Ruta: Home CULTURA PRO-GAY Artículos 5. Cultura Pro Gay y Estrategia de Persecución Hay que denunciar el aspecto antidemocrático del "lobby" gay - Christian Vanneste

Es posible el cambio

JA slide show

Hay que denunciar el aspecto antidemocrático del "lobby" gay - Christian Vanneste

E-mail Imprimir PDF

Definitivamente absuelto por los tribunales, Christian Vanneste aboga en ALBA por “dar muestras de valentía y de sentido común frente al lobby gay” y enfrentarse a él en el “terreno de la verdad, la justicia y la solidaridad”, a la par que recuerda que hay motivos de esperanza, pues  “la verdad siempre acaba venciendo”.


 Todo empezó cuando, a fines de 2004, Christian Vanneste, diputado de la UMP –el partido de Nicolas Sarkozy- criticó abiertamente la ley que establecía sanciones penales contra quien tuviera “comportamientos odiosos hacia las minorías”, sin precisar de qué minorías se trataba. En dos entrevistas periodísticas declaró que la homosexualidad era “una amenaza para la supervivencia de la Humanidad” y que “era inferior a la heterosexualidad”. Desde ese momento, se desencadenó en su contra una violenta campaña de desprestigio –hasta Sarkozy se desmarcó de él- y grupos de presión gays- el sindicato nacional de las empresas gays y las asociaciones SOS Homophobe y Act Up entre otros- presentaron una querella. Tras perder en primera instancia y en apelación, el 12 de noviembre la Corte de Casación –el Tribunal Supremo francés- absolvió a Vannesste al considerar que no había traspasado los límites de la libertad de expresión.


- ¿Significa su victoria que se puede frenar al lobby gay?

- Juan Pablo II decía: “¡No tengáis miedo!”. Hay que resistir frente a un lobby poco numeroso, poco representativo de las personas que viven la homosexualidad pero estratégicamente situado en el ámbito de la comunicación. Su fuerza está basada en un dominio perfecto de la comunicación: se crea una emoción o se hace creer que existe una falsa necesidad social basada en cifras falsas, se culpabiliza a los que no muestran compasión hacia esas falsas víctimas y se aterroriza a la oposición. Hay que invertir el proceso, es decir, denunciar sus mentiras, sus manipulaciones, su aspecto antidemocrático y su oposición a los valores más simpáticos a los ojos de la mayoría como son los niños, las familias o el respeto a la naturaleza.


- Una sentencia anterior señalaba que Ud. “había manifestado su intolerancia de manera injuriosa”. Un término, el de “tolerancia”, que lleva bastante tiempo secuestrado por quienes sabemos. ¿Cuáles son los riesgos de este secuestro?

- El lobby gay y la izquierda en general utilizan sistemáticamente la desinformación y el lenguaje orwelliano, que consiste en hacer decir a las palabras lo contrario de lo que dicen. La tolerancia consiste, ante todo, en aceptar el pluralismo de las ideas y su expresión. La derecha es el lugar de la libertad y, por lo tanto, de la tolerancia. Esa es mi victoria. La izquierda del pensamiento único, de lo políticamente correcto y del terrorismo intelectual que estigmatiza, considera como anticuada, margina y ‘extremiza’ cualquier idea de la derecha es profundamente intolerante. No dudan en utilizar mi caso, en el que se ha impedido a un diputado, a un católico, expresar su opinión sobre una ley. Esa es la verdadera intolerancia.


- ¿Hay motivos para la esperanza en ese clima?

- Los motivos para la esperanza son considerables. Simplemente, hay que dar muestras de sentido común y de valentía. Participamos en la lucha del orden, a favor de la vida contra el desorden y contra la muerte. Sin embargo, como bien escribía el general De Gaulle en sus Memorias de Guerra, la vida acaba siempre venciendo: “Hombre viejo, curtido por la adversidad, pero nunca harto de acechar en la oscuridad los destellos de la esperanza”.


- ¿Qué mensajes quiere Ud. transmitir a esos millones de familias españolas sometidas a la presión permanente del lobby gay y a su propaganda masiva?

- El lobby gay atenta contra los valores esenciales de la sociedad y especialmente contra la familia. No hay que darle ni una muestra de complacencia. Hay que subrayar sus mentiras, sus incoherencias y su carácter ridículo. Sus exigencias afectan de modo particular a la identidad católica de España y se sitúan en las antípodas de los valores morales que acompañan a su imagen. Las familias tienen que movilizarse contra él, por ejemplo, negándose sistemáticamente a que el dinero público sea empleado en acciones desprovistas de interés público y a que se concedan ventajas fiscales a los que participan menos que otros en el porvenir del país. Hay que enfrentarse a ellos en el terreno de la verdad, de la justicia y de la solidaridad. 

AddThis Social Bookmark Button
Actualizado ( Sábado, 27 de Diciembre de 2008 13:36 )  

Encuesta

¿Cuál crees que es el aspecto más determinante en la creciente imposición de la Cultura Pro Gay?
 

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |