Ruta: Home IDEOLOGIA DE GENERO Artículos 19. Respuesta a la Ideología de Género Curso: Nuevo Feminismo - Norma Peschard

Es posible el cambio

This folder doesn't exsits.

Curso: Nuevo Feminismo - Norma Peschard

E-mail Imprimir PDF

Nuevo Feminismo

 

Curso para aclarar las ideas sobre cuál es, esencialmente, el feminismo cristiano y la misión insustituible que la mujer tiene que desempeñar en el mundo de hoy.

 

Norma Peschard

 

 

Objetivos:

 

  1. Aclarar a las participantes las ideas sobre cuál es, esencialmente, el feminismo cristiano y la misión insustituible que la mujer tiene que desempeñar en el mundo de hoy.
  2. Motivar al auditorio a difundir, por todos los medios posibles, estos conceptos, de forma que cada participante se convierta en difusora espontáneo de estas ideas.

 

Temática:

1. Introducción

a. Una mirada a nuestro mundo.

b. ¿Cómo es la mujer que el siglo XX nos dejó en herencia

2. Ideología de género

a. Cómo surge

b. Feminismo de género

c. Interpretación del término "Género" por la Sta. Sede

Ejercicio: Memorizar la definición dada por la Sta. Sede sobre el término "Género".

3. Peligros y amenazas de la perspectiva de género

a. A favor o en contra de la Naturaleza

b. Primer blanco: la familia

c. Mujer: pérdida de identidad, pérdida de lo esencial

d. Salud y derechos reproductivos

e. Orientación sexual

d. "Cultura contra la discriminación", "Cultura de Tolerancia"

4. El verdadero feminismo cristiano

a. Dar un sí a la naturaleza

b. El genio femenino según Juan Pablo II

c. Mulieris dignitatem

Ejercicio. Leer por equipos diferentes textos del Papa sobre la mujer y exponer idea principal.

5. Conclusión

a. Cambiando de rumbo

b. Una mirada al mundo del mañana

Ejercicio: Hacerles un breve examen o cuestionario sobre lo expuesto del tema.

 

DIA 1

1. INTRODUCCIÓN

 

a. Una mirada a nuestro mundo

Iniciar presentando a modo de flash algunos acontecimientos del siglo XX,  el siglo de los mayores logros y avances de toda la historia de la humanidad.

Hacer notar que también en este siglo, se han sufrido las tragedias más grandes de la historia: las guerras mundiales, los índices más altos de drogadicción, de alcoholismo, de suicidios y de depresiones de toda la historia.

En el siglo XX destaca de manera especial la figura de la mujer.

Hacer ver que cuando se afecta o cambia cualquier aspecto de la vida y la sociedad, se afecta y cambia a la mujer; y en sentido opuesto, cuando se cambia o afecta a la mujer, se ve a afectada la sociedad. Quizá antes no se reconocía la importante participación de la mujer en todos los campos de la sociedad. Hoy reconocemos que siempre ha estado insertada en todos los ámbitos y, por eso, cuando el siglo XX sufre tantas mutaciones, los sufre también ella. En algunos aspectos ha sido para bien; en otros, no.

El siglo XX ha sido el siglo de los avances tecnológicos, el siglo de las guerras, el siglo de la droga y el siglo de la mujer. Como una prueba de ello, podemos ver las palabras o los temas más manejados en las conferencias internacionales, y la mayoría tienen una relación directa con la mujer: libertad, derechos, salud reproductiva, aborto, familia...

Kofi Annan (Secretario General de las Naciones Unidas) afirmó hace poco: "No puedo imaginarme una sola cuestión de las Naciones Unidas que no guarde relación con la mujer".

Planteamiento de los logros de la mujer hasta hoy

Durante buena parte de la historia del mundo y de las sociedades, la mujer fue considerada como inferior al hombre, con menor inteligencia y dignidad. En el mundo antiguo, la discriminación de la mujer llegó hasta límites que ahora nos resultan difíciles de imaginar. Lo vemos en algunos ejemplos:

Las religiones orientales llegaban a negarle la naturaleza humana, atribuyéndole la animal. El culto de Mithra, que señoreó en todo el imperio romano en los comienzos de la difusión del cristianismo, excluía radicalmente a las mujeres.

Sócrates las ignoraba completamente. Platón no encuentra sitio para ellas en la organización social e, incluso, la considera inferior a los hombres en el aspecto sexual. Aristóteles considera que es "defectuosa e incompleta por naturaleza".

Según Eurípides, es el "peor de los males". Pitágoras también tiene algo que decir: "La mujer fue creada del principio negativo que generó también el caos y las tinieblas, mientras que el varón surge del principio bueno que generó la luz y el orden".

"Si no fuera por las mujeres -escribe Cicerón- los hombres conversarían con los dioses..."

Se la consideraba necesaria para la procreación y las tareas domésticas, pero no se contaba con ella para el gobierno, la organización de la sociedad, etc. Hubo sus excepciones en algunos momentos y en algunas culturas, como lo fueron Cleopatra, la Reina Isabel de Castilla, Juana de Arco... pero excepciones, al fin y al cabo.

Cada siglo de la historia se ha ido caracterizando por una corriente que, significa que todas las realidades que se acerquen a esa corriente tienen valor y todas las acciones que vayan contra ella, se verán como algo negativo. Así, por ejemplo, podríamos decir que el siglo XVI fue el siglo de "la fe": todo lo que se alejara del contexto religioso era mal visto. El famoso siglo XVIII fue el siglo de "la razón", en el que sólo tenía valor lo racional, lo comprobable científicamente. Y podríamos decir que el siglo XX ha sido el siglo de "la libertad". Todos hemos constatado que cualquier concepto que suene a límites y censura es considerado como negativo y, en cambio, todo lo que nos hable de libertad, derechos, independencia, autosuficiencia... nos parece atractivo.

Es en este escenario del s. XX en el que la mujer ha alcanzado sus más grandes logros:

  • cuenta con el derecho a la educación
  • al trabajo
  • a elegir a sus propios gobernantes
  • en muchos casos, los puestos de gobierno son ocupados por mujeres
  • ha ganado el derecho a expresarse y ser escuchada por la sociedad
  • el derecho a gobernar sobre su sexualidad, aunque implique ir en contra de su propia naturaleza.

¿Por qué, entonces, si se ha liberado de tantas opresiones, sigue aún insatisfecha reclamando su libertad? Es verdad que ha alcanzado grandes victorias; sin embargo, muchos de los pasos dados para esta supuesta liberación la han llevado, en ocasiones, a una mayor esclavitud.

¿De qué tiene que liberarse la mujer? ¿Tiene nuevos opresores en el siglo de la libertad?

Además de liberarse de la discriminación en el campo del trabajo, de la educación, de la cultura, de la técnica... se le plantea el reto de liberarse de su propia naturaleza y de la estructura de la familia en la que siempre ha estado insertada. Pero, ¿puede liberarse de su naturaleza sin sufrir las consecuencias fatales que eso conlleva? ¿Es la familia una jaula para la mujer o es, más bien, uno de los marcos de realización más plenos en su vida privada? Al destruir uno de los ladrillos, muchas veces se rompe también con el edificio que, durante siglos, se había conseguido edificar.

Constatamos que para muchas mujeres, la familia se ha convertido en una opresión, porque no permite la "libertad" en el mundo del trabajo. Pero para otras, la presión social que ejerce el eslogan "sólo en el trabajo te realizas" es la verdadera causa de su opresión, ¿no es así?

Para otras mujeres el opresor es el varón que, dentro de la familia, la domina sexualmente; y para liberarse, han optado por el divorcio, las uniones de hecho, la homosexualidad, las medidas antinatalistas y la promoción del sexo a todos los niveles. Pero, ¿no convierte esto a la mujer en una esclava al servicio de más de un varón, quien tendrá cada vez menor responsabilidad delante de ella?

Estamos delante de una mujer insertada en todas las esferas de la vida de nuestra sociedad, pero aún no se siente satisfecha y realmente libre. Una mujer que aún no sabe quién es y hacia dónde debe dirigirse en el nuevo milenio.

¿Hacia dónde se proyecta la mujer en el nuevo milenio? Es necesario definir quién es la mujer y cuál es su esencia, de la que no puede liberarse sin sufrir ella misma las consecuencias.

En este curso se busca dar respuesta a estos interrogantes de la mujer.

b. ¿Cómo es la mujer que el siglo XX nos dejó en herencia?

Se nos presenta una gama tan variada de mujeres que va desde la totalmente liberada hasta la totalmente esclavizada.

¿Cuáles son las ideas que causan mayor confusión y por qué?

Expongo sólo algunas de ellas, quizás las más difundidas:

  • La maternidad como opuesta a la verdadera y plena realización de la mujer.
  • Eliminar las ataduras de las responsabilidades con otros para ser realmente libres y felices.
  • La realización la encontrará la mujer en la imitación absoluta del varón y liberándose de jerarquías autoritarias...
  • La felicidad la podemos encontrar en el uso de la sexualidad "libre de todo riesgo y de toda norma".

¿Por qué estas ideas confunden?

Porque parten de una necesidad real que todos los seres humanos tenemos (necesidad de realización, de alcanzar la felicidad), pero dan un solo medio para lograrlo, como si fuera imprescindible, y la realidad demuestra que no siempre es así. Se tiende a absolutizar. Vamos a explicarlo un poco más despacio.

¿CÓMO SE HAN EXTENDIDO ESTAS IDEAS?

  • Oposición de términos: maternidad versus realización; libertad versus hijos; trabajo versus familia; opresión versus anticoncepción.

 

  • Manipulación del lenguaje: "la familia" esclaviza a la mujer; la "sexualidad" es igual a derecho de ejercerla libre de toda restricción; "feto" es un producto del cual se puede disponer; "paternidad responsable" igual a anticoncepción. Van transformando palabras, para todos conocidas, en conceptos que comprenden realidades fuera de lo que el público general maneja. Un ejemplo claro: GÉNERO.

 

  • Radicalización de opositores: quienes se oponen a estas ideas son considerados extremistas, opresores de la mujer, intolerantes, etc. Lo "único razonable" es la aceptación total de todo lo que ellos dicen y afirman como cierto. Así, han iniciado campañas de desprestigio de organizaciones, personas e instituciones que se oponen a ellos sin permitirles siquiera demostrar sus argumentos.

 

  • Divinización de conceptos que a ellos les sirven: "cada quien tiene su verdad", "los jóvenes y la sexualidad", "libertad sin límites", etc. Las palabras claves son libertad y tolerancia. Y han modificado estos conceptos. Libertad es capacidad de elegir, optando por el bien (una persona que opta por el mal, o está equivocada y cree optar por un bien, o está loca). Han reducido el término libertad a "capacidad de elegir". Tolerancia es la aceptación y el respeto por las diferencias, mientras no signifique daño a otros o al bien común. Para ellos, es aceptación y respeto de todo, pero ellos no se consideran "intolerantes" cuando atacan e insultan a un político o a una madre de familia que piden eliminar la pornografía de la TV en los horarios en que la ven los niños.

 

  • Atacar y debilitar por otras vías a instituciones y grupos que se les opongan.

 

  • Este desprestigio se ha extendido gravemente a una institución milenaria: La familia y la autoridad paterna. Con la idea de que son retrógrados, que no comprenden a las nuevas generaciones, que no tienen "derecho" a inmiscuirse en la vida de los hijos, los padres hoy no pueden estar junto a sus hijos, velar por lo que aprenden y reciben, ser ellos quienes los formen en los valores, en el uso de su sexualidad, en la afectividad, etc. La autoridad paterna está claramente desprestigiada y el resultado son generaciones perdidas, sin una guía ni un camino delimitado y seguro que seguir hasta completar su proceso de maduración.

  •  "Dialogar" para obtener concesiones.

 

  • Presentación de modelos: todos los modelos que se les presentan hoy a los jóvenes y a la sociedad, en general, difunden y defienden estos conceptos e ideas, y hacen que parezcan absolutamente normales.

 

¿POR QUÉ MEDIOS NOS HAN HECHO CREER QUE ESTO ES LA VERDADERA MUJER?

 

  • Algunos organismos internacionales.
  • Leyes nacionales e internacionales:
  • Medios de comunicación.
  • Modelos presentados
  • Publicidad.
  • Material educativo.

CONCLUSIÓN

 

DESPUÉS DE ANALIZAR, DISCUTIR, COMENTAR: ¿PODEMOS DECIR QUE ESTAMOS DE ACUERDO CON ESTAS IDEAS SOBRE LA MUJER QUE NOS DEJÓ EN HERENCIA EL SIGLO XX? SI NO ESTAMOS DE ACUERDO CON ESTO, ENTONCES, ¿CUÁL ES LA VERDADERA IMAGEN DE LA MUJER? ¿QUIÉN ES LA MUJER?

 

DIA 2

2. IDEOLOGÍA DE GÉNERO

 

a. Cómo surge

Se ha escuchado durante estos últimos años la expresión "género" y muchos se imaginan que es solo otra manera de referirse a la división de la humanidad en dos sexos, pero detrás del uso de esta palabra se esconde toda una ideología que busca precisamente hacer salir el pensamiento de los seres humanos de esta estructura bipolar.

Los proponentes de esta ideología quieren afirmar que las diferencias entre el varón y la mujer, fuera de las obvias diferencias anatómicas, no corresponden a una naturaleza fija que haga a unos seres humanos varones y a otros mujeres. Piensan más bien que las diferencias de manera de pensar, obrar y valorarse a sí mismos son el producto de la cultura de un país y de una época determinados, que les asigna a cada grupo de personas una serie de características que se explican por las conveniencias de las estructuras sociales de dicha sociedad.

Quieren rebelarse contra esto y dejar a la libertad de cada cual el tipo de "género" al que quieren pertenecer, todos igualmente válidos. Esto hace que hombres y mujeres heterosexuales, los homosexuales y las lesbianas, y los bisexuales sean simplemente modos de comportamiento sexual producto de la elección de cada persona, libertad que todos los demás deben respetar.

No se necesita mucha reflexión para darse cuenta de lo revolucionaria que es esta posición, y de las consecuencias que tiene la negación de que haya una naturaleza dada a cada uno de los seres humanos por su capital genético. Se diluye la diferencia entre los sexos como algo convencionalmente atribuido por la sociedad, y cada uno puede "inventarse" a sí mismo.

Toda la moral queda librada a la decisión del individuo y desaparece la diferencia entre lo permitido y lo prohibido en esta materia. Las consecuencias religiosas son también obvias. Es conveniente que el público en general se dé clara cuenta de lo que todo esto significa, pues los proponentes de esta ideología usan sistemáticamente un lenguaje equívoco para poder infiltrarse más fácilmente en el ambiente, mientras habitúan a las personas a pensar como ellos.

"El género es una construcción cultural; por consiguiente no es ni resultado causal del sexo ni tan aparentemente fijo como el sexo... Al teorizar que el género es una construcción radicalmente independiente del sexo, el género mismo viene a ser un artificio libre de ataduras; en consecuencia hombre y masculino podrían significar tanto un cuerpo femenino como uno masculino; mujer y femenino, tanto un cuerpo masculino como uno femenino".

La IV Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer, realizada en septiembre de 1995 en Pekín, fue el escenario elegido por los promotores de la nueva perspectiva para lanzar una fuerte campaña de persuasión y difusión. Es por ello que desde dicha cumbre la "perspectiva de género" ha venido filtrándose en diferentes ámbitos no sólo de los países industrializados, sino además de los países en vías de desarrollo.

b. Feminismo de género

Pero en qué consiste el "feminismo de género" y cuál es la diferencia con el comúnmente conocido feminismo. Para comprender más a profundidad el debate en torno al "término género", vale la pena responder a esta pregunta.

El término "feministas de género" fue acuñado en primer lugar por Christina Hoff Sommers en su libro "Who Stole Feminism?" ("¿Quién se robó el Feminismo?"), con el fin de distinguir el feminismo de ideología radical surgido hacia fines de los 60's, del anterior movimiento feminista de equidad.

Aquí las palabras de Hoff Sommers:

"El feminismo de equidad es sencillamente la creencia en la igualdad legal y moral de los sexos. Una feminista de equidad quiere para la mujer lo que quiere para todos: tratamiento justo, ausencia de discriminación. Por el contrario, el feminismo del ‘género' es una ideología que pretende abarcarlo todo, según la cual la mujer norteamericana está presa en un sistema patriarcal opresivo.

La feminista de equidad opina que las cosas han mejorado mucho para la mujer; la feminista del ‘género' a menudo piensa que han empeorado. Ven señales de patriarcado por dondequiera y piensan que la situación se pondrá peor. Pero esto carece de base en la realidad norteamericana. Las cosas nunca han estado mejores para la mujer que hoy conforma 55% del estudiantado universitario, mientras que la brecha salarial continúa cerrándose" .

Al parecer, este "feminismo de género" tuvo una fuerte presencia en la Cumbre de Pekín. Durante todas las jornadas de trabajo, aquellas mujeres que se identificaron como feministas abogaron persistentemente por incluir la "perspectiva del género" en el texto, por la definición de "género" como ‘roles socialmente construidos' y por el uso de "género" en sustitución de ‘mujer' o de masculino y femenino.

De hecho todas las personas familiarizadas con los objetivos del "feminismo de género", reconocieron inmediatamente la conexión entre la mencionada ideología y el borrador del "Programa de Acción" del 27 de febrero que incluía propuestas aparentemente inocentes y términos particularmente ambiguos.

c. Interpretación del término "Género" por la Sta. Sede

DECLARACIÓN DE LA INTERPRETACIÓN DEL TÉRMINO "GÉNERO" SEGÚN LA DELEGACIÓN DE LA SANTA SEDE

Aceptando que la palabra "género" en este documento se deberá entender de acuerdo al uso ordinario dentro del contexto de las Naciones Unidas, la Santa Sede se asocia con el significado común de la palabra en los lenguajes en los que exista.

El término "género" es entendido por la Santa Sede como fundado en la identidad biológica sexual, masculino o femenino. Incluso la "Plataforma para la Acción" misma (cf. N. 193.c) claramente utiliza el término "ambos géneros". La Santa Sede, por lo tanto excluye interpretaciones dudosas basadas en visiones mundiales que insinúan que la identidad sexual puede adaptarse indefinidamente para adecuarse a propósitos nuevos y diferentes.

También se disocia de la noción biológico determinista que dice que todos los roles y relaciones de los dos sexos están fijas en un patrón único y estático.

El Papa Juan Pablo insiste en la diferencia y complementariedad de hombres y mujeres. Al mismo tiempo, él ha aplaudido el hecho de que las mujeres asuman nuevos roles, ha enfatizado el grado en el cual el condicionamiento cultural ha sido un obstáculo para el progreso femenino y ha exhortado a los hombres para que ayuden en "el gran proceso de la liberación femenina" (Carta a la Mujer , 6)

En su reciente Carta a la Mujer, el Papa explica la anuente visión de la Iglesia de la siguiente manera:

"Uno puede también apreciar que la presencia de una cierta diversidad en los roles es en ninguna manera perjudicial para las mujeres, siempre y cuando esta diversidad no sea el resultado de una imposición arbitraria, sino más bien una expresión de lo que es específico a ser hombre o mujer".

            Beijing, Septiembre 15, 1995.

 

Ejercicio: Memorizar la definición dada por la Santa. Sede sobre el término "Género".

 

DIA 3

3. PELIGROS Y AMENAZAS DE LA PERSPECTIVA DE GÉNERO

 

a. A favor o en contra de la Naturaleza

El sol irradia luz y calor y, gracias a ello, puede darse la vida en nuestro planeta. Si el sol dejara de cumplir su función de irradiar luz y calor, ya no sería una estrella, sería un asteroide o simplemente un trozo de materia inerte; al carecer de la esencia de una estrella (irradiar luz y calor), no es estrella.

Cada cosa se realiza en la medida en que cumple el fin de su naturaleza

El sol se realiza como estrella en cuanto que cumple su fin. Si, por ejemplo, supusiéramos que tiene voluntad propia y él decidiera irradiar menos luz, diríamos que sigue siendo estrella, pero que es más pequeña. No se realiza tan plenamente, ya que cumple en menos escala su función.

Sigamos fijando la atención en la naturaleza que nos rodea. Es increíble el orden que reina en ella. Todo está en su sitio y tiene un lugar específico, desde el movimiento de los planetas hasta la maravilla microscópica de la fotosíntesis. Se trata de un cosmos ordenado. Todo movimiento se realiza en orden a un fin, no es un mero movimiento azaroso. Cuanto sucede, sucede por algo, tiene una causa. Las sales minerales alimentan el castaño, las flores del castaño producen su fruto, el fruto alimenta a los roedores, los roedores alimentan a los depredadores, los depredadores... Seguramente esto les recuerda a una de sus lecciones del colegio.

Repetimos, pues, que todo tiene un fin. Ese fin orienta y determina la naturaleza de cada cosa. Volvamos a los animales: si la misión de la abeja es llevar el polen de una flor a otra, la naturaleza la ha dotado de los órganos y características necesarias para hacerlo. El fin es, entonces, la causa de estas características específicas.

Traslademos estas ideas primeras al campo del ser humano. Él también tiene una naturaleza. Por tanto, nos interesa mucho reflexionar en la naturaleza del ser humano. Si descubrimos qué nos dice y actuamos conforme a ella, estaremos acertando con el camino de la realización y de la plenitud humana. Es como cuando un médico lee la composición de un medicamento: enseguida sabe decir para qué sirve y cómo utilizarlo. Hoy vamos a "leer la composición" del hombre y de la mujer, y sacaremos las consecuencias necesarias. ¿Son iguales?, ¿son idénticos?, ¿sus diferencias son accidentales o sustanciales, cuantitativas o cualitativas?

 

b. Primer blanco: LA FAMILIA

"El final de la familia biológica eliminará también la necesidad de la represión sexual.

La homosexualidad masculina, el lesbianismo y las relaciones sexuales extramaritales ya no se verán en la forma liberal como opciones alternas, fuera del alcance de la regulación estatal... en vez de esto, hasta las categorías de homosexualidad y heterosexualidad serán abandonadas: la misma ‘institución de las relaciones sexuales', en que hombre y mujer desempeñan un rol bien definido, desaparecerá.

La humanidad podría revertir finalmente a su sexualidad polimorfamente perversa natural".

Estas palabras revelan claramente la hostilidad de las "feministas del género" frente a la familia.

"La igualdad feminista radical significa, no simplemente igualdad bajo la ley y ni siquiera igual satisfacción de necesidades básicas, sino más bien que las mujeres -al igual que los hombres- no tengan que dar a luz... La destrucción de la familia biológica que Freud jamas visualizó, permitirá la emergencia de mujeres y hombres nuevos, diferentes de cuantos han existido anteriormente"

 

Al parecer, la principal razón del rechazo feminista a la familia es que para ellas esta institución básica de la sociedad "crea y apoya el sistema de clases sexo/género". Así lo explica Christine Riddiough, colaboradora de la revista publicada por la institución internacional anti-vida Catholics for a Free Choice" ("Católicas por el derecho a elegir"):

"La familia nos da las primeras lecciones de ideología de clase dominante y también le imparte legitimidad a otras instituciones de la sociedad civil.

Nuestras familias son las que nos enseñan primero la religión, a ser buenos ciudadanos... tan completa es la hegemonía de la clase dominante en la familia, que se nos enseña que ésta encarna el orden natural de las cosas.

Se basa en particular en una relación entre el hombre y la mujer que reprime la sexualidad, especialmente la sexualidad de la mujer"

Para quienes tienen una visión marxista de las diferencias de clases como causa de los problemas, ‘diferente' es siempre ‘desigual' y ‘desigual ‘ siempre es ‘opresor'.

En este sentido, las "feministas de género" consideran que cuando la mujer cuida a sus hijos en el hogar y el esposo trabaja fuera de casa, las responsabilidades son diferentes y por tanto no igualitarias.

Entonces ven esta ‘desigualdad' en el hogar como causa de ‘desigualdad' en la vida pública, ya que la mujer, cuyo interés primario es el hogar, no siempre tiene el tiempo y la energía para dedicarse a la vida pública. Por ello afirman: "Pensamos que ninguna mujer debería tener esta opción.

No debería autorizarse a ninguna mujer a quedarse en casa para cuidar a sus hijos. La sociedad debe ser totalmente diferente. Las mujeres no deben tener esa opción, porque si esa opción existe, demasiadas mujeres decidirán por ella"

Este ataque declarado contra la familia, sin embargo, contrasta notablemente con la Declaración Universal de los Derechos Humanos promulgada, como es sabido, por la ONU en 1948.

En el artículo 16 de la misma, las Naciones Unidas defienden enfáticamente a la familia y al matrimonio:

  1. Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia; y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.
  2. Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el matrimonio.
  3. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.

El Papa Juan Pablo II, por su parte, tiempo antes de la Conferencia de Pekín, ya había insistido en señalar la estrecha relación entre la mujer y la familia.

Durante el encuentro que sostuvo con Gertrude Mongella, Secretaria General de la Conferencia de la Mujer, previo a la cumbre mundial, dijo:

"No hay respuesta a los temas sobre la mujer, que pueda pasar por alto la función de la mujer en la familia.... Para respetar este orden natural, es necesario hacer frente a la concepción errada de que la función de la maternidad es opresiva para la mujer".

Lamentablemente, la propuesta del Consejo Europeo para la Plataforma de Acción de Pekín fue completamente ajena a las orientaciones del Santo Padre.

"Ya es hora de dejar en claro que los estereotipos de géneros son anticuados: los hombres ya no son únicamente los machos que sostienen la familia ni las mujeres sólo esposas y madres. No debe subestimarse la influencia psicológica negativa de mostrar estereotipos femeninos"

 

c. Mujer: pérdida de identidad, pérdida de lo esencial

d. Salud y derechos reproductivos

En la misma línea, las "feministas de género" incluyen como parte esencial de su agenda la promoción de la "libre elección" en asuntos de reproducción y de estilo de vida. Para ellas "libre elección de reproducción" es la expresión clave para referirse al aborto a solicitud; mientras que "estilo de vida" apunta a promover la homosexualidad, el lesbianismo y toda otra forma de sexualidad fuera del matrimonio.

Así, por ejemplo, los representantes del Consejo Europeo en Pekín lanzaron la siguiente propuesta:

"Deben escucharse las voces de mujeres jóvenes, ya que la vida sexual no gira sólo alrededor del matrimonio. Esto lleva al aspecto del derecho a ser diferente, ya sea en términos de estilo de vida -la elección de vivir en familia o sola, con o sin hijos- o de preferencias sexuales. Deben reconocerse los derechos reproductivos de la mujer lesbiana"

 

Estos "derechos" de las lesbianas, incluirían también el "derecho" de las parejas lesbianas a concebir hijos a través de la inseminación artificial, y de adoptar legalmente a los hijos de sus compañeras.

Pero los defensores del "género" no sólo proponen este tipo de aberraciones sino que además defienden el "derecho a la salud" que, en honor a la verdad, se aleja por completo de la verdadera salud del ser humano.

En efecto, ignorando el derecho de todo ser humano a la vida, estos proponen el derecho a la salud, que incluye el derecho a la salud sexual y reproductiva. Paradójicamente, esta "salud reproductiva" incluye el aborto y por tanto, la "muerte" de seres humanos no nacidos.

Así, los "nuevos derechos" propuestos por las "feministas de género", no se reducen simplemente a los derechos de "salud reproductiva" que como hemos mencionado ya, promueven el aborto de un ser humano no nacido, sino que además exigen el "derecho" a determinar la propia identidad sexual.

En un volante que circuló durante la Conferencia de Pekín, la ONG International Gay and Lesbian Human Rights Commission (Comisión Internacional de los Derechos Humanos de Homosexuales y Lesbianas) exigió este derecho en los siguientes términos:

"Nosotros, los abajo firmantes, hacemos un llamado a los Estados Miembros a reconocer el derecho a determinar la propia identidad sexual; el derecho a controlar el propio cuerpo, particularmente al establecer relaciones de intimidad; y el derecho a escoger, dado el caso, cuándo y con quién engendrar y criar hijos, como elementos fundamentales de todos los derechos humanos de toda mujer, sin distinción de orientación sexual".

Esto es más preocupante aún si se toma en cuenta que para las "feministas de género" existen cinco sexos. Rebecca J. Cook, docente de Leyes en la Universidad de Toronto y redactora del aporte oficial de la ONU en Pekín, señala en la misma línea de sus compañeros de batalla, que los géneros masculino y femenino, serían una "construcción de la realidad social" que deberían ser abolidos.

Increíblemente, el documento elaborado por la feminista canadiense afirma que "los sexos ya no son dos sino cinco", y por tanto no se debería hablar de hombre y mujer, sino de "mujeres heterosexuales, mujeres homosexuales, hombres heterosexuales, hombres homosexuales y bisexuales".

La "libertad" de los propulsores del "género" para afirmar la existencia de 5 sexos, contrasta con todas las pruebas científicas existentes según las cuales, sólo hay dos opciones desde el punto de vista genético: o se es hombre o se es mujer, no hay absolutamente nada, científicamente hablando, que esté en el medio.

 

d. "Cultura contra la discriminación", "Cultura de Tolerancia"

 

DIA 4

4. EL VERDADERO FEMINISMO

 

a. Dar un sí a la naturaleza

¿Qué es un ser humano?

Persona: una sustancia individual de naturaleza racional (Boecio) Dicho de otra manera: el ser humano es un ser compuesto de espíritu y cuerpo. El espíritu se manifiesta en una inteligencia y en una voluntad que le capacita para poder amar. Y en el amor se realiza.

Aunque el objetivo de esta conferencia no es dar una clase de antropología, recordamos muy brevemente que el hombre es un ser dotado de inteligencia y voluntad. Estas facultades, que se llaman "facultades espirituales", le hacen superior al resto de los animales.

Los animales tienen un conocimiento sensible: saben que la comida es buena para ellos, que el hombre es amigo o enemigo (según el animal), etc.

También tienen instintos, que les hacen buscar una u otra cosa según sus necesidades (instinto de protección, de defensa, instinto sexual...).

Estos instintos también nos revelan que cada animal tiene un fin: es como una especie de libro de instrucciones que está dentro de ellos mismos, y lo siguen sin darse cuenta.

La razón y la voluntad humanas, sin embargo, superan cualitativamente a las tendencias del resto de los animales.

El ser humano es el único ser libre (sólo los seres inteligentes pueden ser libres), y por tanto con capacidad de amar.

Esto le da una dignidad especial, común a hombres y mujeres.

Es la afirmación básica de la que debemos partir, lo primero que nos dice nuestra receta farmacéutica.

Recordarán que la revolución de la mujer empezó buscando afirmar que mujer y hombre eran iguales, que las mujeres debían ejercer el derecho a elegir el gobierno de su país; que las jóvenes debían ser admitidas a las universidades como sus coetáneos masculinos; que la violencia contra las mujeres no debía seguir silenciándose o consintiéndose.

En eso, todos estamos de acuerdo. Hombre y mujer son iguales porque ambos comparten una misma naturaleza humana.

Si, por un fenómeno extraño, el mundo quedara sólo poblado de hombres, sin ninguna mujer, diríamos que el género humano ha sido mutilado, ¿no es cierto? Faltaría un elemento esencial para hablar de humanidad.

Lo mismo dígase si sólo quedaran mujeres. No hay hombre sin mujer, ni mujer sin hombre. Si esto es así, ha de haber algún rasgo fundamental que los diferencie. ¿Cuál es?

Volvamos de nuevo a nuestra observación: ¿hay algo que sea exclusivo del hombre o de la mujer? La mujer tiende a ser más afectiva, pero esto no es una norma infalible.

El hombre es más objetivo, pero tampoco es algo fijo. ¿Sucede lo mismo con todos los rasgos típicamente femeninos o masculinos?... (Esto es lo que afirman las feministas del género: que las diferencias entre hombre y mujer son secundarias, fruto de estereotipos aprendidos).

Si reflexionamos un poco, encontramos una dimensión a la que hombre y mujer no pueden renunciar. Es un aspecto sin el cuál no sólo dejarían de ser lo que son, sino que desaparecería la especie humana: se trata de la maternidad y la paternidad.

Si hombre y mujer no colaboran en esto, el género humano desaparece. Por tanto, ha de tratarse de algo fundamental que marca toda su naturaleza.

Del mismo modo que el sol deja de ser estrella si no da luz y calor, la especie humana desaparece si hombre y mujer no colaboran en su tarea común como padres y madres.

¿Qué significa esto? NO significa que todo hombre y todo mujer necesariamente deba ser padre o madre (hay otros caminos en la vida como la soltería, la vida religiosa, etc), pero SÍ significa que la naturaleza humana, en general, está impregnada de esta orientación básica.

Y, al igual que la abeja recibe sus características de su fin específico, hombre y mujer tienen unas características propias de acuerdo con el fin común de dar y acoger la vida por amor. ¿Qué quiere decir?

Las cualidades específicas del hombre tienen sentido desde su orientación natural como padre, y lo mismo las de la mujer. Aunque no tengan hijos físicamente, ambos están orientados a la paternidad o a la maternidad como un rasgo esencial de su propia naturaleza; y, en función de este fin, reciben sus características específicas. Por eso, siendo iguales en dignidad, afirmamos que son diversos.

No se trata, por tanto, de estereotipos. Hay muchos rasgos que pueden educarse, pero la orientación esencial y sus características propias permanecen siempre. Permean el físico, la psicología y las facultades superiores de la persona humana: inteligencia y voluntad. El ser humano, por tanto, existe como hombre o como mujer. Es el primer dato que nos ofrece nuestra naturaleza.

 

b. El genio femenino según Juan Pablo II

  • Nn. 57 y 58 de Vita Consecrata. Comentarlo
  • N. 46 de Redemptoris Mater
  • Comentar carta del Papa a las mujeres.

 

c. Mulieris dignitatem

Exponer la vocación de la mujer como el icono de tres caras: Toda mujer llamada a ser Virgen, Esposa y Madre en el amor (VI, VII y VIII).

Ejercicio. Leer por equipos diferentes textos del Papa sobre la mujer y exponer idea principal.

 

DIA 5

5. CONCLUSIÓN

Cambiando de rumbo

La Historia demuestra que los acontecimientos que la jalonan se debieron a unas ideas previas: las ideas de la ilustración de igualdad, libertad y fraternidad ocasionaron la Revolución Francesa; las ideas de Marx ocasionaron la revolución soviética y la dominación comunista en más de 60 países durante casi 70 años. Las ideas pueden resultar peligrosas porque pueden convertirse en realidad. "Las ideas mueven el mundo"

Vemos, pues, la conexión entre las ideas y los hechos, entre los pensamientos y sus consecuencias. Está también claro que a mayor promoción de las ideas, mayor será el alcance de los efectos y la rapidez con la cual aparecen. Idea-acción-efecto. Desgraciadamente, ha funcionado así en el caso de las ideas que confunden a la mujer. Ahora bien, ¿no se podría llegar al efecto contrario siguiendo los mismos pasos? ¿No sería posible introducir otra fase de la sociedad a través de una difusión de las ideas positivas del verdadero feminismo?

La pregunta que ahora les puede surgir es: ¿qué podemos hacer nosotros? Las ideas en el aire, en el aire se quedan si no se bajan a acciones concretas.

Una forma de traducir las ideas en realidades sociales y culturales es simplemente transmitirlas a otras personas de modo convincente. Aquí les presento unas sugerencias.

  • Reacción en cadena
  • Unir fuerzas
  • Convencer a quienes puedan influir

Otro modo de hacer que el feminismo positivo llegue a ser parte de la opinión pública puede ser a través de personas que por su carrera tengan amplios radios de influencia.

  • Podemos mencionar a los que influyen en los medios de comunicación social (periodistas, reporteros, comentadores, cinematógrafos, escritores de guiones de televisión o de películas, personas que trabajan en el área de la publicidad, entre otras profesiones).
  • Líderes de opinión y modelos públicos: políticos, abogados, periodistas, cantantes, artistas, deportistas.
  • Comunicadores cotidianos
  • Al hablar de las personas que pueden transmitir efectivamente las ideas positivas que queremos promover, no podemos dejar de mencionar a quienes se entregan a la tarea de guiar y educar a niños, jóvenes.

 

Una mirada al mundo del mañana

La mujer se sitúa en el centro de todas las polémicas, en el eje mismo de la revolución cultural que quiere transformar a Occidente. La mujer no es el fin de esta revolución, es su excusa; no es la causa, es la herramienta.

La mujer es el corazón de una guerra ideológica sin parangón en nuestra historia. Recordemos someramente algunas características de esta revolución:

  • Es una revolución universal: toca todas las zonas geográficas y todos los valores que han conformado nuestra cultura. Nada ni nadie se salva. Lo que está en juego no es una evolución de la familia, es la desaparición total de este concepto y la creación de uno totalmente nuevo. No se debate la forma en que hombres y mujeres deben relacionarse: el punto está en si debe seguir considerándose que son realmente distintos el uno del otro.

  • Es una revolución radical: no se plantea un cambio de lo que existe, sino una abolición absoluta de las estructuras fundamentales de la cultura tradicional.

 

Ante esta realidad, concluimos que promover un nuevo feminismo nos atañe a todos. Hoy no cabe una postura neutral ante el tema de la mujer: esto significaría una postura neutral ante el mundo y ante su evolución.

¿Qué hacer? ¿Cómo empezar? Quisiera simplemente repasar algunas actitudes fundamentales.

  • Lucha contra las "tentaciones cuantitativas". Muchas veces, leer las noticias o escuchar conferencias como la de la herencia del siglo XX, nos deja en un estado de shock que raya la desesperación. Sin embargo, no debemos dejarnos avasallar por las apariencias. La batalla no está perdida. Al contrario: es el momento de una nueva primavera. A la mujer Dios le da el don de ser ESPERANZA de VIDA, de la Cultura de la vida a la que hace referencia tantas veces el Sto. Padre. La dinámica de la historia es siempre igual: crisis, más crisis, recuperación, esplendor, vuelta a la crisis... Hoy estamos tocando fondo. No cedamos ante la desesperanza. El bien es mucho, pero silencioso. Es preciso encontrarlo y hacer que se vea.

 

  • Confianza en la verdad. En esta lucha parece que el enemigo tiene todo el dinero, todos los medios, todos los periódicos, todos los puestos...; pero nosotros tenemos algo que nos pone en una situación de ventaja: la verdad. Lo que defendemos no es un interés ni una idea, ni buscamos un beneficio económico: simplemente proponemos una antropología correcta y sacamos sus consecuencias. Recordemos lo que decíamos antes de que "la naturaleza no perdona nunca". Tarde o temprano, ir contra ella pasa factura. Y, entonces, la verdad del hombre brilla y atrae con renovada fuerza. Es cuestión de tiempo.

 

  • Valorar lo pequeño. A veces creemos que si no nos nombran secretario general de las Naciones Unidas o editor en jefe de toda la prensa mundial, no podremos hacer nada productivo por la mujer. Pero no es cierto. Lo que estamos librando es una batalla cultural, y la cultura no está en la sede de la ONU. La cultura es cosa de la calle, de todos los días. Se gesta y transforma en los periódicos locales, en las peluquerías, en las asociaciones de padres. Nuestra estrategia será la de siempre: la unión hace la fuerza. Toda acción, por pequeña que sea, tiene su fruto. Todo es cuestión de ponerles el micrófono adecuado para que se oigan lo suficiente.

 

Lo que nos proponemos no es fácil ni se logrará en un periodo corto de tiempo. Que en la lucha, nos anime mirar lo trascendente de esta batalla y la conciencia de que nada hay imposible para una mujer que realmente se compromete.

Ejercicio: Hacerles un breve examen o cuestionario sobre lo expuesto del tema.

 

Material y bibliografía:

  1. Presentación power point
  2. Temario
  3. Declaración de la Sta. Sede sobre "Género".
  4. Tener mesa con textos de consulta.

 

Bibliografía y textos de apoyo:

 

1. Carta del papa a las Mujeres (29 de junio, 1995) "Genio de la mujer" #9

2. Carta Encíclica Redemptoris Mater (25 de marzo, 1987)

3. Declaración sobre la interpretación del término "Género", por la Delegación de la Santa Sede (15 de septiembre, 1995)

4. Carta Apostólica Mulieris Dignitatem (15 de agosto, 1988)

5. Vita Consecrata (nn. 57 y 58)

6. Declaración Universal de Derechos Humanos

7. Mensaje por la Jornada Mundial por la Paz (1 de enero, 1995)

8. Ángelus del 25 de junio, 1995

9. Ángelus del 21 de julio, 1995 (Vocación materna de la mujer)

10. Ángelus del 4 de agosto, 1995 (Importancia de la misión de la mujer en la Educación)

11. Ángelus del 11 de agosto, 1995 (Las mujeres, protagonistas de la cultura)

12. Ángelus del 1 de septiembre, 1995 (Contribución de las mujeres a la paz del mundo)

13. Ángelus del 1 de diciembre, 1995 ( María y el valor de la mujer)

14. Mensaje de S.S. Juan Pablo II a Gertrudis Mongella, 26 de mayo, 1995

15. Carta de S.S.Juan Pablo II a Gertrudis Mongella, Secretaria General de la Conferencia de Pekín, 2 de junio, 1995.

16. Un gran servicio a la mujer (Mary Ann Glendon, 8 de septiembre, 1995)

17. Mensaje de Sor Teresa de Calcuta a la Conferencia mundial sobre la mujer, en Pekín (septiembre, 1995)

18. Curso de UN SI A LA MUJER.

19. Género, Dale O´Leary

20. La ideología de Género, sus peligros y avances (Conferencia Episcopal Peruana)

21. Ángelus del 8 de marzo, 1998 (El papel de la mujer en la sociedad y el plan de Dios)

22. Discurso del 6 de diciembre, 1998 a las participantes del XXIV congreso del Centro italiano femenino (La riqueza de la sensibilidad femenina)

 

AddThis Social Bookmark Button
 

Encuesta

¿Crees que la ONU es una institución clave en la estrategia de imposición de la Ideología de Género?
 

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |