  • Severas consecuencias de la conducta sexual.
  • Incapacidad de dejar la conducta a pesar de las consecuencias negativas.
  • Búsqueda persistente de conductas autodestructivas o de alto riesgo.
  • Deseo o esfuerzo continuo de limitar la conducta sexual.
  • Obsesiones y fantasías sexuales como estrategia de soluciones.
  • Incremento del número de experiencias sexuales debido a que el nivel actual ya no es adecuado.
  • Severos cambios de humor alrededor de la actividad sexual.
  • Se pasa una cantidad desmesurada de tiempo consiguiendo experiencias sexuales.
  • Abandono de actividades sociales, ocupacionales y/ o recreativas debido a la conducta sexual.


DESCRIPCIÓN DEL TRATAMIENTO


El enfoque del tratamiento fue desarrollado por el Dr. Jeffrey Schwartz en UCLA. Su libro, Brain Lock, se basa en la idea de que las adicciones tiene como consecuencia que el cerebro se atasca y es incapaz de moverse. Su enfoque es diseñado para ayudar a mover el cerebro. Debe advertirse que el Dr. Schwart ha podido utilizar escáneres del cerebro para documentar los cambios que tienen lugar en el cerebro antes y después del proceso del tratamiento.

Las etapas de este proceso se describen como sigue:

Nueva Etiqueta.

En esta etapa etiquetas el pensamiento o impulso intruso para llevar a cabo la conducta problemática como lo que es exactamente un pensamiento obsesivo. Reconoce claramente la realidad de la situación. No te engañes por los sentimientos. Comienza verbalizando: “Tengo una obsesión, un impulso compulsivo. Me está molestando otra vez”. El reconocimiento implica la admisión y realmente puede ayudar a contener el proceso de la conducta.

Re-atribución.

Con frecuencia, aquí puedes reflejar lo que has aprendido de la terapia. El impulso puede haber surgido de la insatisfacción de necesidades o asuntos sin resolver, muchas de las cuales se pusieron en las precondiciones. Una frase utilizada frecuentemente por los pacientes es que esos impulsos son frecuentemente intentos distorsionados de satisfacer necesidades legítimas.

Volver a centrarse.

No intentes disfrazar el problema sino que dirige tu atención a pensamientos y conductas más constructivos. Describe los impulsos por lo que son en verdad: mensajes falsos proporcionados por tu cerebro. Redirige tu atención a otras conductas –haz algo útil y positivo. Llevando a cabo una conducta alternativa rotunda, está reparando activamente la “caja de engranaje” de tu cerebro. Una vez que hayas aprendido a volver a centrarte de una forma consistente, el siguiente paso de este proceso fluirá de forma natural.

Reevaluación.

Reevalúa los pensamientos e impulsos cuando surjan. Entonces aprenderás a devaluar los pensamientos no deseados tan pronto como surjan.

En resumen, la fase del nuevo etiquetaje te ayuda a entrenarte para identificar lo que es real y lo que es falso y te ayuda a rechazar creerte los pensamientos e impulsos intrusos. La re-atribución te ayuda a comprender que los pensamientos e impulsos no deseados simplemente son ruido, señales falsas de tu cerebro. Mientras reatribuyes, céntrate en las formas en que puedes satisfacer las necesidades reales de intimidad con los demás. Cuando vuelvas a centrarte, aprenderás a responder a las falsas señales y a poner énfasis en formas en las que puedas satisfacer las necesidades de forma legítima. Tu verdadera identidad puede comenzar a aparecer. Tu vida ya no gira alrededor de tus luchas sino alrededor de una identidad más positiva. Es aquí donde se hace la mayoría del trabajo. Aprender a reevaluar los viejos pensamientos e impulsos hace que tengan menos impacto en tu vida.

AddThis Social Bookmark Button
 

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |