Ruta: Home IDEOLOGIA DE GENERO Artículos 13. I. de G. y Poder Político Llamando a las cosas por su nombre: la izquierda sexual - Dale O'Leary

Es posible el cambio

This folder doesn't exsits.

Llamando a las cosas por su nombre: la izquierda sexual - Dale O'Leary

E-mail Imprimir PDF

Es mi firme opinión que necesitamos una nueva forma de mirar el panorama político. La opinión política se ha visto históricamente como un espectro que se mueve desde la extrema izquierda - Marxistas, Socialistas -,  liberales, moderados, conservadores y luego la extrema derecha -Fascistas-. Como los asuntos culturales han ganado en importancia, se necesita un nuevo esquema para comprender la relación entre las diferentes posiciones ideológicas.

 Sugiero que se sustituya el espectro por una cuadrícula. En el cuadrante superior derecho colocaría a los conservadores, los conservadores sociales y la derecha religiosa. En la parte superior izquierda, los liberales. En el cuadrante inferior izquierdo la izquierda totalitaria que incluye a los marxistas y a los ideólogos sexuales, y en la parte inferior derecha la Derecha Totalitaria (Fascistas, Islamofascistas). Este arreglo subraya los valores compartidos por la Izquierda y Derecha Totalitarias que en la práctica no están en los finales opuestos del espectro sino que son casi indistinguibles. Esto explica la alianza impura entre la Venezuela de Chávez y el régimen Islamofascista iraní. La Izquierda Totalitaria puede revindicar el derecho de regular en nombre de los oprimidos al mismo tiempo que la Derecha Totalitaria insiste en que tiene un mandato espiritual o racial pero ninguno de las dos respeta los derechos humanos. Cuando ambas están en el poder, utilizan la fuerza para imponer su voluntad sobre los demás.

 Los ideólogos sexuales de la izquierda –los defensores del aborto, feministas radicales, promotores del control de población, la fundación internacional del Sida, ACLU y los que empujan a una educación del preservativo para niños- intentan presentarse como liberales clásicos. Aunque utilizan el lenguaje de los “derechos”, creen que sólo los oprimidos tienen derechos y que sólo ellos saben lo que es mejor para los oprimidos. Como los de la izquierda política, los activistas sexuales de la izquierda no respetan el proceso democrático. Utilizarán cualquier medio disponible para socavar la voluntad de la gente, subvertir cualquier institución, pisotear las protecciones legales y cuando les convenga, engañar. Una vez en el poder ya sea en el gobierno, en asociaciones profesionales o en instituciones de educación, sistemáticamente expulsarán a cualquiera que no sea de su ideología.

 Al no comprender bien estos riesgos, los liberales clásicos les abrieron las puertas a los ideólogos sexuales y políticos totalitarios de izquierdas y luego se vieron sorprendidos de encontrarse ellos mismos marginados dentro de sus propios partidos e instituciones. Cuando los liberales clásicos alzaron la voz contra estos usurpadores del poder y defendieron los valores liberales clásicos, se quedaron asombrados al ser acusados de ser conservadores. Con el debilitamiento del liberalismo clásico, la batalla está ahora entre la izquierda totalitaria y los conservadores sociales.

 

AddThis Social Bookmark Button
 

Encuesta

¿Crees que la ONU es una institución clave en la estrategia de imposición de la Ideología de Género?
 

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |