Ruta: Home SUPERAR AMS Recursos Artículos 2. Causas de la AMS Definiciones y Causas de la AMS - Richard Cohen

Es posible el cambio

JA slide show

Definiciones y Causas de la AMS - Richard Cohen

E-mail Imprimir PDF

            Durante los últimos catorce años he estado asesorando a hombres, mujeres y adolescentes que habían querido DEJAR LA HOMOSEXUALIDAD. Estoy seguro de que QUIENES QUIERAN HACER EL CAMBIO DE HOMOSEXUAL A HETEROSEXUAL PUEDEN HACERLO. Mi itinerario personal y la experiencia de los muchos hombres y mujeres a los que he tenido el privilegio de asistir apoyan mi pretensión.

Me gustaría compartir contigo lo que he llegado a descubrir en los últimos treinta años de investigación personal y profesional. Estas apreciaciones provienen de mi propio proceso de curación y se han visto confirmadas con los hallazgos y observaciones de otros terapeutas y ex homosexuales. Para mí, estos descubrimientos significaban la vida o la muerte. TOMÉ LA RESOLUCIÓN DE ENCONTRAR RESPUESTAS PORQUE SABÍA QUE DIOS NO ME HABÍA CREADO DE AQUEL MODO.

            Antes de empezar, querría dejar bien claro que NO SE TRATA DE CULPABILIZAR A NADIE. Se trata sólo de poner nombre a lo que fue sucediendo con el FIN DE CURAR Y RESTAURAR. HEMOS DE DESCUBRIR LO QUE ESTÁ OCULTO para poder así convertirnos en los CAPITANES DE NUESTRO PROPIO BARCO. Culpabilizar nunca ha curado a nadie. Pero es igualmente importante el poner la responsabilidad de las acciones de los demás sobre ellos mismos, para que no seamos nosotros los que llevemos su carga (p. e., diciendo: "Fue mi culpa").

            En las páginas que siguen usaré a menudo pronombres masculinos, pero todo lo que diga se aplica a ambos géneros, a menos que indique lo contrario.

 

1. DEFINICIONES.

 

                        "La homosexualidad no es algo relativo al sexo. En última instancia se trata del rechazo y de la toma de distancia respecto de uno mismo, de los demás y de la propia identidad de género de uno mismo", dice Slade, un paciente cuya historia se puede leer en el capítulo 13.

            Usaré los términos homosexualidad y atracción hacia el mismo sexo de modo intercambiable. Si alguien experimenta una atracción sexual hacia su propio género, yo digo que está orientado sexualmente. El gay, hombre o mujer, es alguien que ha aceptado los deseos homosexuales y declara sentirse a gusto con esos sentimientos. La persona homosexual no gay es aquélla que no acepta esos deseos y busca CAMBIAR. Un bisexual es alguien que experimenta atracción hacia los dos géneros. Puede aceptar estos deseos o puede intentar cambiarlos.

            Yo uso el término homosexual como ADJETIVO, no como sustantivo. "Homosexual no se usa como un nombre para referirse a una persona, sino como un adjetivo que describe los pensamientos de esa persona, sus sentimientos, deseos y comportamientos"[1] .

            No creo que exista algo así como la verdadera homosexualidad. Creo que todo el que experimenta atracción hacia el mismo sexo es de forma latente un heterosexual y que simplemente se ha estancado en una fase temprana de desarrollo psicosexual. Cuando las causas se manifiestan y se curan, y cuando las necesidades insatisfechas se cumplen, se experimenta la identidad de género y se dan los deseos heterosexuales.

2. BIOLOGÍA Y GENÉTICA.

            En el anterior decenio se ha hablado mucho acerca de las predisposiciones genéticas y biológicas para la homosexualidad. Este concepto fue planteado por tres estudios. Los principales periódicos publicaron que aquellos estudios demostraban que la homosexualidad era inmutable, que había gente que nacía homosexual, que nacía gay.

            En este capítulo mencionaré los tres estudios, daré una breve crítica de cada uno de ellos y dejaré que otros científicos sociales reflexionen sobre la fiabilidad de sus hallazgos. Lo que queda muy claro es que NO HAY NINGÚN DATO CIENTÍFICO QUE APOYE LA EXISTENCIA DE UNA BASE GENÉTICA O BIOLÓGICA PARA LA ATRACCIÓN HACIA EL MISMO SEXO.

3. LOS TRES ESTUDIOS.

3.1. EL INFORME LEVAY

            El artículo "Una diferencia en la estructura del hipotálamo entre los hombres homosexuales y los heterosexuales", escrito por Simon LeVay, apareció en la revista Science en agosto de 1991. LeVay manifestaba haber encontrado un grupo de neuronas en el hipotálamo (llamadas INAH3) que parecían ser un tamaño doble en los hombres heterosexuales respecto a los homosexuales. LeVay especuló con que esta parte del hipotálamo tuviera algo que ver con la conducta sexual. Por lo tanto, concluyó, la orientación sexual está de algún modo determinada biológicamente.

BREVE CRÍTICA AL INFORME LeVay.

  • Las diecinueve personas objeto del estudio murieron de sida, y sabemos que el VIH/sida puede afectar al cerebro, provocando cambios químicos. Por lo tanto, mejor que buscar la causa de la homosexualidad, podemos estar observando algunos efectos del VIH/sida.
  • LeVay no verificó la orientación sexual de su grupo de control. "Dos de estos pacientes (ambos enfermos de sida) negaron tener actividad homosexual. Los informes de los catorce pacientes restantes no contenían información acerca de su orientación sexual; se ha asumido que todos o la mayoría son heterosexuales" [2]. No es la mejor ciencia la que "asume" cualquier cosa acerca de su objeto de estudio.
  • Tres de los diecinueve sujetos homosexuales tenían un grupo de neuronas en el hipotálamo mayor que la media del grupo heterosexual. Tres de los dieciséis pacientes heterosexuales tenían un grupo de neuronas en el hipotálamo menor que la media en el grupo homosexual. Esto significa que seis sujetos masculinos sobre treinta y cinco contradijeron su hipótesis. Por lo tanto, ESTOS RESULTADOS NO SON SIGNIFICATIVOS NI FIABLES ESTADÍSTICAMENTE.
  • No hay ninguna prueba de que este grupo de neuronas afecte a la sexualidad. El doctor Charles Socarides, profesor de Psiquiatría en el Albert Einstein Collage de Medicina en Nueva York, dijo que "el asuntote una diminuta sección del cerebro - casi submicroscópica- como elemento decidor de la elección del objeto sexual es sencillamente ridícula. Un pliegue en el cerebro no puede determinar el objeto sexual"[3].
  • El propio LeVay declaró que "es importante insistir en lo que no he encontrado. No he probado que la homosexualidad sea genética, ni he encontrado una causa genética para el ser gay. No demostré que los hombres gay nazcan así, lo cual supone el error más común a la hora de interpretar mi trabajo. Ni siquiera ubiqué un punto gay en el cerebro... como estudié cerebros adultos, ignoramos si las diferencias que encontré estaban ahí desde el nacimiento o aparecieron más tarde"[4].

 

3.2. EL INFORME BAILEY-PILLARD

            John M. Bailey y Richard Pillard publicaron un trabajo titulado "Un estudio genético de la orientación sexual masculina" en la revista Archives of general psichiatry, en diciembre de 1991. Estudiaron el predominio de la homosexualidad entre parejas de gemelos, hermanos no gemelos y hermanos adoptados, en los casos en que el otro hermano era homosexual. Descubrieron que el 52 % (veintinueve parejas de cincuenta y seis) de los casos de gemelos idénticos eran ambos homosexuales; el 22 % de los mellizos (doce parejas de cincuenta y cuatro) eran los dos homosexuales y el 11 % de las parejas de hermanos adoptivos (seis de cincuenta y siete) estaban formadas por dos homosexuales. También hallaron que en un 9 % (trece de ciento cuarenta y dos) de los casos de hermanos biológicos no gemelos eran ambos homosexuales. Los autores concluyeron, por tanto, que hay una causa genética para la homosexualidad.

 

BREVE CRÍTICA DEL INFORME BAILEY-PILLARD.

  • El fallo más llamativo está en la interpretación de los investigadores. Como cerca del 50 % de los gemelos idénticos no resultaron ser homosexuales, podemos fácilmente concluir que la genética no juega un papel determinante en su orientación sexual. Si así fuera, entonces el 100 % de los gemelos debieron ser homosexuales, ya que los gemelos idénticos tienen la misma estructura genética. Podemos por la misma razón interpretar los hallazgos para concluir que INFLUENCIAS AMBIENTALES FUERON LAS CAUSANTES DE SU HOMOSEXUALIDAD. La bióloga Anne Fausto-Stirling, de la Brown University, afirmó que "para que un estudio semejante tuviera algún valor, habría que haber estudiado a gemelos educados en distintos ambientes. Es un caso de genética mal interpretada"[5].
  • No se trata de una muestra casual, sino que los casos elegidos estaban claramente sesgados, ya que los gemelos que se presentaron voluntarios habían sido reclutados mediante anuncios en publicaciones homosexuales con exclusión de los medios generales. Por lo tanto, la probabilidad de que los sujetos fueran semejantes entre sí era mucho más elevada.
  • El doctor Simon LeVay afirmó que "de hecho, los estudios sobre gemelos (...) sugieren que (la homosexualidad) no es un rasgo que esté definido totalmente desde el nacimiento, ya que incluso los gemelos idénticos no tienen siempre la misma orientación sexual"[6].
  • El mismo doctor Bailey declaró que "algo debe de haber en las circunstancias ambientales que produzca los gemelos discordantes"[7].
  • Los investigadores no estudiaron el papel que el incesto o el abuso sexual, así como otros factores ambientales, juegan en la determinación de la atracción hacia el mismo sexo. Si hubieran descubierto que el incesto era más frecuente entre los gemelos que entre mellizos o entre hermanos de distintos partos, esto nos hubiera ayudado a explicar los diferentes índices de homosexualidad.

 

3.3. EL INFORME HAMER.

            Dean Hamer et al., del Nacional Cancer Institute, es el autor de "Un vínculo entre los indicadores de ADN en el cromosoma X y la orientación sexual masculina", publicado en julio de 1993 en la revista Science. Los medios de comunicación se encargaron de difundir que "el gen gay" había sido descubierto en este estudio. Los investigadores estudiaron cuarenta parejas de hermanos homosexuales y aventuraron que algunos casos de homosexualidad están vinculados con una región particular del cromosoma X (Xq28), heredada de la madre por el hijo homosexual. Treinta y seis parejas de hermanos compartían el mismo modelo de variación en la punta de un brazo del cromosoma. Hamer estimó que la secuencia de estos indicadores genéticos en Xq28 estaba ligada con la homosexualidad en el 64 % de los hermanos.

 

BREVE CRÍTICA DEL INFORME DE HAMER et al.

  •  El doctor Kenneth Kivington, asistente del presidente del Salk Institute, en San Diego, afirmó que "existe una evidencia masiva que muestra que LAS REDES NEUROLÓGICAS DEL CEREBRO SE AUTORECONFIGURAN EN RESPUESTA A DETERMINADAS EXPERIENCIAS. Por lo tanto, la diferencia en la estructura del cerebro homosexual puede ser el RESULTADO DE LA CONDUCTA Y DE LAS CONDICIONES AMBIENTALES"[8]
  • No existió grupo de control. Estamos ante una paupérrima metodología científica. Hamer y sus compañeros ni siquiera intentaron evaluar a hermanos heterosexuales. ¿No podría ser que los hermanos heterosexuales tuvieran los mismos indicadores genéticos?
  • No se aporta prueba que demuestre que la sección señalada del cromosoma tenga un influjo directo en la sexualidad o en la orientación sexual.
  • Uno de los compañeros de investigación de Hamer le acusó diciendo que había ocultado algunos hallazgos que invalidaban su hipótesis. El Nacional Cancer Institute abrió una investigación a Hamer[9] (hasta la fecha no han hecho público ningún resultado de esta investigación).
  • Un equipo investigador canadiense, con un proyecto de experimento semejante al de Hamer, fue incapaz de repetir los resultados del estudio de éste[10].
  • El mismo Hamer insistió en que "estos genes no son la causa de que haya personas homosexuales (...) la biología de la personalidad es mucho más complicada que eso".[11]

 

 

3.4. COMENTARIOS DE OTROS CIENTÍFICOS SOBRE ESTOS ESTUDIOS.

            "Evan S. Balaban, neurobiólogo en el Neurosciences Institute, en San Diego, señala que LA BÚSQUEDA DEL ENCLAVAMIENTO BIOLÓGICO DE COMPLEJOS RASGOS HUMANOS TIENE UNA VERGONZOSA HISTORIA RECIENTE. En los últimos años, investigadores y medios de comunicación han proclamado el "descubrimiento" de genes ligados al alcoholismo y a la enfermedad mental, así como a la homosexualidad. Como Balaban señala, NINGUNA DE ESAS PRETENSIONES SE HA VISTO CONFIRMADA"[12].

( Scientific American, noviembre de 1995)

 

            "Estudios recientes presentan factores biológicos como la base primordial de la orientación sexual. Sin embargo, EN EL MOMENTO PRESENTE NO HAY EVIDENCIA SUFICIENTE PARA FORMULAR UNA TEORÍA BIOLÓGICA, y del mismo modo no hay ninguna evidencia aplastante que apoye ninguna explicación psicológica particular. Aun cuando todo comportamiento debe tener un sustrato biológico último, el recurso a las actuales explicaciones biológicas para la orientación sexual parece derivar más de la insatisfacción que producen las actuales explicaciones psicosociales que de un sólido cuerpo de datos experimentales. LOS ESTUDIOS CRÍTICOS MUESTRAN LA EVIDENCIA DE QUE CARECEMOS DE UNA TEORÍA BIOLÓGICA. En un modelo alternativo, los rasgos temperamentales y de la personalidad interactúan con el medio familiar y social, al tiempo que la sexualidad del individuo va emergiendo"[13]

(Archives of General Psychiatry, marzo de 1993)

 

            "Informes acerca de diferencias morfológicas entre los cerebros de seres humanos con diferentes orientaciones sexuales o identidades de género han ampliado la especulación acerca de si tales comportamientos puedan ser el resultado de influjos hormonales o genéticos en las fases evolutivas del cerebro. Sin embargo, se le puede dar la vuelta a la cadena casual: LA CONDUCTA HOMOSEXUAL EN EL ADULTO PUEDE HABER CAUSADO LAS DIFERENCIAS MORFOLÓGICAS. (...) ES POSIBLE QUE LAS DIFERENCIAS EN LA CONDUCTA SEXUAL CAUSEN (MÁS QUE SEAN CAUSADAS POR) DIFERENCIAS EN LA ESTRUCTURA CEREBRAL"[14]

(Nature, octubre de 1997)

 

            "Según los análisis críticos de las teorías hormonales de la homosexualidad y el transexualismo, NO EXISTEN DATOS SÓLIDOS QUE APOYEN EL PAPEL DE LAS HORMONAS EN EL DESARROLLO DE ESTAS CONDUCTAS O IDENTIDADES ENTRE LOS HUMANOS"[15]

( Journal of Neuropsychiatry, primavera de 1993)

 

            "El mito del gen todopoderoso se basa en la mala ciencia que ignora el contexto ambiental en el que nosotros y nuestros genes existen. (...) Muchos investigadores modernos siguen creyendo que la preferencia sexual está, en alguna medida, determinada biológicamente. Basan esta creencia en el hecho de que ninguna explicación ambiental en particular puede dar razón del desarrollo de la homosexualidad. Pero esto no tiene ningún sentido. La sexualidad humana es compleja y está afectada por muchas cosas. El fracaso a la hora de encontrar una clara explicación ambiental no es sorprendente y, por supuesto, no significa que la respuesta esté en la biología. Tales estudios están condenados  a aportar ingentes cantidades de correlaciones sin significado, que serán recogidas como nuevas evidencias de la transmisión genética de la homosexualidad"[16].

(Exploding the gene myth, 1993)

 

            "En los primeros años 90 (del siglo XX) tres estudios ampliamente difundidos parecían indicar que las raíces de la homosexualidad eran genéticas, imputables a la naturaleza y no a la crianza. (...) Más de cinco años después, los datos no han sido verificados. Más aún, los investigadores señalan que el público general ha malinterpretado la "genética conductista". A DIFERENCIA DEL COLOR DE LOS OJOS, LA CONDUCTA NO SE HEREDA ESTRICTAMENTE. NECESITA SER PUESTA EN JUEGO MEDIANTE UNA EXTENUANTE COMPLEJIDAD DE FACTORES AMBIENTALES. (...) La existencia de un patrón genético entre los homosexuales no significa que la gente nazca gay, del mismo modo que los genes de la altura, presumiblemente frecuentes entre los jugadores de la NBA, tampoco indican una habilidad innata para jugar al baloncesto. (...) El biólogo Evan admite que "en gran medida estamos tan a oscuras como lo estábamos antes"[17].

(Newsweek, 17 de agosto de 1998)

 

            "LA ORIENTACIÓN SEXUAL NO CAE BAJO EL INFLUJO DIRECTO DE LOS CROMOSOMAS Y LOS GENES, y eso, aunque no está prefigurado por la hormonalización prenatal del cerebro, está influido por ella y también depende en gran medida de la SOCIALIZACIÓN POSTNATAL"[18].

(American Psichologist, abril de 1987)

 

            "Como cualquier otro estado complejo, mental y de conducta, la homosexualidad tiene muchos factores. Ni es exclusivamente biológica ni es exclusivamente psicológica, sino que resulta de una combinación difícil de cuantificar por ahora de factores genéticos, influencias intrauterinas (algunas innatas a la madre y por tanto presentes en cada embarazo, otras circunstanciales en un embarazo determinado), ambiente postnatal (tales como comportamientos de los padres, de los hermanos o culturales) y un complejo de series de elecciones repetidamente reforzadas, sucedidas en fases críticas del desarrollo"[19].

(Homosexuality and the politic of truth, 1996)

 

 

3.5. CONCLUSIONES.

 

            UNA CONDUCTA SEXUAL REPETIDA, ASI COMO LAS CONDICIONES AMBIENTALES, CAMBIAN LA ESTRUCTURA CEREBRAL Y LA QUÍMICA CORPORAL, lo que significa que las características genético-biológicas estudiadas en estos informes pueden ser el RESULTADO de la conducta homosexual más que su causa.

            TODOS ESTOS ESTUDIOS CARECEN DE CONSISTENCIA Y DE VERIFICACIÓN. Los resultados que ofrecen no son concluyentes y en el mejor de los casos son especulaciones. Simon LeVay, Richard Pillard y Dean Hamer se autoproclaman homosexuales. Por eso, yo puedo sugerir que detrás de su trabajo existe una fuerte motivación que intenta justificar sus atracciones hacia el mismo sexo.

            Si la homosexualidad es una orientación sexual normal, ¿por qué es homosexual sólo entre el 1 y el 3 % de la población y no el 50 %? ¿Por qué hay más homosexuales hombres que mujeres?

Jonson y Masters, dos norteamericanos destacados investigadores sobre la sexualidad, afirman que "LA TEORÍA GENÉTICA DE LA HOMOSEXUALIDAD HA SIDO GENERALMENTE DESCARTADA HOY EN DÍA. (...) NINGÚN CIENTÍFICO SERIO PRETENDE QUE SE PUEDA APLICAR UNA SIMPLE RELACIÓN DE CAUSA-EFECTO"[20].

            EXISTE UN PREDOMINIO DE EVIDENCIAS CIENTÍFICAS OBTENIDAS DURANTE LOS ÚLTIMOS OCHENTA AÑOS QUE DEMUESTRAN QUE LA HOMOSEXUALIDAD ES UNA CONDICIÓN ADQUIRIDA. Los doctores Irving Bieber, Charles Socarides, Joseph Nicolosi, Elizabeth Moberly, Lawrence Hatterer, Robert Kronemeyer, E. Kaplan, Edith Fiore, Gerard van den Aardweg[21], Earl Wilson y Jeffrey Satinover son algunos de los psiquiatras y psicólogos que han justificado estos hallazgos después de años de investigación clínica y estudios empíricos.

            LA MEJOR EVIDENCIA PARA DESECHAR UNA TEORÍA ES LA EXPERIENCIA. MILES DE HOMBRES Y MUJERES EN TODO EL MUNDO HAN CAMBIADO, DEJANDO DE SER HOMOSEXUALES PARA SER HETEROSEXUALES. Masters y Jonson afirman que han obtenido cerca de una 65 % de éxito a la hora de ayudar a estar personas a cambiar. Otros terapeutas que afirman obtener resultados satisfactorios  con sus tratamientos son los doctores Bieber, Socarides, Nicolosi, Hatteter, Gershman, Hadden, Hamilton, Van den Aardweg, Barnhouse, Ellis y muchos otros[22].

            LA ASOCIACIÓN NACIONAL PARA LA INVESTIGACIÓN Y TERAPIA DE LA HOMOSEXUALIDAD (NARTH: www.narth.com ) REALIZÓ UNA ENCUESTA A OCHOCIENTAS PERSONAS Y DESCUBRIÓ QUE QUIENES DESEAN CAMBIAR SU ORIENTACIÓN SEXUAL PUEDEN LOGRARLO.[23]

 

4. DEFINIR LA HOMOSEXUALIDAD

            Como las atracciones hacia el mismo sexo no están necesariamente causadas por factores biológicos o genéticos, están por tanto determinadas de modo gradual. Primero daré una panorámica de las motivaciones básicas detrás de las atracciones hacia el mismo sexo. Después definiré diez factores básicos que contribuyen al desarrollo de una orientación homosexual.

 

PARA DEFINIR LA HOMOSEXUALIDAD

1. LA HOMOSEXUALIDAD ES UN SÍNTOMA

  • Respuesta defensiva a conflictos actuales.
  • Reacción frente a traumas infantiles sin resolver.
  • Tendencia reparadora para dar cumplimiento a necesidades homo emocionales insatisfechas.

2. LA HOMOSEXUALIDAD ES UNA CONDICIÓN BASADA EN EMOCIONES

  • Necesidad del amor del progenitor del mismo sexo.
  • Necesidad de identidad de género.
  • Temor a la intimidad con alguien del sexo opuesto.

3. LA HOMOSEXUALIDAD ES UN DESORDEN DE AFECTO HACIA EL MISMO SEXO

  • Desapego respecto al progenitor del mismo sexo.
  • Desapego respecto a los compañeros del mismo sexo.
  • Desapego respecto al mismo cuerpo.
  • Desapego respecto al propio género.

TODO ESTO LLEVA CONSIGO:

DESORDEN DEL AFECTO HACIA EL MISMO SEXO

 

4. 1. LA HOMOSEXUALIDAD ES UN SÍNTOMA

            Los sentimientos, pensamientos y deseos homosexuales son SÍNTOMAS de algo que subyace. Representan una RESPUESTA DEFENSIVA A CONFLICTOS EN EL PRESENTE, una manera de ALIVIAR el dolor y el malestar. Suponen TRAUMAS INFANTILES sin resolver, emociones arcaicas, sentimientos congelados, HERIDAS QUE NO HAN SANADO. También representan un INSTINTO DE REPARACIÓN por el que se trata de SATISFACER VIEJAS HERIDAS HOMOEMOCIONALES que no habían encontrado respuesta adecuada en el pasado: un movimiento INCONSCIENTE de UNIÓN CON EL PROGENITOR DEL MISMO SEXO. La doctora Elizabeth Moberly[24] acuñó el término "necesidad de amor homo emocional", que luego sería difundido por el doctor Joseph Nicolosi[25].

            La NECESIDAD DE AMOR HOMOEMOCIONAL es una fuerza inconsciente hacia la UNIÓN DEL HIJO HACIA SU PADRE o entre una hija y su madre. Ésta es una PROFUNDA Y OCULTA HERIDA EN EL ALMA de cualquiera que experimente la atracción hacia las personas de su mismo sexo. Si se le pregunta, el homosexual activo no dirá que ESTÁ BUSCANDO EL AMOR DE SU PADRE EN LOS BRAZOS DE OTRO HOMBRE. Ésta es, a menudo, una FUERZA INCONSCIENTE profundamente encerrada en la psiqué. Como señala el doctor Hendrix, "cada uno de nosotros se introduce en el estado adulto albergando temas pendientes en relación con nuestros padres, lo conozcamos y admitamos o no. Estas necesidades deben satisfacerse, porque EN NUESTRO INCONSCIENTE SU SATISFACCIÓN ES IGUAL A LA SUPERVIVENCIA. Por eso, en las relaciones amorosas de los adultos, esta satisfacción es el tema principal". [26]

 

4. 2. LA HOMOSEXUALIDAD ES UNA CONDICIÓN BASADA EN EMOCIONES

 

             Existen TRES FUERZAS subyacientes que EMPUJAN A LA ATRACCIÓN hacia las personas del mismo sexo:

 

1. NECESIDAD DEL AMOR DEL PROGENITOR DEL MISMO SEXO.

           La mayor parte de los historiales demuestran que los pensamientos y sentimientos homosexuales tienen su ORIGEN EN EXPERIENCIAS PREADOLESCENTES. Por tanto, se trata básicamente de una CONDICIÓN NO SEXUAL. "EL AMOR HOMOSEXUAL ES EN ESENCIA UNA BÚSQUEDA DE UNA RELACIÓN CON LOS PADRES. (...) LO QUE EL HOMOSEXUAL BUSCA ES LA SATISFACCIÓN DE ESTAS NORMALES NECESIDADES DE CARIÑO, QUE DE FORMA ANORMAL HAN SIDO INSATISFECHAS EN EL PROCESO DE CRECIMIENTO"[27]. Esto significa que un hombre está buscando el amor de su padre a través de otro hombre, y una mujer busca el amor de su madre a través de otra mujer. Se trata por tanto de un IMPULSO DE REPARACIÓN, que busca CUMPLIR NECESIDADES DE AMOR INSATISFECHAS EN EL PASADO. Es un impulso de reparación homo emocional.[28]

           Sin embargo, ESTA PROFUNDA Y EMOCIONAL NECESIDAD DE AMOR NUNCA PUEDE VERSE SATISFECHA POR MEDIO DE RELACIONES SEXUALES. Se ha examinado y probado que EL SEXO NUNCA SANA NI CUMPLE LAS MÁS PROFUNDAS NECESIDADES DE AMOR, sencillamente porque éstas suponen las necesidades insatisfechas de un niño. UNA AUTÉNTICA Y DURADERA CURACIÓN SÓLO SUCEDE POR MEDIO DE RELACIONES SANAS, CURATIVAS Y NO SEXUALES[29].

 

1. NECESIDAD DE IDENTIDAD DE GÉNERO

            La persona homosexual siente una FALTA DE MASCULINIDAD O FEMINIDAD dentro de él o de ella y BUSCA LLENAR ESE VACÍO A TRAVÉS DE OTRO HOMBRE O DE OTRA MUJER[30]. Éste es el resultado de una RELACIÓN DISTANTE O INTERRUMPIDA ENTRE EL PADRE Y EL HIJO o entre la MADRE Y LA HIJA en la PRIMERA INFANCIA o en la ADOLESCENCIA.

            La identidad de género es la CONCIENCIA DE LA PROPIA MASCULINIDAD O FEMINIDAD. En las personas homosexuales existe un sentimiento de inadecuación y de estar INCOMPLETOS EN LA ESENCIA INTERIOR DE SU SER[31], por eso BUSCAN EN OTRA PERSONA LA PARTE DE ELLOS MISMOS QUE LES FALTA. Se sienten, al menos de una forma momentánea, enteros y más completos a través de un contacto o una unión sexual con otra persona de su mismo sexo.

 

3. TEMOR A LA INTIMIDAD CON ALGUIEN DEL SEXO OPUESTO

            En el caso de un varón homosexual, puede haber  existido una RELACIÓN MADRE-HIJO ANORMALMENTE ÍNTIMA[32]. En un matrimonio en el que el marido no satisface las necesidades emocionales y físicas de la mujer, ella puede VOLVERSE HACIA SU HIJO BUSCANDO APOYO Y CONSUELO EMOCIONAL[33]. Esto no se hace con una intención consciente de hacerle daño. A pesar de ello, tiene un PROFUNDO Y PERJUDICIAL EFECTO SOBRE EL DESARROLLO PSICOSEXUAL DEL NIÑO. Puede que él se sobreidentifique con su madre y su feminidad y se deje de identificar con su padre y su masculinidad.

            Después, en la pubertad, el hijo puede experimentar atracción sexual hacia su madre, lo que le lleva a un extremo sentimiento de culpa y a la represión del normal impulso sexual hacia las mujeres.  Puede que entonces se vuelva hacia los hombres buscando intimidad y sexo, para no "traicionar" a su madre ni volver a experimentar aquella culpa. Este proceso puede ser COMPLETAMENTE INCONSCIENTE[34].

            En el caso de las mujeres homosexuales, el padre u otro varón significativo suele ser el abusador, que es seguido por un abuso sexual femenino[35]. El abuso pudo ser sexual, emocional, mental o físico. Esto deja a la niña profundamente traumatizada con los hombres. Al no querer volver a experimentar la memoria del abuso, se vuelve hacia las mujeres en busca de cariño, amor y comprensión.

 

4.3. LA HOMOSEXUALIDAD ES UN DESORDEN DE AFECTO HACIA EL MISMO SEXO

            La homosexualidad representa una TENSIÓN AFECTIVA, un DESORDEN DEFENSIVO, o una EXCLUSIÓN DEFENSIVA hacia el progenitor del mismo sexo, los compañeros del mismo sexo, el propio cuerpo de uno y el propio sentido de identidad de género.

            La homosexualidad es un DESORDEN AFECTIVO por el cual el individuo se siente SEPARADO DE SUS PADRES, DE SÍ MISMO, DE SU CUERPO Y DE LOS OTROS. "No encajo", "no es mi sitio", "soy diferente a los demás", "no soy chico ni chica", son algunos de los pensamientos de aquéllos que experimentan atracción hacia las personas de su mismo sexo. El resultado es un DESORDEN DEL AFECTO HACIA EL MISMO SEXO.

            La doctora Martha Welch define  CUATRO TIPOS DE VINCULACIÓN EN LA RELACIÓN PADRES -HIJOS:

 

1. VINCULACIÓN SEGURA:

             Los padres están disponibles, son sensibles, se implican afectivamente con la situación del niño y de forma efectiva. El niño es competente, tiene confianza en sí mismo, es alegre y flexible ante la frustración, coopera, tiene buen humor y juega, se esfuerza.

 

2. VINCULACIÓN INSEGURA - RESISTENTE

            Los padres están a veces disponibles, son menos sensibles, se implican menos afectivamente con la situación del niño, están menos cercanos. El niño está enmadrado, es un poco gruñón, tenso, inconstante, impulsivo, pasivo y derrotista.

 

3. VINCULACIÓN INSEGURA - EVASIVA

            Los padres airados (que han sido educados a su vez por padres airados) evitan la proximidad, son contradictorios y ambivalentes, y rechazan. El niño es hostil/intimidador, llorón/demanda afecto, compulsivamente autosuficiente, distante y demuestra poca capacidad de cooperar.

 

4. VINCULACIÓN INSEGURA - DESORGANIZADA

            Es un cruce de los otros tres tipos de vinculación. La madre está deprimida, ella misma sufrió abusos o desatención, se queja. El niño está deprimido, es ansioso, pasivo-agresivo, inhibido, enmadrado/lloroso, triste, difícil de consolar, le cuesta salir de un enfado y percibe a la madre como negligente porque otra persona está abusando del niño, aunque la madre no sepa nada del abuso.

            Todos los niños que han sufrido alguno de los tres tipos de vinculación insegura experimentaron temor a la separación e hipersensibilidad, y por eso aprendieron a cortar y a separarse emocionalmente de sí mismos y de los demás[36].

            YO AFIRMO QUE TODAS LAS PERSONAS QUE HAN EXPERIMENTADO PENSAMIENTOS, SENTIMIENTOS Y DESEOS HOMOSEXUALES TIENEN UN DESORDEN DEL AFECTO HACIA EL MISMO SEXO.

LA HOMOSEXUALIDAD ES UN DESORDEN DE AFECTOHACIA EL MISMO SEXO

 

5. PRINCIPALES CAUSAS DE LA ATRACCIÓN HACIA LAS PERSONAS DEL MISMO SEXO

            Hay una constelación de variables que intervienen y que pueden encaminar a un individuo a experimentar atracción hacia las personas de su sexo. El todo es mayor que la suma de las partes. La combinación de las siguientes causas pueden llevar a una concepción homosexual, sea masculina o femenina. UN SOLO FACTOR NO CAUSA UN DESORDEN DE AFECTO HACIA EL PROPIO SEXO, PERO LA CONJUNCIÓN DE DISTINTOS FACTORES PUEDEN CONDUCIR A UNA PERSONA A EXPERIMENTAR ESE DESORDEN.

            Las diez variables son:

 

  • 1. Herencia;
  • 2. Temperamento;
  • 3. Heridas hetero emocionales;
  • 4. Heridas homo emocionales;
  • 5. Conflictos con los hermanos o en la dinámica familiar;
  • 6. Heridas relacionadas con la propia imagen;
  • 7. Abusos sexuales;
  • 8. Heridas sociales;
  • 9. Heridas culturales;
  • 10. Otros factores.

 

CONSTELACIÓN DE POTENCIALES VARIABLES QUE ORIGINAN ATRACCIÓN HACIA EL MISMO SEXO

             Existen también diferencias entre la homosexualidad masculina y la femenina. En mis años de experiencia terapéutica he observado que muchas mujeres homosexuales se sienten atraídas por los hombres, pero la mayoría de los homosexuales varones no sienten ninguna atracción por las mujeres. Muchas mujeres homosexuales se han sentido tan heridas por los hombres que se vuelven hacia las mujeres para satisfacer sus necesidades afectivas. Sin embargo, su atracción hacia los hombres todavía existe. Por eso, la psicología de la homosexualidad masculina es diferente de la de la femenina.

 

HERENCIA

            Las escuelas de psicología suelen aceptar la creencia de que nacemos como una "pizarra sin emborronar"; que nacemos puros. Entonces, nuestros padres (nuestros cuidadores), hermanos y otras influencias  ambientales nos causan daño. Creo que esta concepción supone una excesiva simplificación y que en realidad no nacemos como "una pizarra en la que no hay nada escrito". La escuela de terapia del sistema familiar contribuye al esclarecimiento de esta concepción.

            "Se asume (por la teoría de sistema familiar intergeneracional y transgeneracional) que los modelos de relación se aprenden y se transmiten a través de las generaciones y que la conducta del individuo y de la familia actuales son el resultado de esos modelos. Así, la evaluación precisa de los modelos de relación, tanto correctos como inadecuados, no supone sólo el primer paso en la comprensión de las familias desde una perspectiva intergeneracional, sino que también es un paso esencial para un adecuado tratamiento"[37]. "Las actuales perspectivas relacionadas con la terapia intergeneracional de la familia indican que las dificultades y los errores en las relaciones a través de las generaciones se repiten frecuentemente en las subsiguientes relaciones intergeneracionales, añadiéndose así a las complejidades y traumas potenciales de esos sistemas familiares [38].

            A mí me parece que nacemos con dos naturalezas. Una es nuestra naturaleza original -nuestro auténtico yo-, dada por Dios, llena de pureza, bondad, espiritualidad y creatividad. Pero también nacemos con una naturaleza heredada, que consiste en los éxitos y los fracasos de nuestros antepasados, de nuestra gente y de nuestra nación. El lado desagradable de esta naturaleza heredada puede estar formada por conflictos sin resolver, tales como prejuicios, adicciones, desórdenes mentales, robos, las varias formas de abuso, odio a los hombres o a las mujeres, y problemas sexuales. En el Antiguo Testamento se dice: "Yahveh, Yahveh, Dios misericordioso y clemente, tardo a la cólera y rico en amor y fidelidad, que mantiene su amor por millares, que perdona la rebeldía, la iniquidad y el pecado, pero no los deja inmunes, que castiga la iniquidad de los padres en los hijos y en los hijos de los hijos hasta la tercera y cuarta generación"[39]. Otras religiones lo llaman karma: lo que va por un lado vuelve por otro.

            Lo que ahora se está describiendo como una predisposición genética puede también interpretarse como una "falta" transgeneracional o la transmisión multigeneracional de asuntos familiares sin resolver. Éstos se manifiestan dentro de la estructura genética del linaje. "Nacemos con desgarrones (de nuestros antepasados, de nuestros genes) y no todos provienen de nuestros padres[40].

            El doctor Bernard Nathanson arroja luz sobre el poder y el misterio de los genes. El Gobierno de los Estados Unidos ha promocionado un programa de cinco millones de dólares llamado "Proyecto Genoma Humano". Su propósito es identificar la estructura y la localización de todos los genes de nuestro cuerpo. En teoría, una vez acabado, una pequeña muestra de sangre será suficiente para determinar si alguien en el futuro va a enfermar de cáncer o de diabetes, qué inteligencia tendrá y si tiene inclinación a cometer delitos violentos o a ser un alcohólico, entre otras cosas. "Los genes NO SON EL DESTINO INALTERADO Y PURO. Podemos tener el gen del alcoholismo y nunca ser unos bebedores, porque PODEMOS CONTROLARLO. En cierta medida, TENEMOS CONTROL SOBRE NUESTRO PROPIO CUERPO. Pero existe esa preferencia. El gen te da la preferencia por el alcoholismo o los crímenes violentos o la conducta que esté relacionada con ese gen determinado"[41].

            Por eso creo que no nacemos puros. Nacemos con filtros mentales o predilecciones, que pueden influir en cómo vemos y respondemos a una determinada situación. Los filtros mentales/preferencias son algo así como ver la vida con gafas ahumadas. Vemos las cosas desde una perspectiva determinada, no necesariamente como son. Un filtro mental puede hacer que malinterpretemos las acciones o las palabras de otro. "El concepto de filtración o la formación de una "dotación cognitiva" está muy próximo a lo que suele llamarse "dotación de aprendizaje" o "mapa cognitivo". Es una regla por la que una persona interpreta las tareas de aprendizaje o los estímulos que proceden del ambiente"[42]. Bert Hellinger, fundador de la Terapia Sistémica de la Familia en Alemania, enseña que acumulamos sentimientos de miembros de la familia, conocidos y no conocidos (p. e., de abuelos y bisabuelos, parejas divorciadas y amantes). Estos sentimientos y problemáticas están presentes en el sistema familiar e influyen en todos sus miembros.

            Cómo pueda esto influir en el desarrollo de un desorden de afecto hacia las personas del mismo sexo es algo que dependerá de cada individuo, teniendo en cuenta temas presentes en el sistema familiar. EN EL CENTRO DE UN DESORDEN DE AFECTO HACIA LAS PERSONAS DEL MISMO SEXO ESTÁ EL SENTIDO DE NO ENCAJAR, DE NO ESTAR EN EL LUGAR DE UNO, Y EL SENTIMIENTO DE SER RECHAZADO. Estos sentimientos y pensamientos pueden ser una característica heredada por el niño. Si es así, ya ha nacido con una predisposición para sentirse rechazado. Tiene una propensión a malinterpretar las conductas y las palabras de sus padres y de los demás. No se trata de que los acontecimientos le vayan dando forma a él, sino que se trata de su respuesta a esos acontecimientos. La percepción se convierte en la realidad. Esta característica heredable puede contribuir a que el niño albergue sentimientos de rechazo y de ser diferente, algo que está en el mismo centro de un desorden de afecto hacia las personas del mismo sexo.

            Jed creció en el seno de una familia de clase media. Su padre era un baluarte de la comunidad. Asistían religiosamente a su iglesia. El padre de Jed era muy crítico y exigente, como su padre lo había sido. Jed siempre se sintió inseguro e inadecuado en relación con su padre, sintiéndose incapaz de cumplir sus expectativas. A una edad muy temprana, Jed se distanció emocionalmente de su padre y se identificó con su madre. Creo que Jed había nacido con una predisposición hacia el rechazo y el distanciamiento. Como provenía de un linaje que había soportado una intensa persecución, Jed experimentó con facilidad un sentimiento de no pertenencia, de inadecuación y de ser diferente.

            Albert nació dentro de un sistema familiar con muchas tensiones. Su padre era ejecutivo de una gran empresa. Traía a casa las preocupaciones y las cargas de su trabajo y se lamentaba todo el tiempo de la vida que llevaba. La madre de Albert era muy infeliz en su relación con su marido. Se abrazaba a su hijo y compartía con él su dolor y su pena. Albert, siendo un niño, se distanció internamente de ambos, de su padre y de su madre. Se sintió no aceptado, como un extraño. Estaba seguro de que había sido adoptado, sin que le importara que continuamente sus padres le repitieran que era su hijo. Albert también procedía de una estirpe que había sentido una fuerte discriminación y rechazo social durante muchas generaciones. Tenía una predisposición a experimentar el ridículo y el rechazo, que entonces proyectaba en sus padres y en ocasiones sobre sus hermanos y compañeros.

 

TEMPERAMENTO

            Algunas de las características temperamentales que pueden conducir a un desorden de afecto hacia las personas del mismo sexo son la hipersensibilidad, una naturaleza más bien artística, una niña más masculina, un niño más afeminado y los niños que requieren "mucho mantenimiento".

La característica de la HIPERSENSIBILIDAD o una mayor sensibilidad puede pertenecer a la naturaleza original o heredada de un individuo. En este mundo en que vivimos, tal y como es actualmente, yo llamo a esta característica una "maldición-bendición". He observado que muchos hombres y mujeres que sufren un desorden de afecto hacia las personas del mismo sexo también tienen una MAYOR SENSIBILIDAD ante cualquier estímulo. Por supuesto, esto no significa que todo niño sensible es o vaya a ser un homosexual. Hay que recordar que hay una combinación de factores que son los que conducen a crear una orientación sexual: no se trata de una sola variable.

            El niño hipersensible reaccionará más profundamente que otros niños dentro del sistema familiar. Si su familia aprecia y comprende sus sentimientos no habrá peligro de desarrollar un desorden de afecto hacia las personas del mismo sexo. Si por el contrario su familia se burla o critica sus sentimientos y se dan un cierto número de otras variables, puede que esto conduzca a una condición desordenada. Puede que el niño también tenga una naturaleza más sumisa en lugar de un carácter agresivo, por lo que tendrá una mayor tendencia a conformarse y a retirarse más que a enfrentarse y a hablar claro.

Tener una NATURALEZA ARTÍSTICA puede también ser una carga si la familia rechaza o malinterpreta los dones del niño. En un ambiente insensible, el niño sensible experimenta tensiones inadecuadas en su desarrollo mental, emocional y espiritual.

            Una NIÑA que tenga RASGOS MÁS MASCULINOS o un NIÑO MÁS FEMENINO, por naturaleza, pueden ser objeto del ridículo de sus padres, hermanos, compañeros y de la sociedad en general. Se trata del efecto "gallina en el corral ajeno", que causa en el niño o la niña la duda acerca de su naturaleza original. Estas características se definen como conductas de "inadecuación de género". El niño crecerá seguro de sus talentos cuando sea comprendido, aceptado y animado. Si experimenta o percibe criticismo, el resultado será un perjuicio psico-socio-biológico. "Puede que una de las razones para la diferencia numérica entre homosexuales masculinos y femeninos sea la diversa respuesta de la sociedad ante las "nenazas" y las "chicazos", sostiene el doctor Dean Byrd[43].

            Nota breve: si el niño muestra alguno de estos comportamientos desacordes con su propio género es importante que los padres animen al niño a que tenga actividades con los amigos de su propio género. Los niños necesitan practicar actividades en contacto físico sin miedo a la rudeza, aunque tengan una naturaleza más sensible o más artística. Las niñas tienen que participar también en las actividades propias de las niñas, aunque demuestren tener una naturaleza más atlética. Es muy importante la identificación con el propio género en los años de la formación y el desarrollo psicosocial, psicológico y psicosexual.  Que los niños tengan actividades junto con otros niños y las niñas con otras niñas es de la máxima importancia desde la etapa preescolar hasta el bachillerato.

            El NIÑO QUE REQUIERE "MÁS MANTENIMIENTO" que los demás necesita un cuidado y una atención especiales. Quienes tengan niños de estas características sabrán de qué estoy hablando. Cada niño nace con un temperamento completamente único. Algunos niños requieren mucha atención, otros, no tanta. El niño de "alto mantenimiento" necesita mucho apoyo, mucho contacto físico y una atención constante. Si estas necesidades no se ven satisfechas, esa falta podrá provocar una pobre autoestima en el futuro.

Bernard era el pequeño de dos chicos. Su madre acogió su naturaleza sensible, mientras que su padre la rechazaba. El abuelo paterno era muy frío y estricto y llegó a abandonar al padre de Bernard y a su familia. Por ese motivo, su padre nunca llegó a experimentar el calor, el apoyo y el contacto de su padre. Como consecuencia, siempre que Bernard demostraba sus emociones su padre se mofaba de él y le afeaba su conducta. Pronto Bernard se dio cuenta de que mostrar sus sentimientos delante de los hombres era peligroso. Emocionalmente se distanció de su padre y dudó de su propia masculinidad.

            El padre de Matthew creció durante la Segunda Guerra Mundial, en Inglaterra. El abuelo de Matthew murió en la guerra, lo que hizo que su padre nunca experimentara el amor paternal. El padre de Matthew aprendió de su padrastro que mostrar emociones era de nenas e impropio de un hombre. El padre de Matthew vivía según esa filosofía de la vida. Así que cuando Matthew daba muestras de su carácter más sensible, su padre se sentía incómodo y tenso en su presencia. Le gritaba a Matthew que dejara de llorar, que dejara de ser tan nena y que no le tocara. Matthew llegó a ser igual que su padre, un estoico. También adquirió una conducta de oposición hacia su padre y hacia cualquier cosa que pudiera enfadarle.

            Hay numerosas historias de hombres que siendo niños sintieron la desaprobación de sus padres debido a su sensibilidad. Se les criticaba y se burlaban de ellos en lugar de aceptarlos y apreciarlos. Lo que así queda claro es que los padres de esos padres habían rechazado la sensibilidad de sus hijos, y para poder sobrevivir, los padres tuvieron que enterrar esa parte de su personalidad en lo más profundo de su inconsciencia. Entonces, cuando el padre observa esta sensibilidad en su hijo debe suprimir en él lo que antes suprimió en sí mismo. Si no lo hace, experimentará mucho dolor, ira y pena.

 

HERIDAS HETERO EMOCIONALES

            Se ha escrito mucha literatura sobre la madre asfixiante, la madre dominante, la madre excesivamente entrometida. Hay que recordar que aquí no se trata de buscar un culpable. No sé de ningún padre que de manera deliberada haga daño o perjudique a su hijo o a su hija. Además, insisto en que no son sólo los acontecimientos los que dan forma al carácter de un niño, sino su respuesta a una situación dada, influenciada por la herencia y el temperamento.

            Los doctores Bieber y su equipo[44], Socarides[45], Nicolosi[46], Van den Aardweg[47], Freud[48], Siegelman[49], Westwood[50], Schoefield[51], Thomson y equipo[52], y Kronemeyer[53] han observado que LOS VARONES HOMOSEXUALES HAN TENIDO UNA RELACIÓN ANORMALMENTE ESTRECHA CON SUS MADRES. Esta relación entre madre e hijo representa un VÍNCULO NO SANO más que un saludable sentido de unión. LA MADRE PUEDE SENTIRSE DISTANTE RESPECTO A SU PAREJA Y APEGARSE EXCESIVAMENTE A SU HIJO. La psicóloga Patricia Love lo llama "síndrome de incesto emocional". Puede que la madre confíe todos sus problemas y su dolor a su hijo, convirtiéndole en un "marido sustituto". Estando tan cercano a su madre y tan distanciado de su padre, el niño se va pareciendo cada vez más a ella. En tales ocasiones, el niño se sobreidentifica con su madre y con la feminidad y se "desidentifica" con su padre y la masculinidad. Un paciente me contó: "Siendo niño, yo estaba tan confundido con la relación con mi madre que no sabía si era su amante o su hijo. Me confiaba todos sus sufrimientos y problemas". He observado en la mayoría de mis pacientes masculinos esta característica: la sobreidentificación con lo femenino y una "desidentificación" con lo masculino.

            Es posible que la madre, directa o indirectamente, haya criticado al padre: "No seas como él", "Él no es bueno". También esto provoca distanciamiento del niño respecto de su padre, su modelo de masculinidad. Temiendo perder el amor de su madre, el niño toma distancia de su sentido de masculinidad (ya que el padre masculino parece ser el enemigo) y se convierte en un reflejo del carácter de su madre. "Jung expresó algo inquietante acerca de esta complicación. Dijo que cuando es la madre la que primariamente introduce al niño en los sentimientos, él aprenderá la actitud femenina hacia la masculinidad y tomará la visión femenina de su madre sobre su propio padre y sobre su propia masculinidad. Verá a su padre con los ojos de su madre"[54]. En sus numerosos estudios y artículos sobre el desarrollo de la homosexualidad, el doctor Charles Socarides ha descubierto que existe una FALTA DE SEPARACIÓN/INDIVIDUACIÓN, O DIFERENCIACIÓN, ENTRE LA MADRE Y EL HIJO, QUE ES DECISIVA PARA LA IDENTIFICACIÓN DE GÉNERO[55].

            LA MUJER HOMOSEXUAL PUEDE TAMBIÉN HABER TENIDO UNA RELACIÓN PADRE-HIJA ANORMALMENTE CERCANA. El doctor Socarides, como los doctores Zuckler and Bradley[56], profundiza en el asunto y habla de la hija que se forma a imagen de su padre. En ocasiones la hija puede ver a la madre como una amenaza, o bien como ineficiente o débil y por tanto elige modelarse en función del progenitor más competente y poderoso, su padre. Puede que el padre hable de forma despectiva de su mujer, provocando así un mayor distanciamiento de la hija respecto a su modelo de feminidad.

            La mujer homosexual puede haber sufrido abusos a manos de su padre o de algún otro varón significativo en su vida, tales como un hermano, un tío, un abuelo, un padre adoptivo o un amigo de la familia. El abuso pudo ser sexual, emocional, mental y/o físico. Entonces ella se vuelve hacia otras mujeres en busca de consuelo, amor y comprensión para evitarse volver a experimentar la memoria o los recuerdos del abuso.

            En otros casos, la hija ve que su madre distante ama a su padre. Entonces, ella puede sobreidentificarse con su padre, adoptando una naturaleza y una apariencia más masculina buscando lograr así el efecto y la aprobación de su madre[57]. El hijo puede adoptar una apariencia más femenina para ganar el afecto y la aprobación de su madre.

            Otro factor en las relaciones padre-hija o madre-hijo es la IMITACIÓN DE LA CONDUCTA. Es un fortísimo mecanismo de aprendizaje en todos los niños. Su primer método de aprendizaje es la imitación de lo que ven, sienten y notan a su alrededor. Si un hijo tiene una vinculación poco sana con su madre, aprenderá una manera más femenina de ser. Si una hija tiene una vinculación poco sana con su padre, aprenderá a ser de un modo más masculino. En ambos casos, el niño puede volverse cada vez más extraño respecto a su propio género y asumir internamente la naturaleza del sexo opuesto. De nuevo, esto inhibe el normal desarrollo psicosocial y psicosexual. Por último, si uno de los progenitores expresa decepción respecto al género del niño, o el niño percibe esa decepción respecto a su género en su progenitor, puede adoptar las características del género opuesto buscando obtener la ACEPTACIÓN y el CARIÑO de su progenitor. Éste puede convertirse en otro factor que contribuya a generar una "DESIDENTIFICACIÓN" de género. Recordemos algunos casos a modo de ejemplo:

            Robert era el niño de mamá. Dormía con ella y compartía con ella todas sus actividades. Él era lo que papá no podía ser: un atento y perfecto caballero. El problema es que Robert era un niño y mamá una adulta.

La madre de Jim solía criticar a menudo a su marido por ser un fracasado, un don nadie, e incluso por ser menos que un hombre. Temiendo perder el afecto de su madre, Jim se alienó con su madre y fue distanciándose cada vez más de su padre.

            El padre de John, un hombre de ciencia y jefe de una agencia de investigación, nunca tocó a su hijo. John experimentó únicamente la naturaleza crítica de su padre. Deseaba ser aceptado y lo logró en los brazos de su madre. Al darse cuenta de que su padre quería a su madre, se fue haciendo cada vez más semejante a ella, esperando así atraer la atención y el afecto de su padre. Por supuesto, nunca lo logró, puesto que era un niño y no una niña, a pesar de que su forma de actuar era más femenina que masculina.

            Toni era la favorita de su padre. Solía jugar al béisbol con él y con sus amigos todos los fines de semana. Desde muy niña iba con su padre al bar y se sentaba con él y sus amigos mientras ellos bebían. Su madre estaba siempre atareada trabajando y cuando estaba en casa se dedicaba a cocinar o a hacer las labores del hogar. Toni deseaba el afecto de su madre, algo que en su experiencia era inalcanzable. También en este caso, como en el de John, se modeló a sí misma según la imagen del progenitor del sexo opuesto para lograr el cariño del progenitor de su mismo sexo. Toni se vestía con ropas de chico, llevaba el pelo corto y se comportaba de forma varonil. Sin embargo, todas estas estrategias resultaron ineficaces para conquistar el amor de su madre.

 

HERIDAS HOMO EMOCIONALES

            En la relación padre-hijo o madre-hija, se desarrolla una herida homo emocional si el niño percibe o experimenta al PROGENITOR DE SU MISMO SEXO COMO FRÍO, DISTANTE, AUSENTE, PASIVO, ABUSIVO o sencillamente como NO DISPONIBLE. Esta herida homo emocional es un FACTOR CLAVE para el desarrollo de lo que más tarde puede aparecer como una atracción hacia las personas del mismo sexo. En el corazón de todo hombre y de toda mujer que experimenta deseos sexuales hacia las personas del mismo sexo hay un SENTIMIENTO DE APARTAMIENTO RESPECTO DEL PROGENITOR DE SU MISMO SEXO. Esto puede suceder en un nivel muy INCONSCIENTE, puesto que la impresión de esta condición puede haber sucedido en la fase uterina en la más TEMPRANA INFANCIA. El 90 % del desarrollo cerebral sucede cuando cumplimos tres años de edad. Por tanto, las experiencias de alejamiento y separación que ocurren en los primeros años de la vida están encerradas en lo más profundo de la mente inconsciente. Por eso muchos homosexuales dicen: "Desde que tengo memoria me he sentido diferente".

            Los doctores Moberly y Nicolosi descubrieron que EL NIÑO PRE-HOMOSEXUAL HA EXPERIMENTADO UNA DECEPCIÓN O FRUSTRACIÓN EN LA RELACIÓN CON SU PADRE[58]. PARA PROTEGERSE A SÍ MISMO DE ULTERIORES HERIDAS, EL NIÑO DESARROLLA UNA ACTIVIDAD DEFENSIVA CARACTERIZADA POR EL DISTANCIAMIENTO EMOCIONAL. NO SÓLO FRACASA EN EL IDENTIFICARSE CON SU PADRE, SINO QUE ADEMÁS, DEBIDO AL DOLOR, RECHAZA A SU PADRE Y LA MASCULINIDAD QUE REPRESENTA. Para profundizar más respecto a los desórdenes relativos al distanciamiento se puede recurrir a las obras de John Bowlby[59].

            Al padre puede resultarle difícil relacionarse con su hijo si éste exhibe cualquier tipo de conducta que no se ajuste a su género (p. e., si es afeminado, o de temperamento muy artístico, o poco deportista). Puede que EL PADRE ESTÉ PREOCUPADO CON SUS PROPIOS PROBLEMAS Y NO TENGA TIEMPO PARA SU HIJO.     

            El padre puede abdicar de sus responsabilidades paternas dejando que su mujer críe sola al niño. Puede que haya ABANDONADO EL HOGAR, o también puede que esté en casa físicamente, pero que NO ESTÉ EN LO EMOCIONAL DISPONIBLE. En esos casos el niño puede ver a su PADRE COMO DISTANTE EMOCIONALMENTE, o bien VERBAL O FÍSICAMENTE VIOLENTO, y en todo caso, INDISPONIBLE. En algunos casos, existe un enredo emocional entre padre e hijo, por el que el padre involucra a su hijo en una relación entre iguales, como si fuera un amigo más, de modo que el hijo pierde su identidad para satisfacer las necesidades de su padre.

            Si el niño experimenta el DISTANCIAMIENTO, la DECEPCIÓN o la DESAPROBACIÓN DE SU PADRE, SE RETIRARÁ DE LA RELACIÓN, SINTIÉNDOSE HERIDO Y RECHAZADO. Esto lleva a un profundo sentido de ambivalencia respecto al progenitor del mismo sexo: "Te necesito, pero tú me has hecho daño y me has rechazado, así que aléjate... Pero acércate y abrázame... Pero eso me resulta demasiado doloroso". El doctor Moberly llama a esto una "reacción de separación defensiva"[60] y el doctor Welch lo llama "tensión de apego"[61]. EL NIÑO SE DEFIENDE DE FUTURAS HERIDAS PONIENDO UN ESCUDO IMAGINARIO ALREDEDOR DE SU CORAZON Y DE SU ALMA. ENTONCES SE SEPARA DEL PROGENITOR DE SU MISMO SEXO, RECHAZANDO A SU PADRE.

            Esta AMBIVALENCIA hacia el propio sexo causa sentimientos de amor y de odio al mismo tiempo. EL VARÓN HOMOSEXUAL BUSCARÁ VÍNCULOS CON UN HOMBRE, pero debajo de esa necesidad se oculta un pequeño niño enfadado y dolorido. Ésta es la razón por la que las relaciones homosexuales tienen una corta esperanza de vida. Más aún, este sentimiento ambivalente hacia los hombres funciona como un bloqueo que impide la plena identificación como varón[62].

            ESTA SEPARACIÓN DEFENSIVA SUELE SER UNA REACCIÓN INCONSCIENTE e impide que el niño interiorice su propio sentido de identidad de género. HA CORTADO PSICOLÓGICA Y EMOCIONALMENTE CON SU PADRE Y SU MODELO DE MASCULINIDAD. Por eso, un DESORDEN de atracción hacia personas del mismo sexo SE ORIGINA EN LA INFANCIA. Conduce a la alienación respecto del padre y de uno mismo y al sentimiento de "ser diferente". Cuando el niño rechaza su fuente primaria de identificación masculina, esencialmente está rechazando la médula de su propia identidad de género.

            EN UN NIVEL PSICOLÓGICO MUY PROFUNDO, EL NIÑO SE SIENTE RECHAZADO POR SU PADRE. Algo así puede no deberse necesariamente a las palabras o a las acciones del padre, sino a una predisposición muy arraigada en el niño (una heredable predisposición a sentirse rechazado, o una experiencia intrauterina de sentirse rechazado). En el epígrafe dedicado a "otros factores" hablaré de las influencias intrauterinas. El orientador David Seamands dijo que "los niños son las mejores grabadoras, pero los peores intérpretes"[63].

            El niño, desde el año y medio hasta los tres, tiene una tarea suplementaria de crecimiento que las niñas no tienen. TIENE QUE SEPARARSE E INDIVIDUARSE RESPECTO A SU MADRE Y A LA VEZ SER INICIADO EN EL MUNDO DE LA MASCULINIDAD POR SU PADRE o por algún otro ejemplo de varón significativo. Aunque la niña también tiene que separarse e individuarse respecto de su madre en esta etapa del desarrollo, seguirá identificándose con su madre, su modelo primario de feminidad. TRES COSAS PUEDEN SEPARAR A UN NIÑO DE SU MODELO DE MASCULINIDAD y de su nueva fuente de fortaleza:

1. QUE LA MADRE CONTINUAMENTE ESTÉ ENCIMA DE SU HIJO;

2. QUE EL PADRE NO ESTÉ DISPONIBLE O QUE ABDIQUE DE SU RESPONSABILIDAD EN LA MADRE;

3. QUE EL HIJO PERCIBA RECHAZO POR PARTE DEL PADRE. Se trata de un momento crítico para el hijo a la hora de establecer los vínculos con su padre o con los otros hombres[64].

            En el libro "Mi librito dorado sobre Dios (My little goleen book about GOD)" aparece la frase "Dios es el amor del beso de nuestra madre, y el fuerte y cálido abrazo de los brazos de nuestro padre". Como ilustración aparecen un padre y una madre sosteniendo amorosamente a su niño. Para los niños, los padres son los representantes de Dios. Cuando un niño se distancia del "señor" o de la "señora Dios", se están alejando ellos mismos de sus modelos de identidad de género. De ahí que UN DISTANCIAMIENTO DEFENSIVO RESPECTO DEL PADRE O DE LA MADRE PUEDA CONDUCIR A UN DISTANCIAMIENTO DEFENSIVO RESPECTO DE DIOS.

            Ésta es también la razón por la que más adelante, cuando el adulto experimente repetidamente el deseo hacia su propio sexo, éste no desaparezca. Es así porque EN EL ORIGEN DE ESTE DESEO ESTÁ LA REPARACIÓN, LA BÚSQUEDA DE SATISFACCIÓN DE PASADAS CARENCIAS, LA NECESIDAD DE AFECTO Y DE UNIDAD CON EL PROGENITOR DEL MISMO SEXO que no ocurrió de forma correcta en los primeros años de vida[65]. Michael Saia, en su libro Consejos para los homosexuales, trata de un modelo que consta de cinco fases y que conduce al desarrollo de un DESORDEN DE AFECTO HACIA LAS PERSONAS DEL MISMO SEXO:

1. Primero: el niño SIENTE O PERCIBE UN RECHAZO por parte del progenitor del mismo sexo.

2. Segundo: EL NIÑO RECHAZA AL PROGENITOR del mismo sexo.

3. Tercero: EL NIÑO RECHAZA SU IDENTIDAD DE GÉNERO, diciendo inconscientemente: "Si los hombres son así, yo no quiero ser como ellos".

4. Cuarto: EL NIÑO SE RECHAZA A SÍ MISMO porque tiene el mismo género del progenitor al que ha rechazado. De nuevo, dice inconscientemente: "Si papá no es bueno y él es un hombre, entonces yo no soy bueno, porque soy un chico".

5. Quinto: EL NIÑO ENTONCES RECHAZA A OTROS DE SU PROPIO SEXO en respuesta defensiva de autoprotección contra más posibles heridas emocionales[66].

            Durante la pubertad, las necesidades homo emocionales insatisfechas se experimentan como sentimientos homosexuales. Puede que la persona entonces pase toda la vida intentando cubrir aquellas necesidades insatisfechas de UNIÓN y PROXIMIDAD a través de relaciones sexuales.

            Por supuesto, la separación defensiva puede suceder con el progenitor del sexo opuesto. Ésta es la razón por la que tantos matrimonios se rompen y por la que tantos hombres y mujeres buscan parejas del sexo opuesto pero encuentran muy difícil comprometerse a una vida en una verdadera relación íntima. La separación defensiva hacia el progenitor del sexo opuesto está profundamente alojada en sus corazones. Sufren un desorden de relación con el sexo opuesto. Hasta que la persona saque la herida a la luz, las conductas defensivas seguirán plagando sus intentos de obtener una intimidad adulta (mi próximo libro se titulará Cómo sanar a los heterosexuales).

            El padre de Chris era autoritario y castigador. Chris era muy sensible y percibía el carácter estricto de su padre como un rechazo personal. Debido a esto, Chris no cesaba de buscar refugio en la seguridad del mundo de su madre, identificándose más con su madre y sus hermanas que con su padre y sus hermanos. Esta actitud se desbordó hasta sus años escolares. Chris era siempre el preferido del profesor, sacaba excelentes notas, pero al tiempo era incapaz de relacionarse con normalidad con otros chicos. En su vida adulta, Chris tenía fantasías sobre relaciones íntimas con los hombres que admiraba. Después de la pubertad había transformado en deseos sexuales su necesidad de recibir la aprobación y el amor de su padre. En la actualidad, Chris está madurando en cuanto a ser más auténticamente un varón entre varones, hablando de modo más abierto con su padre y aprendiendo a tener amistades con otros hombres como iguales.

            Cuando Bob - otro joven a quien asesoré - comenzó la terapia, pensaba que la relación con su padre era prácticamente perfecta. Llevó bastante tiempo desenmarañar todo aquel complejo asunto, puesto que su padre siempre había tratado de tener una relación entre iguales, de amistad, con Bob. Bob había pasado su vida intentando compensar las heridas y debilidades de su padre. Su padre había compartido sus problemas y sus frustraciones con él durante toda su infancia, adolescencia y al comienzo de su vida de adulto. Su padre se había aislado del mundo y su hijo era su único amigo íntimo. Como respuesta, Bob había aprendido a negar sus necesidades y sus sentimientos, reinventándose a sí mismo como el salvador de su padre, su mejor amigo y confidente.

            Una vez que Bob fortaleció su sentimiento de autovaloración y desarrolló vínculos sólidos, comenzó el proceso de separarse e individuarse respecto de su padre. Esto le aterrorizaba. Cada vez que recaía en su actitud de ser el chico bueno y complaciente, la atracción hacia los de su propio sexo volvía a aparecer. Cuando se mantenía firme y se expresaba de una forma sana, positiva y original, experimentaba una masculinidad renovada. Cada vez que de forma irreflexiva se conformaba ante su padre u otras figuras de autoridad, las fantasías sexuales con personas de su propio sexo volvían a florecer. Una vez más, se ve que EL DESORDEN DE ATRACCIÓN HACIA LAS PERSONAS DEL MISMO SEXO ES UN SÍNTOMA, UNA RESPUESTA DEFENSIVA ANTE CONFLICTOS PASADOS Y PRESENTES.

            Bob se esforzó por sanear la relación con su padre. Ahora se expresa como un adulto y no como un "buen chico". Ha dejado de aspirar a que su padre cambie y está realizando los cambios necesarios en su vida para madurar en su identidad masculina, recibida de Dios.

            He asesorado a muchos hombres cuyos padres eran militares o trabajaban en puestos de gobierno. Debido a su servicio al país, muchas veces estaban AUSENTES de casa durante largos períodos. Esto hizo que sus hijos se sintieran SOLOS Y ABANDONADOS. Otros hombres tuvieron padres que, estando físicamente presentes, estaban EMOCIONALMENTE AUSENTES. Los padres permanecían DISTANTES E INDISPONIBLES pese a los esfuerzos de sus hijos por ganar su amor. Otro grupo de varones tuvieron PADRES ADICTOS AL TRABAJO. No pasaban en casa el tiempo necesario como para implicarse en las vidas de sus hijos. Otros tuvieron padres alcohólicos, drogadictos, adictos al deporte y/o con temperamento violento. Éstos experimentaron la guerra contra los cambios de humor de sus padres, sin saber nunca cuándo aparecería el doctor Jeckyll o míster Hyde. Tenían que estar en guardia el cien por cien del tiempo.

Heridas relacionadas con los hermanos / dinámicas familiares

            El niño pre-homosexual que muestra una diferencia de carácter o una incapacidad física puede tener que soportar el ABUSO EMOCIONAL, MENTAL, FÍSICO Y/O SEXUAL por parte de sus hermanos. Si el hermano del mismo sexo -especialmente el mayor- le critica, puede estar contribuyendo a una falta de identificación con su propio género[67]. Esto puede suponer otro factor añadido que refuerce la POBRE IMAGEN DE SÍ MISMO que tenga ya el niño.

            La persona que potencialmente esté orientada hacia la homosexualidad puede ser el hijo mayor, el más pequeño, el de en medio o el hijo único dentro del sistema familiar. El hijo mayor puede convertirse en el héroe de la familia o niño "parentificado" que asume un papel de adulto para solucionar problemas familiares, perdiendo así su sentido de identidad. El niño "parentificado" es aquél que pierde su naturaleza infantil y asume a su cargo a una persona adulta. De este modo se convierte más en un padre que en un niño. Sabe demasiado, demasiado pronto.

            El siguiente hijo puede convertirse en el rebelde, demostrando problemas de conducta. El rebelde actúa de forma negativa PARA OBTENER ATENCIÓN Y AFECTO. El niño de en medio puede convertirse en introvertido, pareciendo que no tiene tantas necesidades como el mayor o el menor. Se hace invisible, tímido o aislado. Parece como si sus necesidades fueran menos importantes que las de los demás. El niño más pequeño puede estar mimado o consentido. También puede convertirse en el receptor de sentimientos inexpresados de todo el sistema familiar. En caso de que exprese sus sentimientos reprimidos es considerado como un "niño problemático". El niño más pequeño puede actuar como un payaso o un actor intentando así GANAR ATENCIÓN Y AFECTO.

            Brad era el más pequeño de cuatro hermanos. Su hermano mayor, Mark, era el tirano de la familia. Mark y su padre tenían una relación de un extremo antagonismo. El padre le daba palizas a Mark y entonces Mark se las daba a Brad. Cuando no tenía a nadie alrededor, Mark abusaba físicamente de Brad. También abusaba verbalmente de él, llamándole "nena", "marica", "raro". Brad vivía atemorizado por los ataques de ira de Mark. Esta relación provocó el distanciamiento de Brad respecto de su padre y de los hombres.

Un modo de superar el malestar de aquella relación con Mark, la ausencia de su padre alcohólico y la insana proximidad a su madre era convertirse en el pacificador de la familia. Cuando sus hermanos discutían o sus padres peleaban, Brad se ponía en medio para despejar los obstáculos entre ellos. Era un teatrero y un pacificador, intentando crear armonía en el medio del caos.

            Otros hombres a los que traté tenían hermanos varones que les castigaban y les criticaban por tener una naturaleza más sensible. El insulto era una experiencia común. Habitualmente, los hermanos mayores se llevaban mal con sus padres y solían descargar su frustración con sus hermanos menores. En otros casos eran los héroes de la familia, sacaban buenas notas y eran complacientes. En cualquier caso, no importaba lo que se esforzasen ya que nunca experimentaban el amor que tanto deseaban.

 

Heridas relacionadas a la propia imagen

            Maduración temprana o tardía, incapacidades físicas, ser más bajo, ser más alto, ser muy delgado o muy gordo son algunas de las características que pueden tener como consecuencia HERIDAS DE AUTOIMAGEN. Los atributos físicos pueden causar daño por las reacciones paternas o de los compañeros. Las heridas relativas a la imagen de uno mismo parecen situarse bastante alto en la escala de variables que contribuyen a los desórdenes que tratamos. Muchos si no todos aquéllos a quienes he tratado tenían un BAJO SENTIDO DE AUTOESTIMA DEBIDO A SENTIMIENTOS DE INADECUACIÓN ACERCA DE SU APARIENCIA FÍSICA. Se distanciaron de sus padres y se distanciaron de su propio género. Al final, SE ALIENARON RESPECTO DE SUS PROPIOS CUERPOS, ya que eran RECORDATORIOS DE LA MASCULINIDAD QUE HABÍAN RECHAZADO.

            En la ADOLESCENCIA algunos no se desarrollaron tan rápido como sus compañeros y se sintieron INFERIORES a ellos. Otros sufrían sobrepeso o eran extremadamente flacos, lo que les indujo a tener un bajo sentido de autoestima. Otros eran más bajos y nunca crecieron como sus compañeros o amigos y sintieron que tenían algo inadecuado, inseguros. Y otros han tenido incapacidades físicas y recibieron o percibieron críticas y rechazo. Insisto en que LAS HERIDAS RELATIVAS A LA PROPIA IMAGEN PUEDE SER UN FACTOR IMPORTANTE EN AQUÉLLOS QUE HAN DESARROLLADO ATRACCIONES HACIA EL MISMO SEXO.

            En una ocasión traté a un hombre alto y guapo llamado Dirk. Si le vierais nunca pensaríais que hubiese tenido problemas con su imagen corporal. Hoy, Dirk es un culturista muy musculoso. Sin embargo, cuando estaba en la escuela era INCAPAZ PARA EL DEPORTE E INFERIOR SOCIALMENTE A SUS COMPAÑEROS. Para sanar estas heridas en la edad adulta, practicó una gran variedad de deportes, aprendió a ser uno más en un grupo, y finalmente aprendió a pasárselo bien. Muchas organizaciones que ayudan a las personas a salir de la homosexualidad organizan actividades deportivas para ayudarles a superar sus temores respecto al deporte y la competición.

            Dan era bombero, la imagen típica del "macho": guapo, musculoso, atlético y educado. Sin embargo, se sentía inferior a los hombres y atraído hacia los chicos adolescentes. Dan SE HABÍA DESARROLLADO FÍSICAMENTE MÁS TARDE QUE SUS COMPAÑEROS. Entró en la pubertad hacia los quince años. Cuando tenía que ducharse con otros compañeros después de clase de gimnasia, SE SENTÍA AVERGONZADO POR SU FALTA DE MADUREZ FÍSICA. Dan no se sentía capaz de compartir su dolor con su padre. Su padre era un adicto al trabajo y al alcohol. Además, solía pegar a Dan cuando estaba embriagado. En aquellas circunstancias, Dan se quedó "atascado" en los años de la pre-adolescencia. Pese a que maduró y se convirtió en un hombre guapo y fuerte, siendo un adulto se seguí considerando inferior a otros hombres.

            Un grupo de hombres a los que traté eran más bajos que la media masculina. Esto tuvo un impacto en un sentido de identidad de género. Todos ellos estaban EMOCIONALMENTE DISTANCIADOS DE SUS PADRES. Este distanciamiento, combinado con la menor altura, les hacía SENTIRSE INFERIORES A OTROS HOMBRES. En otros casos se trataba de varones con sobrepeso o muy delgados, o bien que tenían algún tipo de defecto físico. Estos factores creaban en ellos un sentido de "DESIDENTIFICACIÓN" CON SU PROPIO GÉNERO.

 

Abusos sexuales

            Un gran porcentaje de los homosexuales adultos ha sufrido abuso sexual en la infancia. Estudios de investigación y observaciones clínicas apoyan esta tesis. En el caso de las mujeres homosexuales, en un 90 % de los casos han sufrido abusos sexuales por parte de varones, y entre un 75 % y un 85 % de los varones homosexuales han padecido abusos sexuales[68].

            Patrick Dimock[69] y Mike Lew[70] descubrieron que la confusión sobre la orientación sexual podía deberse a un abuso sexual en la primera infancia. Tanto David Finkelhor, uno de los mejores investigadores en el área del abuso sexual infantil (en su libro Abusos sexuales infantiles: nuevas teorías e investigaciones, New York , Free Press 1984) como Jonson y Shrier ( en su artículo Agresión sexual de los niños, en Journal of Adolescente Health Care, 1985) hallaron una fuerte correlación estadística entre el abuso sexual infantil y la actividad homosexual en la adolescencia y en el estado adulto. "Los niños que habían sido agredidos por hombres adultos tenían cuatro veces más probabilidades de tener actualmente relaciones homosexuales que aquéllos que no habían padecido tales agresiones"[71]. Jonson y Shrier estudiaron grupos de adolescentes durante un período de seis años y descubrieron que aquéllos que habían sufrido agresiones sexuales en la infancia "se identificaban a sí mismos como homosexuales en una proporción próxima a siete veces mayor, y como bisexuales, casi seis veces más" que aquéllos que no habían padecido las agresiones[72].

            El doctor Charles Socarides y otros terapeutas han observado que un alto porcentaje de sus pacientes habían sufrido abusos sexuales en la infancia. Wendy Maltz y Beverly Colman confirman que " estudios hechos en niños que habían sufrido abusos sexuales cometidos por hombres indican que un alto porcentaje de ellos tienen relaciones homosexuales cuando son adultos"[73]. Muchos directores de programas de curación de ex homosexuales han manifestado que un gran porcentaje de los hombres y mujeres que buscan ayuda habían padecido abusos sexuales en la niñez.

            La mayor parte de los niños que han sufrido abusos ya habían desarrollado un apartamiento defensivo respecto del progenitor del mismo o del otro sexo. El niño "des-identificado" con su padre y sobreidentificado con su madre es más susceptible de sufrir abusos a manos de un hombre. LOS ABUSADORES PERCIBEN CON FACILIDAD AL NIÑO QUE ALBERGA ESTAS NECESIDADES HOMO EMOCIONALES INSATISFECHAS. Muy a menudo los abusadores son miembros de la familia o amigos próximos de la misma. La insidiosa naturaleza del abuso implica que primero comienza como intimidad emocional y sólo después se convierte en algo sexual. EL ABUSADOR SE GANA LA CONFIANZA DEL NIÑO, CUMPLIENDO NECESIDADES BÁSICAS DE AFECTO HOMO EMOCIONAL QUE PERMANECÍAN SIN SATISFACER. Después, el abusador cambia la relación para que incluya el sexo. Esto supone un MENSAJE SUMAMENTE CONFUSO para un niño necesitado e impresionable. LA ESTRUCTURA PSÍQUICA DEL NIÑO QUEDA CONFUNDIDA PORQUE LOS MENSAJES DE AMOR, SEXO E INTIMIDAD SE HAN ENTREMEZCLADO, especialmente cuando ha habido por medio un comportamiento homosexual. "Algunos supervivientes pueden adoptar el papel que han jugado durante el abuso debido a que cuando fueron abusados experimentaron una excitación sexual y pueden pensar que esa excitación es una prueba de ese papel"[74]. EL NIÑO PADECE ABSTINENCIA RESPECTO AL AMOR DEL PROGENITOR DE SU MISMO SEXO. Al haberse distanciado emocionalmente de esa fuente de amor, puede que él mismo repita la conducta sexual que ha aprendido como una forma de satisfacción de sus necesidades homo emocionales.

            El padre de Steve, un alcóholico, abusaba físicamente tanto de su mujer como de Steve. A la edad de seis años, un vecino abusó sexualmente de él. Eso volvió a sucederle con nueve y diez años, a manos de otros chicos mayores del vecindario. Estas experiencias, unidas a su distanciamiento respecto de su padre, pusieron los cimientos para una conducta activa de la homosexualidad en su vida adulta. Con un tratamiento eficaz, Steve fue capaz de dolerse por las pérdidas del pasado y de cortar los lazos que le unían con la atracción hacia los de su sexo. Hoy está libre de deseos homosexuales.

            El padre de Howard pasaba mucho tiempo fuera de casa por viajes de trabajo, y cuando volvía era muy indiferente en la relación con su hijo. Cuando Howard tenía cuatro años, un compañero de colegio llamado Robert abusó sexualmente de él. Hacía algún tiempo que conocía a Robert. Howard recibía afecto, atención y también intimidad sexual de Robert. En el cuerpo de Howard se formó un patrón que le indicaba que PARA OBTENER EL CARIÑO DE UN HOMBRE DEBÍA TENER RELACIONES SEXUALES CON ÉL. Cuando fue adulto continuó teniendo relaciones homosexuales siempre que alguna presión se cernía sobre su vida.

Era su VÁLVULA DE ESCAPE, su receta para obtener vínculos con los varones.

            Podría narrar docenas de casos similares que ilustran cómo EL ABUSO SEXUAL ES UN FACTOR MÁS QUE PUEDE CONTRIBUIR A LA IDEACIÓN HOMOSEXUAL.

 

Heridas sociales

            Entre las experiencias y situaciones por las que las personas con atracciones hacia su propio sexo han pasado, se cuentan el que les insulten, les humillen, les mostejen de mosquitas muertas, les llamen pelotas del profesor, el ser incapaces de practicar deportes, el no implicarse en las actividades físicas y rudas de los demás niños o hacerlo en el caso de las niñas.

            Las heridas sociales o provenientes de los compañeros de su edad se cuentan entre las más influyentes en la escala de variables que contribuyen a la homosexualidad. La mayoría de las personas que experimentan una atracción hacia el propio sexo se han sentido socialmente incapaces o fuera de lugar. Parece haber dos polaridades implicadas: la inferioridad o la grandeza: "Soy mejor que todos los demás"; o "No soy tan bueno como ellos". La persona puede oscilar de la inferioridad a la superioridad muchas veces en un mismo día.

            "Los padres pueden influenciar a sus hijos en modos que las madres no son capaces, particularmente en áreas tales como las relaciones del niño con sus compañeros y los resultados en el colegio. Las investigaciones indican que, por ejemplo, LOS NIÑOS CON PADRES AUSENTES O QUE NO SE IMPLICAN, LO TIENEN MÁS DIFÍCIL PARA CONSEGUIR UN EQUILIBRIO ENTRE EL VIGOR DE SU MASCULINIDAD Y EL AUTODOMINIO. Como consecuencia, a ellos les resulta más difícil el aprendizaje del autocontrol y la capacidad de posponer la gratificación, habilidades ambas que se vuelven cada vez más importantes conforme el niño crece y busca establecer amistades, éxitos académicos y objetivos profesionales. La presencia positiva de un padre también puede ser un factor significativo en los logros académicos y profesionales de una chica, aunque en este caso no de una forma tan evidente. En cualquier caso está claro que las niñas cuyos padres están presentes y se implican en sus vidas son menos propensas a ser sexualmente promiscuas a temprana edad, y más propensas a forjar relaciones sanas con hombres cuando llegan a la edad adulta"[75].

            El doctor Gerard van der Aardweg sostiene que LA FALTA DE UNA ADECUADA RELACIÓN CON LOS NIÑOS DE SU EDAD ES UN FACTOR PRINCIPAL EN LA CREACIÓN DE UN DESORDEN DE ATRACCIÓN  hacia las personas del mismo sexo: "La asociación más fuerte no se da, por tanto, entre la homosexualidad y las relaciones padre-niño/a, o madre-niño/a, sino entre la homosexualidad y las relaciones con los compañeros. (...) Sentirse más o menos masculino o femenina que los compañeros o compañeras es lo mismo que sentir que uno no pertenece al lugar donde está"[76].

            Muchos chicos pre-homosexuales carecen de la adecuada coordinación entre la vista y el tacto y de inclinación hacia los deportes, sintiéndose inferiores a sus compañeros varones. Incluso aquéllos que participaban en las actividades atléticas pueden sentirse, internamente, menos adecuados o inferiores. Además, otros chicos con inclinaciones artísticas se apartan totalmente de los deportes, sea por su misma naturaleza o como reacción defensiva a la experiencia masculina de apartarse de su padre, de su hermano o de su propio cuerpo. Como compensación por esa baja autoestima puede convertirse en un perfecto PERFECCIONISTA. Un perfeccionismo enfermizo representa un intento de la propia psique de OBTENER ACEPTACIÓN.

            "Investigaciones acerca de niños de tres y cuatro años realizadas por Ross Parke y Kevin MacDonald prueban esta vinculación entre la actividad física del padre a la hora de jugar con él y el tipo de relación que el hijo tiene con sus compañeros. Observaron a los niños durante sesiones de veinte minutos en los que éstos jugaban con sus padres. Los investigadores descubrieron que los niños cuyos padres mostraban niveles intensos de juegos físicos resultaban más populares entre sus compañeros. Una cualificación interesante y significativa se deducía de este estudio: los niños que tenían padres que se implicaban físicamente no eran mandones, no eran violentos. Los niños cuyos padres eran, además de físicamente activos, muy mandones, obtenían los niveles de popularidad más bajos. Otros estudios demuestran conclusiones semejantes. En general los investigadores han detectado que los niños parecen desarrollar las mejores habilidades sociales cuando sus padres mantienen el tono positivo de sus interacciones y permiten a sus hijos tomar parte en la decisión del curso del juego"[77].

            Muchas mujeres con inclinaciones atléticas padecieron humillaciones siendo niñas por este don innato. Algunas niñas pueden haberse implicado más en las actividades físicas varoniles por su naturaleza y otras por su educación. Si además se daban otros elementos como las heridas homo emocionales y/o hetero emocionales, entonces esta característica puede convertirse en otro factor que contribuya al desarrollo de una atracción por las mujeres.

            DENTRO DEL PROCESO CURATIVO ES MUY IMPORTANTE QUE LOS HOMBRES APRENDAN A SER HOMBRES ENTRE LOS HOMBRES Y QUE LAS MUJERES APRENDAN A SER MUJERES ENTRE LAS MUJERES. Aprender a participar en deportes de grupo para lo hombres y en actividades femeninas para las mujeres supone un aspecto importante para la curación y la experimentación de la PROPIA IDENTIDAD DE GÉNERO.

            David era el preferido de los profesores durante toda la enseñanza primaria, la secundaria y el bachillerato. Obtuvo muchas menciones por sus buenos resultados escolares y por su buena conducta. Sin embargo nunca supo cómo relacionarse con otros estudiantes. Era un pequeño adulto que no sabía cómo ser un niño. Sabía demasiado, demasiado pronto, siendo como era el confidente y mejor amigo de su madre.

Chris era un niño muy religioso. Participaba en el grupo juvenil de su parroquia, iba a los retiros, estudiaba la Biblia y ayudaba a otros niños. Sin embargo, se sentía muy distante de su padre y pensaba que era diferente a los demás niños. En la escuela muchos le llamaban "marica", "nena" o "mariquita". Se odiaba a sí mismo y deseaba ser querido por un hombre.

            Randy se sentía atraído por los deportes. No sabía cómo tirar una bola de béisbol, cómo batear o cómo hacer una buena carrera. Su padre estaba demasiado ocupado enseñando a otros niños y Randy se sentía abandonado e inferior. Como era más reservado y sensible nunca pidió a su padre que le enseñara. En lugar de eso soportó su herida durante toda su niñez y su adolescencia. Cuando los chicos jugaban en la escuela a él nunca lo elegían para ninguno de los equipos. En los recreos se sentaba en los bordes del campo, mirando con envidia a los otros chicos que jugaban.

 

Heridas culturales

            Estas heridas se sufren por los MEDIOS DE COMUNICACIÓN, por el SISTEMA EDUCATIVO, por la INDUSTRIA DEL ENTRETENIMIENTO, por INTERNET y por la PORNOGRAFÍA, influencias que conducen a la PERTURBACIÓN DE LA PAZ DE LA MENTE. HOY LA GENTE ESTÁ ACEPTANDO EL MITO DE QUE LA HOMOSEXUALIDAD ES UN MODO DE SER NATURAL, NORMAL E INNATO. ESO NO ES CIERTO. No hay ninguna evidencia científica que pruebe esa teoría. ESO ES UNA DISTORSIÓN PARA JUSTIFICAR LOS INTENTOS DESESPERADOS DE ALGUNAS PERSONAS QUE QUIEREN LEGITIMAR UNA CONDICIÓN NACIDA DE UNA QUIEBRA EMOCIONAL.

"Una homosexualidad preferente  no se encuentra naturalmente en ninguna especie de mamíferos no humanos. Las diferencias masculino-femeninas y la preferencia heterosexual son generales en toda la escala filogenético"[78].

            El comunismo y el movimiento homosexual han utilizado la misma ESTRATEGIA, conocida como LA TEORÍA DE LA GRAN MENTIRA. Es un principio muy simple que funciona así: SI REPITES CUALQUIER COSA DURANTE EL TIEMPO SUFICIENTE Y LO GRITAS LO SUFICIENTEMENTE ALTO, CON EL PASO DEL TIEMPO SE ACEPTARÁ QUE ES UN HECHO. Algunos ejemplos de esas grandes mentiras que han pasado de ser mitos a ser hechos incontrovertibles son: "Los homosexuales nacen así", "Si eres gay, siempre serás gay", "Los homosexuales no pueden cambiar", y "El 10% de la población es homosexual". TODOS ESTOS SON MITOS. TODOS ELLOS SON FALSOS.

            Si coges una rana y la pones en agua hirviendo morirá de inmediato. Si coges una rana y la pones en agua templada nadará felizmente. De forma gradual empiezas a subirle la temperatura. Si lo haces muy poco a poco ni siquiera se dará cuenta del cambio. En un momento determinado, el agua alcanza el punto en que empieza a hervir y, sin darse cuenta, la rana muere.

            Así ha sucedido con nuestra actitud cultural hacia la homosexualidad. Hace unos años había escándalo e incomprensión. Ahora tenemos aceptación e incomprensión. LOS MIEMBROS DEL MOVIMIENTO HOMOSEXUAL HAN SEMBRADO DE MITOS NUESTRA CULTURA Y HAN REPETIDO ESOS MITOS DURANTE UN PERÍODO DE DECENIOS. AHORA, SIN DARNOS CUENTA, LA HOMOSEXUALIDAD SE HA ADMITIDO COMO OTRO ESTILO DE VIDA.

            Mucha gente cree en estos MITOS SOBRE LA HOMOSEXUALIDAD, que son difundidos por los MEDIOS DE COMUNICACIÓN (prensa diaria, radio, revistas y televisión), la INDUSTRIA DEL ENTRETENIMIENTO, el SISTEMA EDUCATIVO, el MUNDO ACADÉMICO, el GREMIO DE LOS PSICÓLOGOS y ALGUNAS INSTITUCIONES RELIGIOSAS. Mediante una REPETICIÓN CONTINUADA DE ESOS MITOS, muchas personas inteligentes y bien intencionadas han llegado a creer esas MENTIRAS.

            En la actualidad, LA MAYOR PARTE DE LAS ESCUELAS Y UNIVERSIDADES DE TODO EL MUNDO ESTÁN ENSEÑANDO A NUESTRO HIJOS, sobre la base de la igualdad social y los derechos humanos, QUE LOS HOMOSEXUALES NACEN ASÍ Y QUE NO PUEDEN CAMBIAR. LA PROMOCIÓN DE ESOS MITOS ES OTRO DE LOS FACTORES QUE PUEDEN INFLUENCIAR A UNA PERSONA A QUE SE HAGA HOMOSEXUAL, o que simplemente pueden empujarle a cruzar la raya. Se trata de un ADOCTRINAMIENTO DE JÓVENES IMPRESIONABLES QUE TODAVÍA SE ENCUENTRAN CONFUSOS ACERCA DE SU IDENTIDAD SEXUAL.  En la actualidad, en los Estados Unidos hay una tasa de divorcios de un 50 ó 60 %, lo que significa que MUCHOS NIÑOS ESTÁN CRECIENDO SIN EL PROGENITOR DE SU MISMO SEXO. La Nacional Fatherhood Iniciative( Iniciativa Nacional por la Paternidad) afirma que en 1990 aproximadamente 14 millones de niños vivían con su madre sola. Eso hace que esos niños sean más vulnerables ante las influencias culturales.

            En palabras de algunos activistas homosexuales:

"Nuestro primer interés está en la desensibilización del público americano respecto a los gays y los derechos de los gays (...) No hay que preocuparse de intentar persuadir a las masas de que la homosexualidad es algo bueno. Pero sí puedes hacerles pensar que se trata sólo de otra cosa ante la que pueden encogerse de hombros, entonces la batalla por los derechos sociales y legales está virtualmente ganada"[79].

            En INTERNET un niño puede descargarse pornografía y ver cualquier acto sexual imaginable e inimaginable entre dos hombres, dos mujeres, o dos o más "cualquier cosa". ES UN ABUSO SEXUAL Y UNA VIOLACIÓN DE LA MENTE DE NUESTROS HIJOS.  Además, en MUCHAS ESCUELAS, el programa de educación sexual incluye la enseñanza de que la homosexualidad es algo normal, de dónde probarla y de cómo hacerlo.

            LOS PROGRAMAS DE TELEVISIÓN en América, las principales películas y los informativos locales dan normalidad a la homosexualidad y a las relaciones homosexuales. DE ESTE MODO, SE PRIVA DE LA VERDADERA LIBERACIÓN A UN NÚMERO CADA VEZ MAYOR DE NIÑOS, HERIDOS Y NECESITADOS DE CARIÑO, AL QUEDAR ATRAPADOS DE ESTA GRAN MENTIRA. La homosexualidad es un TRASTORNO DEL DESARROLLO QUE CONDUCE A UN INMENSO MALESTAR Y A UN AGOTAMIENTO EMOCIONAL.

            El movimiento en pro de los derechos de los gays, los medios de comunicación, el sistema educativo y la profesión de la salud mental nos siguen diciendo que la homosexualidad es algo normal y natural. Observemos algunos datos estadísticos acerca de la conducta homosexual y veamos si esta condición es, de hecho normal:

            El Instituto Kinsey publicó un estudio acerca de  varones homosexuales que vivían en San Francisco. Indicaba que el 43 % había tenido relaciones sexuales con 500 o más hombres; el 28 % había tenido relaciones sexuales con 1.000 o más y el 79 % manifestó que más de la mitad de sus compañeros sexuales eran personas a las que no conocían previamente[80].

            Una encuesta de la Asociación Americana de la Salud Pública señaló que el 78 % de los homosexuales encuestados había sido infectado por una enfermedad de transmisión sexual[81].

            Un informe de la Asociación Nacional para la Salud de los Gays y Lesbianas reveló que el abuso del alcohol y de las drogas era tres veces mayor entre los homosexuales que entre los heterosexuales[82].

            Un informe del Departamento Americano de Salud y Servicios Humanitarios (equipo de lucha contra el suicidio juvenil) reveló en 1989 que un tercio de todos los suicidios de adolescentes los cometen jóvenes que tienen problemas de homosexualidad. Es un porcentaje extremadamente elevado, teniendo en cuenta que SÓLO ENTRE EL 1% Y EL 3 % DE LA POBLACIÓN ES HOMOSEXUAL. Los varones homosexuales son seis veces más propensos a haber intentado cometer suicidio que los varones heterosexuales[83].

            McWhirter y Mattison, dos terapeutas homosexuales, realizaron una encuesta sobre ciento cincuenta y seis parejas de varones. Los resultados se reflejan en su libro La pareja masculina. Descubrieron que EL 95 % DE LAS PAREJAS ERAN INFIELES, y que el 5 % DE LAS QUE ERAN FIELES HABÍAN PERMANECIDO JUNTOS NO MÁS DE CINCO AÑOS. Esta estadística es diáfana si la comparamos con otras realizadas sobre la fidelidad en las parejas heterosexuales. El American Journal of Public Health publicó una encuesta realizada con más de dos mil personas y reveló que en un período de cinco años sólo el 6, 4% de las parejas casadas fueron infieles, lo que significa un 93,6% de parejas fieles[84]. El Nacional Opinión Research Center, de Chicago, publicó que sobre tres mil cuatrocientos encuestados, entre un 3 y un 4 % de los casados tenían un amante distinto a su cónyuge[85]. Estos resultados contrastan con el 95 % DE LAS PAREJAS HOMOSEXUALES INFIELES. Los mismos McWhirter y Mattison sostienen que "la expectación antes la actividad sexual fuera de la pareja era la regla para las parejas masculinas, y la excepción para las heterosexuales[86]".

            "Las personas homosexuales tienen al menos doce veces más probabilidades de molestar a los niños sexualmente que los heterosexuales; los profesores homosexuales son al menos siete veces más propensos a molestar a un alumno; se estima que los profesores homosexuales han cometido al menos el 25 % de los actos sexuales contra alumnos; el 40 % de las agresiones sexuales son cometidas por personas involucradas en actividades homosexuales"[87].

            Estas estadísticas nos muestran claramente que EL COMPORTAMIENTO HOMOSEXUAL NI ES NORMAL NI ES NATURAL. Los miembros de la comunidad homosexual argumentan que la intolerancia social y el prejuicio provocan esas conductas destructivas. Sin embargo, la razón profunda de esos comportamientos no sanos es la QUIEBRA EMOCIONAL que en primer lugar causa la condición homosexual. El prejuicio social tan sólo exacerba un dolor que ya existía previamente en lo más profundo de sus almas.

            Kurt, un estudiante sobresaliente en una escuela de lujo, se hizo adicto a la pornografía masculina viendo internet. Su padre instaló programas filtro en el ordenador para evitar que él accediera a esas páginas. Pero Kurt era capaz de saltarse todos los códigos y siguió viendo pornografía habitualmente. Lo que vio y lo que leyó le empujó cada vez más dentro del estilo de vida homosexual, lo cual le llevó a una masturbación compulsiva y al aislamiento respecto de sus compañeros.

            La mujer de Nathan le mandó a mi consulta con la esperanza de que le "arreglara". Nathan le declaró a su mujer que era gay y que después de veinte años de matrimonio le iba a pedir el divorcio. Nathan había reprimido su atracción hacia los hombres durante casi cincuenta años. Ahora quería satisfacer aquellos deseos "naturales". Había leído los artículos periodísticos que hablaban del "gen gay" y de las explicaciones biológicas de la homosexualidad y estaba convencido de haber nacido gay. Se marchó a casa, consiguió el divorcio, se integró en el estilo de vida homosexual y murió de sida, mientras buscaba a su príncipe azul.

 

Otros factores.

            Divorcio, muerte, experiencias intrauterinas, adopción y religión son algunos de los factores de influencia que pueden causar un desorden de atracción hacia las personas del mismo sexo. Si los padres se divorcian, o mueren, o algún otro familiar cercano muere, el niño puede interpretar esa experiencia como un rechazo personal y distanciarse aún más de los demás y de sí mismo.

DIVORCIO.

            Los niños se culpan a sí mismos naturalmente por el divorcio de sus padres y también pueden hacerlo en relación con la muerte de un progenitor. Un mensaje angustioso resuena en lo profundo del inconsciente del niño: "Si yo fuera mejor, si hubiera hecho tal o cual cosa, entonces mamá y papá no se hubieran divorciado, o papá no hubiera muerto". Este pensamiento puede permanecer completamente inconsciente para el niño-adulto.

            "El hecho de que después de un divorcio la mayor parte de los niños mayores se distancien respecto de uno de los progenitores y de que una minoría muy importante rechace a ambos es, según creemos, causa de una razonable preocupación social. Significa que MUCHOS DE ESTOS JÓVENES SON ESPECIALMENTE VULNERABLES ANTE INFLUENCIAS EXTRAÑAS A LA FAMILIA, tales como novios, amigas, otros compañeros, figuras adultas de autoridad o los medios de comunicación. Aunque puede que no sean necesariamente negativas, no es probable que estas influencias sean un sustitutivo adecuado a las relaciones estables y positivas con los propios padres[88]".

 

EXPERIENCIAS INTRAUTERINAS

            Las experiencias intrauterinas pueden contribuir a la separación del niño respecto de uno o de ambos progenitores. Si durante el embarazo la madre estaba pasando dificultades en su matrimonio en relación con su marido o si se sentía rechazada, o no querida, o no deseada por él, o bien sufría cualquier otro tipo de sufrimiento durante la gestación, el bebé no nacido pudo experimentar estos sentimientos y sentimientos como si hubieran sido dirigidos hacia él o ella. El psiquiatra Thomas Verny afirma que

"EL ÚTERO ES EL PRIMER MUNDO PARA EL NIÑO. EL MODO COMO LO EXPERIMENTA -SEA COMO UN LUGAR AMABLE U HOSTIL- CONFIGURA SU PERSONALIDAD Y SUS PREDISPOSICIONES DE CARÁCTER. Si para él ha sido un entorno cariñoso y cálido, es probable que el niño espere que el mundo exterior sea igual. Esto produce una PREDISPOSICIÓN HACIA LA CONFIANZA, la actitud abierta, la extroversión y la confianza en uno mismo. El mundo será su "ostra", como hasta entonces lo ha sido el útero. Si el claustro materno ha supuesto un entorno hostil, el niño anticipará que el mundo nuevo del exterior será igualmente poco apetecible. Estará PREDISPUESTO A LA SOSPECHA, LA DESCONFIANZA Y LA INTROVERSIÓN. Le será difícil relacionarse con otros y el mismo modo le costará autoafirmarse. La vida le será más difícil que para un niño que haya disfrutado de una buena experiencia intrauterina" [89].

            El doctor Verny realizó numerosos estudios a lo largo y ancho de los Estados Unidos y de toda Europa que muestran claramente que LAS PRIMERAS EXPERIENCIAS DE VIDA EN EL SENO DE LA MADRE CONFORMAN LA PERSONALIDAD DEL NIÑO. Los resultados de estas investigaciones fueron los siguientes:

  • El feto puede ver, oír, experimentar, gustar y sentir;
  • Lo que el niño experimenta y percibe comienza a dar forma a su actitud y expectativas respecto de la vida;
  • La principal fuente de estos mensajes configuradores es la madre;
  • Los sentimientos del padre hacia su mujer y hacia el bebé no nacido también influyen en el feto[90].

 

            El doctor Verny llama a este campo "PSICOLOGÍA PRENATAL". En su libro La vida secreta del niño no nacido ( The secret life of the unborn child, New York, Dell, 1981), se pueden consultar historias clínicas y numerosos estudios que describen los efectos de experiencias prenatales y perinatales sobre la personalidad de los niños.

            La doctora Mónika Lukesch, psicóloga de la Universidad Constantine, en Alemania, estudió a dos mil mujeres embarazadas. Concluyó que LA ACTITUD DE LA MADRE HACIA SU HIJO NO NACIDO CONSTITUÍA EL MAYOR INFLUJO SINGULAR PARA DETERMINAR CÓMO MADURABA EL NIÑO[91]. El doctor Dennos Stott estudió a más de mil trescientos niños y a sus familias y considera que UNA MUJER EMBARAZADA QUE PADEZCA UNA RELACIÓN MATRIMONIAL TORMENTOSA TIENE UN RIESGO UN 237 % MAYOR DE DAR A LUZ A UN NIÑO CON DAÑOS FÍSICOS O PSÍQUICOS QUE UNA MUJER QUE TENGA UNA RELACIÓN EN LA QUE SE SIENTA SEGURA[92].

            Leanne Payne, un conocido terapeuta pastoral, ha manifestado que ha ayudado a muchas personas a curarse de los efectos de experiencias intrauterinas dolorosas:

"No es ninguna tontería, por ejemplo, el ver a una persona curada que había sido hospitalizada, incluso en muchas ocasiones, debido al rechazo que había experimentado antes de nacer"[93].

ADOPCIÓN

            La adopción también puede contribuir a originar un desorden de atracción respecto del padre o de la madre. SI EL NIÑO NO SE VINCULA CON SEGURIDAD CON EL PROGENITOR ADOPTIVO DE SU MISMO SEXO, puede que el resultado sea un desorden de atracción hacia las personas del mismo sexo.

Sarah se aferraba a su madre adoptiva. Se sentía constantemente necesitada y, en ocasiones, rechazada. Después del bachillerato, comenzó a buscar otras mujeres para  LLENAR SU NECESIDAD CONSTANTE DE ATENCIÓN Y DE AFECTO. Sus relaciones duraban poco. Bajo su deseo homosexual había una niña perpleja que SE SENTÍ NO QUERIDA Y RECHAZADA POR SU MADRE biológica.

 

RELIGIÓN

            La religión puede significar también un factor que contribuya a este problema. Determinadas creencias pueden provocar un impacto negativo si previamente existe ya un distanciamiento respecto de uno o de otro progenitor. PARA LOS NIÑOS, LOS PADRES SON LOS PRIMEROS REPRESENTANTES DE DIOS. SON LA MANIFESTACIÓN VISIBLE DE UN DIOS INVISIBLE. Significan nuestro modelo para la masculinidad y para la feminidad. Dios representa una extensión de la figura del padre. Si el niño rechaza a sus padres, puede que fácilmente rechace sus creencias religiosas. Esto le separa de Dios, de los padres, de las figuras de autoridad y de un sentimiento de pertenencia dentro del mundo. El doctor Nicolosi afirma que el proceso de "manifestación" ("salir del armario") de hecho es una MANIFESTACIÓN DE UNA SEPARACIÓN DEFENSIVA ELEVADA A UNA ESCALA SOCIAL[94].

            Alan nunca se sintió vinculado con su padre o con su madre. Nunca sintió que perteneciera a su familia. En su terapia, recuperó un RECUERDO INTRAUTERINO de haber experimentado un INTENSO DOLOR Y ANGUSTIA. Lloró como si estuviera volviendo a experimentar aquellos oscuros recuerdos. HABÍA NACIDO SINTIÉNDOSE NO QUERIDO Y NO DESEADO. "Éste no es mi sitio. ¿Por qué me tuvisteis?". Después de esto, Alan habló con su madre y le preguntó por sus sentimientos durante los nueve meses de embarazo en los que le había llevado dentro. Ella le contó que en aquel tiempo su padre estaba teniendo una aventura con otra mujer, y que ella sentía que no era deseada ni querida. En un instante, Alan se dio cuenta de que HABÍA INTERIORIZADO Y PERSONALIZADO LOS SENTIMIENTOS DE SU MADRE.

            La madre de Iván había intentado abortarle durante el segundo trimestre de su embarazo. El intento fracasó e Iván nació. Él siempre sintió animosidad hacia su madre y distanciamiento respecto de su padre. Del mismo modo que Alan, sentía que no pertenecía a su familia, que no encajaba y que no debería estar vivo. Hasta que preguntó a su madre sobre cómo experimentó su nacimiento no había sabido del intento de abortarle.

            Jerry era un perfeccionista. Sentía que si hacía bien las cosas sería ACEPTADO Y QUERIDO. Después de recibir la Primera Comunión fue a casa y rompió un jarrón que su madre estimaba muchísimo. Nunca se perdonó aquel fallo y desde entonces fue distanciándose de Dios y de las convicciones religiosas de sus padres. Se sentía inadecuado, por más que se esforzase por hacer bien las cosas. Jerry estaba extremadamente preocupado esforzándose por ser un niño perfecto. Como era más sensible y reservado que lo habitual, nunca comunicó a sus padres lo mal que se sentía consigo mismo. Dios se había convertido, para él, en su acusador y juez definitivo.

 

SUMARIO

            Estas DIEZ INFLUENCIAS ( HERENCIA, TEMPERAMENTO, HERIDAS HETERO EMOCIONALES, HERIDAS HOMO EMOCIONALES, HERIDAS RELACIONADAS CON LOS HERMANOS/DINÁMICAS FAMILIARES, HERIDAS RELACIONADAS A LA IMAGEN CORPORAL, ABUSOS SEXUALES, HERIDAS SOCIALES, HERIDAS CULTURALES Y OTROS FACTORES) REPRESENTAN LOS FACTORES PRINCIPALES QUE CONTRIBUYEN A LA CREACIÓN DE ATRACCIONES HACIA LAS PERSONAS DEL MISMO SEXO, en hombres y mujeres. AFRONTANDO CADA UNO DE ESTOS TEMAS, DESCUBRIENDO SU SIGNIFICADO Y SU ALCANCE, LA PERSONA PUEDE CURARSE Y RECUPERAR PLENAMENTE LA HABILIDAD DE EXPERIMENTAR SU PROPIA IDENTIDAD DE GÉNERO Y UN SENTIDO DE VALOR PROPIO.

            Ésta es una observación final fruto de mi trabajo con personas durante los últimos años:

            CUANTO MAYOR ES LA ALIENACIÓN RESPECTO A LOS SENTIMIENTOS, PENSAMIENTOS Y NECESIDADES EN EL PRESENTE, Y CUANTO MAYOR ES EL DISTANCIAMIENTO RESPECTO A LAS HERIDAS SIN CURAR Y DE LAS NECESIDADES INSATISFECHAS, MAYOR O MÁS INTENSO ES EL DESEO HACIA LAS RELACIONES HOMOSEXUALES.

            CUANTO MÁS INCONSCIENTE ES UNA PERSONA DE SUS PENSAMIENTOS, SENTIMIENTOS Y NECESIDADES EN LAS RELACIONES ACTUALES, MÁS INTENSA ES LA NECESIDAD DE IMPLICARSE O DE FANTASEAR CON CONDUCTAS HOMOSEXUALES. ENTONCES EL SEXO SE CONVIERTE EN UNA FORMA DE REENCONTRARSE CON EL CUERPO Y EL ALMA, SEA A TRAVÉS DE LA MASTURBACIÓN (AUTOEROTISMO) O DE LA RELACIÓN SEXUAL CON OTRA PERSONA. ASÍ, LA BÚSQUEDA DEL SEXO O DE LA MASTURBACIÓN COMPULSIVA REPRESENTA UN INSTINTO DE REPARACIÓN PARA RESTAURAR UN YO FRACTURADO. ¡¡ LO MÁS FRUSTRANTE ES QUE ESTE OBJETIVO NO SE ALCANZA NUNCA!!

 



[1] S. E. COX, D. MATHESON Y D. DANT, Workbook for Men (SALT Lake City, UT, Evergreen Internacional, Inc., 1998), VI.

[2] S. LeVay, "A difference in hypothalamic structure between heterosexual and homosexual men", Science 253 (agosto 1991), p. 1036.

[3] Citado en M. MADDOUX, Answers to the gay deception (Dallas, TX; Internacional Christian Media, 1994), p. 26.

[4] D. NIMMONS, "Sex and the brain", Discover vol. 15, nº. 3 (marzo 1994), pp. 64-71.

[5] D. GELMAN Y OTROS, "Born or bred?", Newsweek (24 febrero, 1992), p. 46.

[6] Citado en M. MADDOUX, Answers to the gay decepcion, p. 26.

[7] D. GEMAN Y OTROS, op. cit., p. 46.

[8] Ibíd..

[9] J. HORGAN, "Gay genes, revisited", Scientific American (noviembre, 1995), p. 26.

[10] G. RICE Y OTROS, "Male homosexuality: Absence of linkage to microsatellite markers on the X Chromosome in a Canadian study"(artículo presentado en la 21 reunión anual de la Investigación sobre el sexo, Provincetown, Mass., 1995).

[11] J. MADELEINE NASH, "The personality genes", Time vol. 151, nº. 16 (27 de abril, 1998), pp. 60-61.

[12] J. HORGAN, op. cit., p. 26.

[13] W. BYNE Y B. PARSONS, "Human sexual orientation: The biologic theories reappraised", Archives of general psychiatry, vol. 50. nº. 3 (marzo 1993), pp. 228-239.

[14] S. MARC BREEDLOVE, Ph. D., "Sex on the brain", Nature 389 (23 octubre, 1997).

[15] R. C. FRIEDMAN Y J. DOWNEY, "Neurobiology and sexual orientation: current relationships", Journal of neuropsychiatry, vol. 5, nº. 2 (primavera, 1993), pp. 131-153.

[16] R. HUBBARD Y E. WALD, Exploding the gene myth (Boston, MA, Beacon Press, 1993), pp. 6, 94 y 98.

[17] J. LELAND Y M. MILLER, "Can gays "convert"?", Newsweek, (17 de agosto, 1998), p. 49.

[18] J. MONEY, "Sin, sickness, or status? Homosexual gender identity and psychoneuroendicrinology", American psychologist, vol. 42, nº. 4 (1987), p. 384.

[19] J. SATINOVER, Homosexuality and the politics of truth (Grand rapids, MI, Baker Books, 1996), p. 77.

[20] W. MASTERS, V. JOHNSON Y R. KOLODNY, Human sexuality, (Boston, MA, Little Brown, 21985), p. 411.

[21] GERARD J. M. VAN DER AARDWEG, Homosexualidad y esperanza. Terapia y curación en la experiencia de un psicólogo. Eunsa. Navarra (España) 2004.

[22] Citado en J. NICOLOSI, Reparative therapy of male homosexuality (Northvale, NJ, Jason Aronson Inc., 1991), pp. 18-19.

[23] National Association for research and therapy of homosexuality, Press Release 5, 1997.

[24] E. MOBERLY, Psychogenesis: The early development of genter identity (Londres, Routledge and Kegan Paul, 1983), p. 67; E. MOBERLY, Homosexuality: A new christian ethic (Greenwood, SC, James Clark& Co., 1983), p. 9.

[25] J. NICOLOSI, Reparative therapy, op.cit., pp.32-35.

[26] HARVILE HENDRYX, Getting the love you want: A couple´s study guide (New York, Harper Perennial, 1988), p. 26.

[27] E. MOBERLY, Homosexuality: A new christian ethic, op. cit., p. 9.

[28] Ibíd.

[29] J. NICOLOSI, Reparative therapy, op. cit., p. 21.

[30] E. KAPLAN, "Homosexuality: A search for the Ego-Ideal", Archives of General Psychiatry, 16 (1967) pp. 355-358.

[31] J. NICOLOSI, Reparative therapy, op. cit., pp. 94-95.

[32] Ibíd.., pp. 77-78; I. BIEBER Y OTROS, Homosexuality: a psychoanalitic study of male homosexuals (Nueva York: Vintage Books, 1962), pp. 44-46; G. VAN DER AADWEG, Homosexuality and hope: A psychologist talks about treatment and change (Ann Arbor, MI, Servant Books, 1985), p. 64 ( Homosexualidad y esperanza. Terapia y curación en la experiencia de un psicólogo. Eunsa. Navarra (España) 2004); R. KRONEMEYER, Overcoming homosexuality (Nueva York, Macmillan Publishing, 1980), pp. 60-61.

[33] J. NICOLOSI, Reparative therapy, op.cit., p. 82.

[34] R. KRONEMEYER, Overcoming homosexuality, op. cit., p. 71.

[35] M. SAIA, Couseling the homosexual (Minneapolis, MN, Bethany House Publishers, 1988), pp. 57-58.

[36] M. WELCH, Holding time: Intensive one day seminar, 1966; M. WELCH, Introduction to welch method attachment therapy, 1999.

[37] J. BRAY Y D. WILLIAMSON, "Assessment the intergeneracional family relationships", en Family of Origin therapy (Rockville, MD, Aspen Publishers, 1987), p. 31.

[38] S. ALLEN WILLCOXON, "Perspectivas on Intergeneracional family relationships, en Family of Origin therapy, op. cit., p. 4.

[39] Éxodo 34, 6-7, New Oxford Annotated Bible, versión estándar revisada (Nueva York, Oxford University Press), p. 113.

[40] J. PIERRAKOS, conferencia presentada en el seminario "Amor, Eros y Sexo", Seven Oaks Conference Center, Madison, VA, 7 de diciembre, 1996.

[41] B. NATHANSON, The genetic auschwitz, presentado en la "Human Life International Conference", Houston, TX, 19 de abril, 1998.

[42] E. WILSON, Counseling and homosexuality (Waco, TX, Word Books, 1988), p. 67.

[43] Entrevista con el Dr. DEAN BYRD, 13 de abril, 1999, Rockville, MD.

[44] I. BIEBER Y OTROS, Homosexuality: A psychoanalytic study of male homosexuals, op. cit., pp. 44-46.

[45] Ch. SOCARIDES, Homosexuality: Psychoanalytic therapy (Northvale, NJ, Jason Aronson, Inc., 1989), pp. 63-67.

[46] J. NICOLOSI, op. cit., p. 80.

[47] G. VAN DEN AARDWEG, op. cit., p. 64.

[48] Citado en J. NICOLOSI, op. cit., p. 77.

[49] M. SIEGELMAN, "Parental background of male homosexuals and heterosexuals", Archives of sexual behavior, 3 (1974), pp. 3-17.

[50] G. A. WESTWOOD, A minority report on life of the male homosexual in Great Britain (Londres, Longmans, Green, 1960). Citado en J. NICOLOSI, op. cit., p. 77.

[51] M. SHOEFIELD, Sociological aspects of homosexuality: a comparative study of three types of homosexuals (Londres, Longmans, Green, 1965). Citado en J. NICOLOSI, op. cit., p. 77.

[52] N. THOMPSON Y OTROS, "Parent-Child relationships and sexual identity in male and female homosexuals and heterosexuals", Journal of consulting an Clinical Psychiatry, 41 (1973), pp. 120-127.

[53] R. KRONEMEYER, Overcoming homosexualty, op. cit., pp. 60-61.

[54] R. BLY, Iron John, op. cit., p. 24.

[55] Ch. SOCARIDES, Homosexuality: Psychoanalytic therapy, op. cit., pp. 63-67.

[56] K. J. ZUCHER Y S. J. BRADLEY, Genter identity disorder and psychosexual problems in children and adolescents (Nueva York, Guilford Press, 1995), pp. 254 y 264.

[57] Ch. SOCARIDES, op. cit., pp. 18-25.

[58] E. MOBERLY, Psychogenesis, op. cit., p. 39; J. NICOLOSI, op. cit., pp. 43-45.

[59] J. BOWLY, Separation, anxiety, and anger ( Londres, Hogart Press, 1973).

[60] E. MOBERLY, Homosexuality, op. cit., pp. 6-7.

[61] M. WELCH, Holding time: intensive one day seminal (cintas de audio, 1996).

[62] E. MOBERLY, Homosexuality, op. cit., p. 19; J. NICOLOSI, Reparative therapy, op. cit., pp. 113-114.

[63] D. SEAMANDS, Healing for damaged emotions (Wheaton, IL, Victor Books, 1981), p. 69.

[64] J. NICOLOSI, op. cit., p. 26.

[65] E. MOBERLY, Homosexuality, op. cit., pp. 21-22.

[66] M. SAIA, Counseling the homosexual, op. cit., pp. 51-55.

[67] J. NICOLOSI, op. cit., p. 84.

[68] D. BYRD, Understanding and treating homosexuality (Washington, D. C., 13 de marzo, 1988).

[69] P. DIMOCK, "Adult males sexually abused as children", Journal of interpersonal violence 3, nº. 2 (junio 1988), pp. 203-221.

[70] M. LEW, Victims no longer (Nueva York, Nevraumont publishing, 1988), p. 78.

[71] D. FINKELHOR, Chile sexual abuse: New theory and research (Nueva York, Free Press, 1984), p. 195.

[72] R. JOHNSON Y D. SHRIER, "Sexual victimization of boys", Journal of adolescent health care 6, nº. 5 (septiembre 1985), pp. 372-376.

[73] W. MALTZ Y B. HOLMAN, Incest and sexuality: A guide to understanding healing (Lexinton, MA, Lexinton Books, 1987), p. 72.

[74] W. MALTZ, The sexual healing journey: A guide for survivors of sexual abuse (New York, Harper Perennial, 1991), p. 127.

[75] J. GOTTMAN, The Herat of parenting (Nueva York, Simon and Schuster, 1997), p. 166.

[76] G. VAN DER AARDWEG, The battle for normality: A guide for self therapy for homosexuality (San Francisco, Ignatius Press, 1997), pp. 41 y 48.

[77] J. GOTTMAN, The Herat of parenting, op. cit., p. 171.

[78] W. GADPAILLE, "Cross-Species and Cross-Cultural contributions to understanding homosexual activity", Archives of general psychiatry 37 (1980), pp. 349-356.

[79] M. KIRK Y E. PILL, "The overhauling of straight America", Guide magazine (octubre-noviembre, 1987), p. 9.

[80] A. BELL y M. WEINBERG, Homosexualities: A study of diversity among men and women, Nueva York, Simon and Schuster, 1978, pp.308-312.

[81] E. RUEDA, The homosexual network: Private and public polito (Old Greenwich, CT, Devin Adair, 1982), p. 53.

[82] D. VAN PELT, "Gay are more prone to substance abuse", Insight  ( 5 de noviembre, 1990), p. 53.

[83] A. BELL Y M. WEINBERG, tabla 21. 12, pp. 450-451.

[84] B. LEIGH, M. TEMPLE Y K. TROCKI, "The sexual behavior of U. S. Adults: Results from a Nacional Survey", American Journal of public health 83, nº. 10 (octubre, 1993), pp. 11403-11404).

[85] T. SMITH, American sexual behavior: Trenes, socio-demographic diferences, and risk behavior, GSS Tropical report, nº. 25 (University of Chicago, IL, Nacional Opinión research Center, diciembre, 1996), pp. 6-7.

[86] D. McWHIRTER Y A. MATTISON, The male couple (Englewood Cliffs, NJ, Prentice may, 1984), p. 3.

[87] P. CAMERON, "Homosexuality and child molestation", Psichological reports 58 (1986), 327-337. Citado en M. MADDOUX, Answer to the gay deception, pp. 62-63.

[88] N. ZILL, D. R. MORRISON Y M. J. COIRO, "Long-Term effects of parental divorce on parent-child relationships, adjustment, and achievement in young adulthood", Journal of family psychology 7 (1993), pp. 91-103.

[89] T. VERNY y J. DELLY, The secret life of the unborn child (Nueva York, Dell Publishing, 1981), p.50.

[90] Ibíd.., pp. 12-13.

[91] M. LUKESCH, "Psychological faktoren der Schwangerschalft" (Tesis doctoral, Universidad de Salzburgo, 1975). Citado en T. VERNY, The secret life of the unborn child, p. 47.

[92] D. STOTT, "Children in the womb: The effects of estress", New society (19 de mayo, 1977), pp. 329-331.

[93] L. PAYNE, The healing of the homosexual (Westchester, IL, Crossway Books, 1984), p. 21.

[94] J. NICOLOSI, Reparative therapy, op. cit., p. 145.

AddThis Social Bookmark Button
Actualizado ( Martes, 11 de Mayo de 2010 09:19 )  

TESTIMONIOS

ICONO - TESTIMONIOS EPE

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |