Ruta: Home SUPERAR AMS Recursos Artículos 4. Cómo salir de la AMS El Tacto: La necesidad de vínculos y de apego - Richard Cohen

Es posible el cambio

JA slide show

El Tacto: La necesidad de vínculos y de apego - Richard Cohen

E-mail Imprimir PDF

            "La impersonalidad de la vida en el mundo occidental ha llegado a tal punto que hemos producido una raza de intocables. Nos hemos convertido en EXTRAÑOS LOS UNOS PARA LOS OTROS, no sólo al evitar sino al prevenir cualquier forma de contacto físico innecesario. Somos FIGURAS SIN ROSTRO en un paisaje atestado de gente: SOLITARIOS y a la vez CON MIEDO A LA INTIMIDAD. En la medida en que es así, todos nosotros nos hemos rebajado. Debido a esa incapacidad de tocarnos hemos fracasado en la creación de una sociedad en la que la gente se toque en más sentidos que en el físico.

            Con nuestras personalidades faltas, y asumiendo la imagen que los demás tienen de cómo deberíamos ser, no es sorprendente que estemos INSEGUROS ACERCA DE QUIÉNES SOMOS EN REALIDAD. Portamos una PERSONALIDAD FALSA que se nos ha impuesto como un TRAJE INCÓMODO y que no es de nuestra talla; a veces nos sentimos TRISTES y NO COMPRENDEMOS y nos preguntamos cómo hemos llegado a este punto. Como dice Willy Loman en La muerte de un viajante, "Sigo sintiendo que todo es provisional"."[1]

                                                                                                                                 Ashley Montagu

 

 

1. EL PODER CURATIVO DEL TACTO

            La comprensión del alcance del sentido del tacto es fundamental para entender el funcionamiento de la relación con el mentor como método terapéutico. EL TACTO ENCIERRA EL MAYOR PODER CURATIVO DEL MUNDO. La cuestión del tacto resulta muy incómoda para la mayoría de la gente. Como terapeuta, marido y padre, practico y aliento el TACTO SALUDABLE.

            El tacto es un componente necesario del proceso de curación. Como me solía decir un terapeuta: "Primero quita las malas hierbas y después planta las semillas". Primero hay que quitar todas las cosas malas y después reemplazarlas con buenas. Las "cosas malas" son las HERIDAS HOMO EMOCIONALES y HETERO EMOCIONALES. Las "cosas buenas" pueden consistir fácilmente en el tacto y el roce saludables y curativos. Los hombres y las mujeres que se sienten atraídos por las personas de su sexo suelen haberse visto privados del tacto de los demás, o al menos privados del tacto en un modo sano. Es un trastorno del crecimiento a una FALTA DE APEGO CON EL PROGENITOR del propio sexo y/o del sexo opuesto.

            Las personas que están saliendo de la homosexualidad pueden necesitar una significativa inversión de tiempo, tacto y conversación. Por favor, insisto en que hay que darse cuenta de que LA ESENCIA DE LA ATRACCIÓN HACIA LAS PERSONAS DEL MISMO SEXO ES UNA FALTA DE VÍNCULOS:

  • Desvinculación respecto a los PADRES (especialmente el del mismo sexo que el hijo);
  • Desvinculación respecto del PROPIO GÉNERO;
  • Desvinculación del PROPIO CUERPO;
  • Desvinculación DE LOS DEMÁS;
  • Desvinculación de la PROPIA ALMA.

            No se puede minusvalorar el PODER CURATIVO DEL TACTO. Debe administrarse con gran COMPASIÓN, SENSIBILIDAD Y COMPRENSIÓN. Hacer las cosas a su tiempo lo es todo. Empujar a la persona a que tenga un roce físico con otras sin haberle hecho descubrirse a sí misma puede resultar tan destructivo como impedirle cualquier forma de tacto. Por tanto, como he mencionado antes, primero el individuo que sale de la homosexualidad debe pasar por el PROCESO DE MADURACIÓN DE LA CONDUCTA Y DE REPARACIÓN COGNITIVA. Después debe aprender a CONOCER SU MUNDO INTERIOR mediante el trabajo con el NIÑO INTERIOR u otros medios que le ayuden a conocer sus sentimientos, pensamientos y necesidades. A medida que va centrándose y estabilizándose, encontrar mentores que le asistan en su programa de curación acelerará en gran medida la recuperación.

 

2. HAY QUE ADMINISTRAR EL TACTO.

            EL TACTO HAY QUE ADMINISTRARLO CORRECTAMENTE, EN EL TIEMPO OPORTUNO, Y POR LAS PERSONAS APROPIADAS. De otro modo podría reforzar modelos insanos y/o el abuso. La persona adecuada para proporcionar un tacto saludable debe estar segura de su propia identidad de género. Los mejores para ofrecer un contacto físico sano son los HOMBRES Y MUJERES FELIZMENTE CASADOS.

            Si no se puede disponer de los padres del sujeto o simplemente no quieren prestarse, yo propongo a mis clientes que encuentren mentores que estén dispuestos a facilitarles ese tacto saludable. Para muchos ésta ha sido una tarea en extremo difícil y frustrante.  ANHELAN RECIBIR LO QUE NO LOGRARON EN SU PRIMERA INFANCIA Y EN SU ADOLESCENCIA. "DIOS ES EL AMOR DEL BESO DE NUESTRA MADRE, Y EL CÁLIDO Y FUERTE ABRAZO DE LOS BRAZOS DE NUESTRO PADRE[2]". Sin embargo, lo que se encuentran son hombres y mujeres temerosos de abrazarles o tocarles.

            "Le pedí que me abrazara y huyó despavorido". "¿Por qué motivo mi párroco o las personas de mi parroquia no me apoyan en este modo de recuperación?". "Se lo he pedido a muchas personas, pero todos me dieron un no por respuesta". He oído estos comentarios y preguntas realizados por mis clientes muchas veces. A la mayoría de la gente le horroriza tener que abrazar o tocar a la persona que está recuperándose. Sé que esto se debe al temor. "Cuando se trata de temores, solemos temer la mayor parte de las cosas que no comprendemos. Si tu comprensión de la homosexualidad es escasa, puede que seas reacio a implicarte en el asesoramiento de homosexuales o puede darte miedo relacionarte con ellos"[3]. El temor es una emoción primaria, creada para protegernos de lo que no comprendemos. La educación y la comprensión sirven para calmar los miedos irracionales.

            Hace poco leí un libro del doctor Paul Brand titulado El regalo del dolor, que trata del trabajo de toda su vida con los leprosos. Existen paralelismos sorprendentes entre la lepra y la homosexualidad. La lepra es un trastorno neuronal por el que el paciente pierde la sensación de las extremidades de su cuerpo. Supone una radical separación respecto de los sentidos en las manos, pies y/o los músculos faciales. Después de ayudar a los leprosos a curarse de este trastorno neuronal y de reeducarlos para que vivan sin sensaciones en sus extremidades, el doctor Brand les mandaba de vuelta a sus poblaciones para que vivieran vidas productivas y saludables. A su vuelta, la familia y los miembros de su comunidad manifestaban temor a relacionarse con ellos. Tenían miedo de contagiarse la lepra. El doctor Brand explica que la lepra no es una enfermedad contagiosa.

            A raíz de ello el doctor Brand y sus colegas se dieron cuenta de que lo siguiente que debían hacer era educar a los familiares y a los vecinos acerca de la verdadera naturaleza de la lepra. Una vez que lo hubieron hecho, el miedo comenzó a desvanecerse. "El miedo y la superstición se disolvieron conforme se dieron cuenta de la naturaleza de la enfermedad. Escucharon las historias de los nuevos pacientes, serenos, sin miedo. USARON LA MAGIA DEL TACTO HUMANO"[4]. Sin el temor de contagiarse la lepra, los familiares, los amigos y los vecinos comenzaron a abrazarles y a tocarles. EL PODER CURATIVO DEL TACTO SANA TANTO AL QUE LO DA COMO AL QUE LO RECIBE.

            Las reacciones de la gente ante la lepra y ante la homosexualidad son bastantes semejantes. Tememos lo que no comprendemos. Cuando comprendemos lo que tememos, las murallas se desploman y aprendemos a abrazarnos. Puede que también temamos de los demás lo que reprimimos o suprimimos en nosotros mismos. LA MAYOR PARTE DE LOS VARONES EN NUESTRA CULTURA ALBERGA HERIDAS RELACIONADAS CON SU PADRE, POR NO HABER EXPERIMENTADO UNA VINCULACIÓN, UN APEGO SUFICIENTE CON SUS PADRES. Creo que si un hombre tuviera la experiencia de un padre participativo, cariñoso y comprensivo, sería natural para él acercarse y abrazar a otro hombre. LOS HOMBRES EN ÉSTA Y EN OTRAS CULTURAS HAN SIDO PRIVADOS DEL TACTO Y REPRIMIDOS EMOCIONALMENTE.

            "DESDE LA PRIMERA INFANCIA, LOS NIÑOS APRENDEN A SUPRIMIR SUS EMOCIONES, mientras que las niñas aprenden a expresar y controlar todo el abanico de los sentimientos. (...) Es más fácil que un hombre asemeje ser emotivo con ser débil y vulnerable, porque se le ha educado para actuar más que para expresar lo que siente"[5] (un amigo mío me dejó claro que esto también puede ser cierto para muchas chicas. También ellas pudieron tener que reprimir sus sentimientos si vivieron en ambientes desequilibrados).

 

3. DÉFICIT RESPECTO AL PROPIO SEXO

            Como afirma Ashely Montagu:

"EN RESUMEN, UNO APRENDE A AMAR NO PORQUE SE LE INSTRUYA PARA ELLO, SINO PORQUE ES AMADO"[6]. En su libro Recovering from co-dependency ( "Recuperarse de la co-dependencia") los doctores Laurie y Jon Weiss afirman que "LOS ADULTOS-NIÑOS QUE NO ESTABLECIERON ADECUADAMENTE VÍNCULOS SUELEN PASAR SUS VIDAS EN BUSCA DE UN AMOR INCONDICIONAL, Y EN LUGAR DE ELLO ENCUENTRAN UNA RELACIÓN DE CO-DEPENDENCIA"[7].

            Si un hombre no ha establecido suficientemente una vinculación con su padre, entonces tiene un DÉFICIT EN RELACIÓN A SU PROPIO SEXO. En la mayoría de los hombres esto no es visible ni se manifiesta en forma de sentimientos de atracción hacia los de su propio sexo. Sin embargo, en muchas culturas se acepta que los hombres no compartan sus sentimientos y estén centrados en el actuar, el hacer, estén "super-sexuados" y no aprendan a comunicarse. CREO QUE LA MAYOR PARTE DE LOS VARONES ESTÁN DEMASIADO CENTRADOS EN EL SEXO PORQUE NO HAN RECIBIDO SUFICIENTE CUIDADO Y AFECTO, Y CARECEN DE CUALQUIER CONTACTO CON SUS SENTIMIENTOS MÁS ÍNTIMOS. Es frecuente que los varones se estimulen sexualmente saltando por encima de las sensaciones de la zona media de su cuerpo (vientre, estómago, pecho y corazón), realizando una conexión inmediata entre su cabeza y sus genitales. LA LUJURIA POR LAS MUJERES (en el caso de los hombres) ES TAN NO SANA COMO LA ATRACCIÓN HOMOSEXUAL. AMBAS REPRESENTAN UNA DESVINCULACIÓN DEFENSIVA (una respecto del progenitor del mismo sexo, y la otra respecto del progenitor del sexo opuesto).

            Una ocasión en la que nuestra cultura acepta que los hombres se toquen es tras la victoria en un encuentro deportivo. Cuando vemos un partido de béisbol y un equipo gana, los hombres se abrazan abiertamente y se achuchan unos a otros, compartiendo su victoria. Sin embargo, en general se reprueba esa misma demostración de afecto entre varones cuando se da fuera del terreno de juego. Si los hombres demuestran a las claras ese tipo de afecto entre sí, de inmediato se sospecha de su orientación sexual.

            ESTA CONFUSIÓN ACERCA DEL AMOR, EL SEXO Y LA INTIMIDAD NOS ATRAPA DENTRO DE ADICCIONES Y TRASTORNOS. CUANDO PRIVAMOS AL CUERPO, EL ALMA Y EL ESPÍRITU DE UN CONTACTO SALUDABLE Y FRECUENTE -quiero decir diario- ENFERMAMOS MENTAL, EMOCIONAL, FÍSICA Y ESPIRITUALMENTE. Para un repaso de nuestra indeleble necesidad de contacto físico recomiendo la lectura del libro de Ashley Montagu El tacto: el significado humano de la piel y también el libro de la doctora Martha Welch, Tiempo de abrazarse, que es otro ejemplo de los poderes curativos de un contacto sano.

            ES ABSOLUTAMENTE NECESARIO ESTABLECER VÍNCULOS SALUDABLES EN LO RELATIVO AL TACTO. Hay personas que tienen un tipo de vínculos que son demasiado permeables y permiten que los demás les toquen incluso de modo inconveniente. Otros tienen murallas alrededor de su corazón y no permiten que nadie se acerque ni les toque. Se esté luchando o no con la homosexualidad, LA FALTA DE UN CONTACTO SANO NOS MANTIENE PRISIONEROS DENTRO DE NUESTROS CUERPOS Y EMOCIONALMENTE ATROFIADOS DENTRO DE NUESTRAS ALMAS.

"Quienes no han obtenido una estimulación  (contacto, tacto, sano) adecuada se quedan como ENCERRADOS DENTRO DE SU PIEL, y actúan como si la piel fuera una barrera que les enclaustra, y así, si se les toca, lo entienden como un asalto a su propia integridad"[8].

            Debemos señalar que muchos e los varones con adicciones sexuales con los que he trabajado no querían de ningún modo que se les tocase o abrazase. ABRAZARSE SIGNIFICA INTIMIDAD, Y LA INTIMIDAD ESTIMULABA EL DOLOR. El cuerpo no miente. Por esa razón, la intimidad para muchos significa dolor. MUY DENTRO DE LA MUSCULATURA DEL CUERPO SE ESCONDEN LAS HERIDAS LATENTES. LOS ENCUENTROS SEXUALES ANÓNIMOS SON MODOS "SEGUROS" DE OBTENER UNA GRATIFICACIÓN FÍSICA SIN IMPLICARSE EN UNA INTIMIDAD EMOCIONAL. Por supuesto se trata de una GRATIFICACIÓN EFÍMERA QUE CONDUCE A ADICCIONES.

            He observado que cuanto más alejado está el sujeto de sus propias heridas interiores, más extrema es su actitud en lo relativo a dar y recibir un contacto sano. En un extremo se encuentra el horror al ser tocado o tocar a otros. En el otro se sitúa la insaciable necesidad de tocar y de ser tocado. He descubierto que ambos síntomas representan una forma extrema de desvinculación respecto de las propias heridas interiores y de las necesidades insatisfechas.

            "Es un hecho sorprendente que para cuando el ser humano ha alcanzado los tres años de edad haya desarrollado virtualmente el tamaño de un cerebro adulto completo. El volumen medio de un cerebro en un niño de tres años es de 960 cm3, mientras que el volumen medio de un humano adulto es de 1200 cm3. (...) En otras palabras, AL FINAL DEL TERCER AÑO DE SU VIDA, UN SER HUMANO HA DESARROLLADO CASI EL 90 % DEL CRECIMIENTO TOTAL DE SU CEREBRO. (...) Casi dos tercios del crecimiento total del cerebro humano se alcanzan para el final del primer año"[9].

            Por ese motivo la mayor parte de los psicólogos afirma que NUESTRAS PERSONALIDADES ESTÁN BÁSICAMENTE FORMADAS CUANDO TENEMOS TRES AÑOS DE EDAD. Si una persona no recibe suficiente CONTACTO y no lo tienen EN BRAZOS lo suficiente para esa edad, entonces desarrollará un profundo sentido de PRIVACIÓN y de DESVINCULACIÓN. Cuando alguien recibe un contacto inadecuado también se desvincula y se retrae emocionalmente. Como alternativa, EN LA ADOLESCENCIA Y EN LA EDAD ADULTA PUEDE IR TRAS RELACIONES SEXUALES QUE DEN SATISFACCIÓN A SUS NECESIDADES DE LAZOS Y APEGOS SANOS, QUE PERMANECEN SIN CUMPLIR.

 

4. EL MENTOR DE LA PERSONA CON TRASTORNOS DE ATRACCIÓN HACIA LOS DE SU MISMO SEXO.

            Invito a todos aquéllos que quieran ayudar a las personas que se están recuperando a que se hagan mentores y a que vean a quienes padecen este desorden como si fueran niños. AUNQUE HABITEN CUERPOS DE ADULTOS, EN CUANTO AL DESARROLLO SON NIÑOS PEQUEÑOS. Por supuesto esto no les sucede sólo a quienes tienen un desorden que les lleva a sentirse atraídos por los de su sexo. SEGÚN MI OPINIÓN, ESTE PROBLEMA AFECTA A LA MAYOR PARTE DE LA POBLACIÓN. La diferencia básica está en que los demás son capaces de ocultar sus necesidades insatisfechas con modos socialmente más aceptables o en que recurren a adicciones más aceptadas por la sociedad. Sin embargo, el resultado que tenemos es UNA SOCIEDAD ATROFIADA Y NO SANA.

            Si no hubiera logrado el contacto físico cariñoso, alentador y formativo de muchos varones y mujeres, ahora no estaría aquí. FUI HERIDO POR UN CONTACTO FÍSICO INDEBIDO CON UN VARÓN, Y NECESITABA CURARME MEDIANTE EL CONTACTO FÍSICO APROPIADO DE UN VARÓN. De no haber sido porque Phillip, Peter y Russell me abrazaron mientras lloraba las profundas pérdidas de mi pasado no habría logrado derribar los muros del dolor. Estos hombres valientes estaban dispuestos a abrazarme y a sostenerme durante todo el tiempo en que debía dolerme por enormes cantidades de sufrimiento acumulado. Sin su coraje y su valor no hubiera logrado pasar por las noches oscuras de mi vida.

            LOS ABRAZOS DAN RESULTADO. Los mejores mentores son los padres si están dispuestos, preparados, capacitados y quieren participar. En primer lugar recomiendo al padre y a la madre para que sean los portadores de un contacto físico sano y lleno de amor. Si no están dispuestos, no se sienten capaces o no quieren, entonces ES NECESARIO QUE HOMBRES Y MUJERES DE DIOS CUBRAN ESE VACÍO. Pienso que si la congregación de una iglesia, sinagoga o mezquita se reuniera y juntos colmaran las necesidades de los que sufren de este desorden, la curación se daría mucho antes y en una forma muy hermosa. Sería una verdadera forma de poner la fe de uno en práctica.

            Esto es lo que dijo Pete, que fue mentor de un varón a quien yo asistí:

            "Vi por primera vez  a Rob en la puerta de mi casa y le saludé con un fuerte abrazo. Era simpático, pero me di cuenta de que se sentía incómodo al no saber bien si yo le aceptaba o era uno más de los varones heterosexuales que le juzgaban.

            Pronto Rob se dio cuenta de que YO LE QUERÍA TAL COMO ERA, y que quería ayudarle a descubrir su identidad masculina. Aquella noche, en la cena, hablamos abiertamente de su pasado y de en qué fase de la recuperación se encontraba. La amistad y los lazos entre nosotros se iba fortaleciendo.

            La tarde siguiente, Rob volvió a casa y seguimos nuestra conversación. Entonces comenzamos una sesión en la que yo le acogí en mis brazos. Le acuné, como haría un padre con su hijo, y le animé para que hablara de sí mismo y de su pasado. Al principio, ambos nos sentíamos un poco incómodos, pero en unos minutos superamos esa barrera y los auténticos sentimientos y emociones comenzaron a aflorar. Lloró y se lamentó intensamente por su infancia robada. Yo le aseguraba que Dios le quería y que yo le brindaba un sano amor de hombre. Le animé a que siguiera hablando de lo que estaba en su corazón. Fueron momentos de sinceridad y de crecimiento para ambos, yo como el padre y Rob como el hijo.

            En una de esas tardes, Rob y yo (ambos adultos de mediana edad) nos pusimos a jugar a lanzarnos pelotas de béisbol en mi jardín. Él me había comentado previamente que el no haber tenido habilidad para los deportes le había provocado dolorosas cicatrices en su alma. Al principio, Rob estaba rígido y no sabía cómo actuar. A medida que nos fuimos lanzando la pelota mutuamente varios centenares de veces, se le veía relajarse y disfrutar de la experiencia. Su movimiento de lanzar la pelota se fue suavizando, y como yo le animaba y le enseñaba cómo hacerlo, la sonrisa en su cara se iba haciendo cada vez mayor. ¡Era un placer verle moverse ante mis ojos ¡ Mientras estábamos jugando le pedí varias veces a Dios que ayudara y animara a Rob. ¡Y lo hizo! Para Rob aquella experiencia supuso un hito y para mí fue una verdadera emoción verle crecer".

            OJALÁ QUE TODOS LOS MAYORES DE NUESTRO PAÍS PUDIERAN SER MENTORES DE LA JUVENTUD. ESTA CULTURA DE PLÁSTICO Y MATERIALISTA HA ECHADO A UN LADO A NUESTROS ABUELOS Y ABUELAS, Y EN SU LUGAR SE HAN PROPUESTO OTROS MODELOS DE "REALIZACIÓN" MÁS JÓVENES Y MODERNOS. ES UNA TRAICIÓN A NUESTRA SUPERVIVENCIA. Dentro de los corazones y de las mentes de nuestros mayores se esconde la sabiduría y los tesoros de toda una vida. Cuando les pedimos que nos asistan en nuestro itinerario, conectamos nuestro presente con nuestro pasado y nuestro futuro.

            "La piel es el mayor órgano del cuerpo humano. Supone el 18 % de nuestro peso corporal y abarca casi 2 m2. (...) Después de recibir un masaje, un grupo de personas realizó un examen de matemáticas mucho más rápidamente y con menos errores. (...) "América padece una epidemia de hambre dérmica", sostiene la doctora Tiffany Field, directora del Instituto de Investigación del Tacto de Miami (TRI). El TRI llevó a cabo un trabajo con voluntarios mayores de sesenta años a los que durante tres semanas se les dieron sesiones de masaje y después se les enseñó  dar masajes a niños muy pequeños, en preescolar. Dar masajes resultó aún más beneficioso que recibirlos. Los mayores tenían menos depresiones, menos tensión hormonal y se sentían menos solos[10]".

 



[1] A. MONTAGU, Touching: The human significance of the skin (Nueva York, Harper and Row, 1986), XIV.

[2] J. WARNER WATSON, My little goleen book about God (Racine, WI: Goleen Books Publishing, 1956).

[3] E. WILSON, Counseling and homosexuality (Waco, TX, Word Books, 1988) p. 35.

[4] P. BRAND Y P. YANCY, The gift of pain (Grand Rapids, MI, Zondervan Publishing House, 1997), p. 157.

[5] J. GOTTMAN, Why marriages succed or fail... And how you can make yours last (Nueva York, Simon and Schuster, Fireside, 1994), p.143.

[6] A. MONTAGU, Touching: The human significance of the skin, op.cit., p. 38.

[7] L. WEISS Y J. WEISS, Recovery fron co-dependency: It´s never too late to reclaim your childhood (Littleton, CO, Empowerment systems, 1988) p. 97.

[8] A. MONTAGU, Touching: The human significance of the skin, op.cit., p. 126.

[9] Ibid., p. 54.

[10] G. HOWE COLT Y A. HOLLISTER, "The magic of touch", Life (agosto 1997), pp. 53-62.

AddThis Social Bookmark Button
 

TESTIMONIOS

ICONO - TESTIMONIOS EPE

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |