Ruta: Home MADURAR EL AMOR Afectividad Heridas 2. Baja Autoestima Libro: En busca de la autoestima perdida - Aquilino Polaino

Es posible el cambio

JA slide show

Libro: En busca de la autoestima perdida - Aquilino Polaino

E-mail Imprimir PDF

Prólogo

 1. Introducción al concepto de autoestima 

1.1. Introducció

1.2. Concepto y tipos de autoestima

1.3. Análisis de otras posibles definiciones

2. La génesis y el desarrollo de la autoestima

2.1. Los cuatro principales ingredientes de la autoestima

2.2. Autoestima y factores cognitivos. El conocimiento personal, los valores y las distorsiones cognitivas

2.3. Autoestima y factores emotivos

2.4. Autoestima y comportamiento

2.5. Autoestima y estimación por los otros

3. Grandeza y miseria de la autoestima en la sociedad actual

3.1. Grandeza y miseria de la autoestima en la sociedad actual

3.2. La autoestima en la sociedad del desamor

3.3. La aceptación de sí mismo

3.4. El resentimiento y la aceptación del propio origen

3.5. Errores más frecuentes en la autoestima del adolescente

3.6. La insatisfacción de los adultos y la autoestima

3.7. Del resentimiento al narcisismo

3.8. Psicoterapia, autoestima y pasiones

3.9. Autoestima, modelos y juventud

3.10. Género, valores y autoestima

3.11. Autoestima y valores en los adolescentes

3.12. Autoestima y rasgos que se atribuyen a lo masculino y lo femenino

3.13. Estimación y errores en el encuentro entre adolescentes

3.14. Roles, personas y relaciones personales

3.15. Encuentros y desencuentros en la estima masculina y femenina

3.16. Un ejemplo de terapia familiar

4. Lo que no es a autoestima

4.1. Introducción

4.2. La vanagloria

4.3. El amor propio

4.4. El amor propio y la recepción de la estimación de los otros

4.5. El orgullo

4.6. La soberbia

4.7. ¿Autoestima o narcisismo?

4.8. La frecuente y generalizada subestimación patológica

5. La autoestima y la fatiga de ser uno mismo

5.1. La fatiga de ser uno mismo

5.2. ¿Sobrevivirá la autoestima en la cultura del vacío!

5.3. Del individualismo de la mayoría al individualismo de la singularidad

5.4. Cuando el individualismo deviene conformismo

5.5. Personalismo y autoestima

5.6. Autoestima y emancipación

5.7. Autoestima e ideales individualistas

5.8. Autoestima e individualismo de masa

5.9. El individualismo democrático

5.10. Individualismo e institucionalización de la autoestima

5.11. Autoestima, depresión y Psicofarmacología

5.12. La autoestima y el conocimiento de la naturaleza humana

6. En busca de la autoestima perdida

6.1. Introducción

6.2. ¿Cómo se pierde la autoestima?

6.3. Emotivismo o racionalismo ilustrado

6.4. ¿Cómo encontrar la autoestima perdida?

6.5. Autoestima y conocimiento personal

7. La autoestima y la cuestión del origen de nuestro ser

7.1. ¿Es suficiente con satisfacer la autoestima personal?

7.2. Temporalidad y autoestima

7.3. Amnesia sobre la autoestima esencial

7.4. La autoestima y la cuestión del origen de nuestro ser

7.5. Dios y la estima personal

 

Prólogo del Libro

No es el objetivo de estas páginas recoger un conjunto de con­tenidos más o menos psicológicos acerca de la autoestima, pareci­dos a los que pudiera hallar en cualquier otro manual sobre el tema. En ellas se revisa el concepto de autoestima, así como su génesis y desarrollo, pero desde una perspectiva muy crítica y singular.

Me alegra presentar este libro. Pero ya en las primeras líneas quiero avisar que su contenido es un tanto peculiar y, desde luego, muy diverso de lo que ya constituye casi una tradición entre los expertos en autoestima. Este libro quiere ser más bien una guía de perplejos, es decir, un libro de orientación, que contribuya a repen­sar la autoestima desde una nueva perspectiva, a fin de que se haga la luz en personas confundidas y desorientadas. Aquí se pone contra las cuerdas el concepto mismo de autoestima, así como los símbolos y significados que se derivan de él o que están amenazados en la sociedad actual.

Los muchos años de docencia y de clínica del autor, le permiten afrontar algunas cuestiones relevantes que no han sido, a mi enten­der, atendidas como sería preciso en las numerosas publicaciones de las que disponemos sobre autoestima.

No hace falta detenerse en la actualidad e importancia del tema. El desenvolvimiento y desarrollo de los jóvenes, el crecimiento per­sonal, la motivación en el trabajo, la formación del ámbito afecti­vo, el enamoramiento y la madurez en la vida conyugal, la formación de expectativas y el nivel de aspiraciones de las personas dependen en gran medida de cómo se vive la autoestima.

Aquilino Polaino nos ofrece un estudio riguroso y equilibrado. No cae en la fácil exaltación de este sentimiento básico y primor­dial. Estudia su origen, el modo en que los demás pueden influir sobre él y los procedimientos para evaluarlo de manera que se pueda diferenciar de otros posibles sentimientos que nada tienen que ver con él. También considera que la autoestima (su defecto o su exceso) puede estar vinculada a trastornos psicopatológicos que, de ser modificados, contribuirían sin duda al bien de la persona.

Indaga, por último, en algunas cuestiones nucleares que están en su base: ¿de donde le viene a la persona el anhelo por ser ella misma, por ser estimada, por encontrarse en paz consigo misma?, ¿de dónde procede esa nostalgia del yo por lo que tal vez no llegó a ser, aunque lo pretendió con todas sus fuerzas?, ¿cuáles son las dificultades, y resultados con que las personas se encuentran cuando se deciden a recuperar la autoestima perdida?, ¿es posible recuperar la autoestima?, ¿hay alguna vía que parezca más aconsejable para el logro de este propósito fundamental?

La prehistoria de este libro se encuentra en los cursos imparti­dos por el autor sobre autoestima, en 1998 y 1999, en las Univer­sidades de Los Andes (Chile), Panamericana (México) y Austral (Argentina), y del diálogo con los participantes. A estos cursos le siguieron cinco vídeos sobre la estima personal, en forma de entre­vistas, que fueron editados por la Clínica de la Universidad de Navarra.

Las cuestiones allí desarrolladas fueron más amplias que las que se incluyen en esta publicación, por lo que es probable que tengamos la suerte de que a este texto siga otro -ya en preparación- que lo complete.

El libro parte de los tres supuestos siguientes:

1) que la autoestima es algo que se da sin más en las personas;

2) que la autoestima puede perderse;

3) y que hay gente que la busca, bien porque no la ha encontrado todavía o bien porque después de hallar­la, la     extravió.

Del primer supuesto se ocupan los tres primeros capítulos. Del segundo y tercer supuesto, los capítulos seis y siete. En el cuarto, se explica aquello que la autoestima no es, pero que en ocasiones puede confundirse con ella, y en el capítulo cinco se atiende a la fatiga de ser uno mismo.

A lo largo de sus páginas se han formulado algunas preguntas: ¿cómo conocerse mejor?, ¿cómo relacionar la autoestima con la estimación de los demás?, ¿cómo se percibe la autoestima?, ¿qué relación hay entre el deseo y la realidad?, ¿en qué consisten los sentimientos?, ¿cómo establecer un diálogo entre la cabeza y el corazón}, ¿en qué forma se ensamblan los valores y la estima per­sonal?, ¿cómo influyen en la autoestima los roles atribuidos al género por la sociedad?, ¿a qué se debe la fatiga de ser uno mismo?, ¿qué relación hay entre autoestima e individualismo?, ¿para qué sirve pensar?, ¿puede la educación de los sentimientos mejorar la autoestima?, ¿cuáles son las condiciones de posibilidad de una vida feliz?, ¿se puede vivir así?

Se trata de las preguntas que se han formulado a lo largo de la historia acerca del hombre.

Es preciso articular la vida íntima con la vida social, tender un puente que una la propia orilla del presente, en que nos encon­tramos, con la del pasado, en donde tal vez están asentadas y un tanto agostadas nuestras propias raíces. Esta articulación o ensamblaje precisa de la memoria, de la memoria acerca de quién es uno mismo. Sin ella la propia identidad deviene en vida frag­mentaria, los proyectos, en meras ilusiones, el azar en necesidad, la realidad, en fingimiento y simulación, y las numerosas posibi­lidades de cada persona, en mera indefensión e imposibilidad.

Al hombre contemporáneo, prisionero en la ignorancia de sí -también en lo que se refiere a la autoestima-, le es muy fácil extra­viarse en el camino de la vida. Abrumado por la masa ingente de información que recibe, azacanado por el fastidio de tantas idas y venidas al encuentro de numerosos prejuicios para su inteligencia, es lógico que se encuentre muy fatigado. Desde luego que quiere ser él mismo y, sin embargo, es apenas un prisionero ofuscado en su desorientación vital. Conoce muchas cosas, pero tal vez ignore la que es más importante y principal: su propia persona. Acaso llega a encontrarse con otras personas al calor de un diálogo que les une y les lleva a compartir la intimidad entre ellos pero, al mismo tiem­po, no es capaz de encontrarse consigo mismo, tal vez porque su persona sea una perfecta desconocida. Estas circunstancias hacen que no tenga nada de particular que la mayoría de las personas vaya en busca de la autoestima perdida. Y de eso trata este libro.

Con acierto y exactitud, el doctor Polaino nos lleva al olvida­do mundo de la intimidad. La autoestima tiene sentido; y más sentido tiene aún su búsqueda cuando ésta todavía no se ha encontrado o se ha extraviado en los vericuetos que nos introdu­cen en el laberinto que es la sociedad actual. Se trata de salir de la oscuridad y la penumbra del sótano en que hoy se encuentra la intimidad del hombre. Pero para salir de ella es preciso haber entrado. Y hay que entrar en ese recinto, opaco para los demás y para sí mismo, dispuestos a abrirse a la luz del Logos que allí resi­de, de manera que la persona encuentre la verdad (alétheia) de su vida. Y que, encontrándola, deje de ser el rehén de su propia igno­rancia, se recobre a sí mismo y pueda comunicarse a otros, con­tribuyendo a hacer una sociedad más luminosa, más libre y, desde luego, más humana.

Es muy aconsejable -muy necesario en la práctica- conocernos a nosotros mismos. Pero este conocimiento no es fácil. La perfec­ta y aislada reflexión acerca de nuestro yo no es el camino más recomendable y en modo alguno el único. La reflexión solitaria es necesaria, pero sólo ocasionalmente. Si nos excedemos en ella, puede contribuir a la propia ruina en forma de narcisismo, auto-desprecio o fatiga de ser quienes somos.

¿Cómo acercarse, entonces, al propio yo? La sugerencia del autor es clara. La inteligencia que se dirige directamente al propio conocimiento no debe trabajar en el vacío, porque se queda sin referentes, sin razones acerca de lo que es o no conveniente hacer. Es mejor la inteligencia que aprehende el propio yo mediata e indi­rectamente, porque entonces no trabaja sola, sino en un contexto habitado por las imprescindibles referencias; se aprehende el yo en lo que la persona hace, dice, siente o piensa. Pero ese pensar, sentir, decir o hacer no está descontextualizado, sino que se presenta, entonces, en una situación en que los otros están siempre presentes y hacen que la persona se sienta responsable de ellos y, por eso, res­ponsable también de sí misma.

El camino que aquí se propone es el siguiente: conocimiento per­sonal, aceptación serena de uno mismo, autoposesión y autodonación. En la práctica, sin conocimiento de sí mismo, es poco menos que imposible que la persona se acepte tal y como es. Si no nos aceptamos -también en nuestras limitaciones y defectos-, puede afirmarse que no nos poseemos. Y si no nos poseemos, ¿cómo dar­nos a los demás?, ¿cómo entregar el propio yo, operación en que consiste el amor humano?, ¿cómo amar a alguien, cómo darnos al otro si no nos pertenecemos?

Entonces, si no nos damos, ¿para qué queremos estimarnos?, ¿para qué disponer de un expediente o curriculum vítae inmaculado y excepcional -la autoestima- que no podemos compartir con nadie?, ¿podemos acaso ser felices con tan solo estimarnos a nosotros mis­mos en la soledad incomunicante e incomunicada de nuestro propio corazón aislado y solitario?

No termino sin agradecer al doctor Polaino su esfuerzo por exponer de forma asequible y sencilla en estas páginas lo que él ha aprendido con el esfuerzo de años.

José Pedro Manglano Castellary

 

 PARA LEER EL LIBRO, PINCHA AQUÍ  - Formato PDF

 PARA LEER EL LIBRO, PINCHA AQUÍ  - Formato Word

 

 

AddThis Social Bookmark Button
 

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |