Ruta: Home SUPERAR AMS Recursos Artículos 4. Cómo salir de la AMS Cuatro principios de maduración - David A Matheson

Es posible el cambio

JA slide show

Cuatro principios de maduración - David A Matheson

E-mail Imprimir PDF

(Este artículo es una reimpresión de un estudio presentado por David Matheson en la Conferencia de NARTH de 2003 en Salt Lake City, Utah.)

INTRODUCCIÓN

            Soy terapeuta en una consulta privada y soy co-creador de Journey into Manhood (JiM), una experiencia de fin de semana para hombres que quieran salir de la homosexualidad no deseada. El fin de semana JiM está patrocinado por People Can Change (PCC), una página web de organización de apoyo que ofrece información, servidores de listas, y que está comenzando a coordinar "Grupos JiM" en áreas metropolitanas importantes. JiM y PCC se basan en gran medida en los conceptos que iré presentando.

            Muchos hombres que están buscando superar la homosexualidad se quedan frustrados y desanimados cuando se encuentran con que sus sentimientos y atracciones no cambian tan rápido o de forma tan sustancial como esperaban. Creo que la razón por la que estos hombres se quedan frustrados es porque sus esfuerzos para el cambio no son lo bastante grandes. Con esto quiero decir que su trabajo, aunque sea intenso y sincero, no ha cubierto bastantes áreas de su vida como para producir el cambio real. Por ejemplo, un hombre puede centrarse en superar la adicción sexual pero no dedica tiempo a crear relaciones sanas con otros hombres. O puede que trabaje en la curación espiritual pero le dedica poca atención a curar sus heridas emocionales.

            Disminuir los sentimientos homosexuales y abrir el camino hacia la heterosexualidad parece requerir esfuerzos en cuatro áreas amplias y superpuestas. Estas áreas son:

  • Masculinidad (por ejemplo, los hombres que cambian tienen que sentirse varoniles y relacionarse con otros hombres)
  • Autenticidad (por ejemplo, salir del falso yo, afrontar los sentimientos verdaderos en relaciones abiertas)
  • Satisfacción de necesidades (tener esas relaciones, experiencias, y oportunidades que fortalecen, alimentan y conducen a la alegría y a la satisfacción personal)
  • Rendirse (Soltar todo lo que impide que tenga lugar el cambio y dejar entrar las cosas que restauran los procesos de maduración)

Estos cuatro principios son interdependientes y sinérgicos. Son interdependientes en que, en muchos casos, no se puede vivir un principio sin que se viva otro al mismo tiempo. Son sinérgicos en que afectan y son afectados recíprocamente y es la interactividad de todos los principios lo que hace que tenga lugar la maduración sustancial y duradera.

            Dividir estos principios es en cierto sentido como poner un prisma en luz blanca, con luz blanca que representa el proceso de maduración en general. El prisma nos muestra las longitudes de onda que existen simultáneamente en todo un rayo de luz.

            Mi esperanza al dividir el proceso de cambio en estas cuatro "longitudes de onda" es que nos dé la fuerza para crear todos los procesos de crecimiento, más que permitir que los hombres languidezcan en lo incompleto.

LOS PROBLEMAS

            Para dar contexto a los Cuatro Principios, déjeme primero definir mi visión de los problemas que afrontan los hombres con atracción hacia el mismo sexo (AMS). Tienen problemas en cuatro áreas principales:

  • 1. Masculinidad Insuficiente. Esto hace referencia a sus sentimientos de estar inadecuados como hombres y de tener una conexión insuficiente con los demás hombres y el mundo masculino. Los hombres con AMS tienden a estar desconectados del mundo masculino y de los demás hombres. Y están desconectados de su masculinidad -de su propio género.
  • 2. Falta de autenticidad. No sólo están desconectados de su género sino también de sus sentimientos e impulsos más genuinos. Como refuerzo contra la vergüenza y los temores profundos de abandono, tienden a interactuar con el mundo por medio de un falso yo que se han construido con cuidado para no despertar la desaprobación. No son auténticos.
  • 3. Necesidades Insatisfechas. Con sólo un acceso limitado a sus sentimientos, tienden a tener dificultad para percibir sus necesidades. Puede que también tengan ideas sobre sí mismos y sentimientos de culpa que les alejen directamente de satisfacer sus necesidades. Esto significa que no se pueden satisfacer sus necesidades, que más bien los debilita emocionalmente y les lleva a buscar medios falsos de auto-satisfacción.
  • 4. Rigidez Emocional. Tienden a tener dificultad para hacer cambios emocionales y son emocionalmente vulnerables. Sus patrones emocionales y relacionales tienden a ser bastante rígidos. Además, con frecuencia tienen incrustados patrones de pensamiento y de conducta.

            Yo veo todos esos problemas como reverberaciones y elaboraciones de relaciones dolorosas de la infancia en la que el chico fue avergonzado y colocado en puntos muertos por sus padres y compañeros. Lo más nocivo fue que fue colocado en lo que denomino "punto muerto de género", por toda la situación de su niñez.

PUNTO MUERTO DE GÉNERO

            Un punto muerto es una situación en la que no existe salida -en la que hay dolor o problema no importa lo que hagas. Estás condenado si lo haces y estás condenado si no lo haces. Citando al grupo de rock  The Cure: "Si voy habrá problemas. Si me quedo habrá el doble".

            Los hombres con problemas de atracción hacia el mismo sexo que mis colegas y yo hemos conocido durante muchos años describen generalmente una dinámica familiar particular marcada por puntos muertos. Esta dinámica se puede hacer real de una variedad de formas pero la esencia es que el chico es castigado o herido por ser él mismo con su auténtica personalidad, sentimientos y necesidades.

            La herida y el castigo pueden ser simplemente que sus padres ignoren sus sentimientos y necesidades. O puede ser que sea disciplinado u ofendido por un padre y luego evitado o castigado, expresando sus sentimientos por ello. O, de forma más extrema, puede que sufra abuso y luego sea golpeado por llorar. Los padres, hermanos, compañeros, profesores y otros pueden producir puntos muertos.

            Uno de los peores puntos muertos que experimentan estos chicos implica a su género. Llegan a creer que ser un chico es algo malo o que son inaceptables como un varón. Si afirman su masculinidad, son castigados o avergonzados. Por otra parte, no pueden abandonar su masculinidad porque es una parte integral de quienes son. Y para empeorar las cosas, no hay nadie a quien puedan expresar su dilema con seguridad. Por lo que pueden seguir atascados en esta parada 22 durante años, sintiendo desesperación y desesperanza. Los Puntos Muertos de Género se producen desde un profundo rechazo -por los padres o el ambiente- de la identidad de género de un chico, ya sea por fuerza contundente o por una exquisita selección inconsciente.

            Es importante advertir que el punto muerto experimentado por cualquier chico particular se crea dentro de la mente y las emociones del mismo chico. Generalmente, existen factores reales en el ambiente que contribuyen a sus creencias y sentimientos. Y en algunos casos, estos factores son más un asunto de percepción del chico que de fuerzas externas que actúen sobre él.

            Cuando los chicos experimentan puntos muertos rutinariamente, llegan a tener miedo de la auto-expresión e incluso miedo de sus propios sentimientos. Desarrollan defensas contra los sentimientos y crean un "falso yo" no auténtico que no despierta la desaprobación de los que les rodean. Se hacen pasivos y se atascan en la vida. Los Puntos Muertos añaden a esto una defensa contra su propio género -contra su propia masculinidad infantil

            Ilustración: Vic: "Creo que lo sabía desde que estaba dentro de mi madre: ‘Sería mejor que no fueras un chico'". Experimentó una expectativa muy fuerte de ella a que fuese niña -una violación fundamental de su cuerpo, mente y espíritu. Ser varón significaba abandono y muerte. Ser niña significaba pérdida sustancial de identidad.

            Ilustración: Dave: Crecí sintiéndome débil e inadecuado -intentar ser masculino traería humillación. Además, parecía haber algo malo, sucio o incluso perverso en la masculinidad. Ser masculino significaba vergüenza y maldad. Evitarlo suponía más inadecuación, vergüenza, burlas y alienación de sí mismo y de los demás.

RECOMENZAR LOS PROCESOS DE MADURACIÓN

            El Punto Muerto de Género detiene el crecimiento hacia la madurez de la masculinidad y la heterosexualidad. El objetivo de la psicoterapia de afirmación de género, la experiencia de fin de semana JiM, y los grupos JiM es desbloquear los procesos de desarrollo detenidos por problemas de la infancia para que el crecimiento normal pueda reanudarse. Pero este crecimiento necesita circunstancias óptimas para avanzar, especialmente cuando se ha bloqueado por fuertes defensas emocionales y de conducta. Esto requiere un enfoque multifacético que dirija las cuatro áreas del problema descritas arriba. Los Cuatro Principios de Cambio son una forma de controlar ese proceso.

LA MASCULINIDAD

            El concepto general de masculinidad incluye tres áreas más específicas. Estas son los conceptos interno, interpersonal y social de la masculinidad. "Interno" se refiere esencialmente a la identidad de género, el sentido de masculinidad que tiene un chico o un hombre de sí mismo. "Interpersonal" hace referencia a las conexiones y la afiliación con otros hombres. Y "social" tiene que ver con los conceptos sociales de masculinidad y los roles masculinos.

            ¿Cuáles son los problemas?

            Los Puntos Muertos de Género impactan a estas tres áreas. Internamente, el problema es que los hombres con AMS generalmente tienen un sentido de inadecuación en su masculinidad e incluso pueden dudar de su masculinidad a niveles menos conscientes. A pesar del conocimiento consciente de su género dado, pueden sentirse femeninos o débiles en su masculinidad. Un hombre se describía como si hubiese sido "colonizado" por su madre. Otros hombres han dicho que pueden ver reflejada a su madre en sus propios movimientos del cuerpo u oír su voz cuando hablan. Estos hombres tienden a ver a los hombres "normales" (por ejemplo, heterosexuales) como si tuviesen alguna cualidad masculina misteriosa de la que ellos carecen. Tienden también a desconectarse de sus cuerpos, que -siendo masculinos de forma irrefutable- son un elemento clave del Punto Muerto de Género.

            Interpersonalmente, el problema es que los hombres con AMS se han auto-excluido de forma defensiva de los demás hombres. El sentido de ser diferente fundamentalmente de los demás hombres, que surge del Punto Muerto de Género, ha colocado un muro entre el chico y sus compañeros, profesores, líderes y parientes  varones. El dolor experimentado en las relaciones tempranas con estos varones, que es descrito generalmente por los hombres con AMS, profundiza la defensa añadiendo una decisión inconsciente para no intentar más el vínculo. La exclusión defensiva deja a los hombres con AMS generalmente aislados de relaciones íntimas, personales, no gays, con otros hombres.

            Socialmente, los hombres con AMS  tienden a sentirse alienados y lleno de envidia de los conceptos de masculinidad y de roles masculinos. Esto es esencialmente una extensión de su exclusión interna e interpersonal de la masculinidad y de los hombres. Y la desconexión social interactúa entonces con la desconexión interna e interpersonal en una especie de "curva de retroalimentación", reforzando y exacerbando todo el sentido de no llevar el paso con todo el concepto de masculinidad.

            ¿Cómo se vive el principio de Masculinidad?

            El Punto Muerto de Género debe romperse para que se desarrolle y madure un sentido de suficiencia masculina (tener bastante masculinidad en tu interior y a tu alrededor en tu vida). Y el Punto Muerto de Género se rompe exponiendo los engaños que hay en él y contradiciéndolos en la experiencia. Las formas de exponer algunos de los engaños más comunes del Punto Muerto de Género se analizan a continuación.

            Engaño: "Si me comporto de forma masculina (es decir, de acuerdo con los roles masculinos definidos) seré humillado, rechazado o avergonzado". Este engaño se expone y se contradice por medio de probar poco a poco las conductas típicamente masculinas, incluyendo algo desde el deporte a escupir. Algunos se atascarán y otros se retirarán. De forma gradual, las conductas adoptadas nuevamente llegan a integrarse en la personalidad global del hombre y contribuyen a una profundización de su sentido de masculinidad. Tener modelos de rol masculino maduros es importante en este proceso.

            Engaño: "Si expongo mi verdadero yo a hombres "normales" (es decir, heterosexuales), se avergonzarán de mí y se alejarán de mí". Crear amistades con hombres denominados "normales" es la única forma de contradecir ese engaño. Esto debe hacerse conscientemente, con cuidado y con intención. Con mucha frecuencia, el primer paso es hacer amistades profundas y reales con otros hombres en el proceso de cambio. El fin de semana JiM, los grupos JiM y muchos de los demás ministerios de AMS y grupos de apoyo ofrecen oportunidades para hacer amistades así en un ambiente seguro y responsable. Grupos como The New Warrior Training Adventure, New Warrior Integration Groups, grupos de iglesias y sinagogas y clubs de comunidades y asociaciones ofrecen oportunidades para dar el salto a amistades íntimas con hombres heterosexuales.

            Engaño: "Si busco mis intereses atípicos de mi auténtico género (por ejemplo, el arte, la música, la moda o los cuidados) no puedo ser masculino y otros hombres no podrán relacionarse conmigo". La verdad es que no tienes que dejar tu pasión para demostrar que eres un hombre. Más bien, el desafío es integrar esa pasión en toda una personalidad masculina y la auto-imagen.

            Engaño: "Si expreso el poder masculino, la agresión y la ira, seré castigado y abandonado". Este engaño es nuclear en el Punto Muerto de Género y la contradicción de este engaño tiene con frecuencia un efecto profundamente liberador y masculinizador. La raíz de este engaño suele estar en la temprana infancia cuando los intentos del niño por individuarse y separarse de la madre se fueron al traste. La separación de la madre, el desarrollo de la identidad masculina y la adquisición de poder personal van unidas de forma muy íntima. El fracaso en la separación de la madre generalmente tiene un efecto en cascada, desbaratando también los demás procesos.

            Contradecir este engaño requiere procesos cuidadosos que conduzcan al hombre a lugares emocionales a veces aterradores. Ahí, experimenta sentimientos y conflictos que puede haber evitado durante décadas. El núcleo de este trabajo es generalmente la ira, que suele chocar con sentimientos de amor y de culpa. Trabajar estos conflictos vuelve a empezar el proceso de individuación y de desarrollo del poder personal, que impacta profundamente de forma positiva con el sentido de masculinidad. También proporciona el incremento de la energía e impulsa a hacer el otro trabajo duro del proceso de cambio que se describe abajo.

AUTENTICIDAD

            Para comprender el principio de Autenticidad, debemos dividirlo en dos sub-principios relacionados. El primero es la Autenticidad Interna, que en esencia implica estar pleno en tu interior y aceptarte totalmente más que separar, reprimir o esconder partes de ti. Esto requiere una comprensión de quien eres en un nivel más profundo que tu descripción de trabajo, sentimientos sexuales o las etiquetas que te pusieron tu familia y amigos. Toma la capacidad de sentir y tolerar toda la gama de tus sentimientos, que a veces pueden parecer conflictivos, de confusión y dolorosos. Y depende de una capacidad de integrar esos sentimientos, junto con tus ideas sobre ti mismo, sobre los demás y el mundo en un ser que puede conocer los desafíos de la vida y las relaciones. La Autenticidad Interna puede denominarse de forma apropiada "la tecnología del ser".

            La Autenticidad Interpersonal es el segundo sub-principio del concepto de Autenticidad. Dicho simplemente, la Autenticidad Interpersonal es la capacidad de estar totalmente presente y asertivo en las relaciones hasta el punto apropiado y de reaccionar desde tu ser genuino en esas relaciones. Empieza con la asunción de que cada relación es única y requiere diferentes grados de apertura. Apertura o auto-revelación. No es sinónimo de Autenticidad Interpersonal. No toda relación merece la revelación de detalles personales y sólo unas pocas relaciones facilitan la verdadera intimidad. Sin embargo, la Autenticidad Interpersonal sugiere la capacidad de ser genuino y auténtico contigo mismo en la mayoría de las relaciones, ya sean íntimas o más superficiales.

            ¿Cuáles son los problemas?

            Cuando eran niños, estos hombres experimentaron conflictos emocionales (por ejemplo, puntos muertos) que superaron a sus propios recursos internos y los recursos de sus familias y compañeros. Como consecuencia, no sólo quedaron sin resolver estos conflictos específicos sino que las capacidades del chico para resolver las crisis internas no se desarrollaron. Esto los dejó sin preparación para superar los conflictos durante el tiempo de su desarrollo. El dolor y la inseguridad de los conflictos sin resolver hicieron que apagasen los sentimientos y se desprendiesen de los aspectos de sí mismos que produjeron los conflictos. Puede que hayan dejado la ira o se hayan desprendido de su aserción o de sus necesidades de amistad masculina. Suelen desconectarse de sus cuerpos para evitar sus sentimientos. Desarrollan una "identidad" que no crea conflicto pero que también es falsa. Han perdido lo que son en verdad.

            Carecer de la capacidad de resolver los conflictos emocionales, que existen con partes importantes del ser separadas, e interactuar con el mundo a través de una falsa identidad les evita a estos hombres relacionarse auténticamente con los demás. Puede que sean amistosos, agradables pero generalmente luchan con esencias relacionales que incluyen la intimidad, el vínculo, la auto-aserción, la empatía, la honestidad y el perdón.

            ¿Cómo se vive el Principio de Autenticidad?

            El principio de Autenticidad empieza con el riesgo de ser global. Al principio, la globalidad debe explorarse en un lugar muy seguro (quizás la consulta de un terapeuta) en el que los sentimientos apagados y los aspectos separados de la identidad se puedan expresar y explorar. La integración de los sentimientos contradictorios (como el amor y el odio, la ira y la culpa) produce un mayor sentido de estabilidad interior y clarifica las relaciones del pasado y el presente. La exploración abierta de los aspectos separados del ser (por ejemplo, la aserción o los deseos sexuales) reduce la vergüenza que se ha acumulado alrededor de ellos y les permite también ser integrados en el ser.

            Todo este proceso requiere afrontar el temor de una forma nueva y profunda. Los hombres deben bajar sus defensas para volver a introducir los conflictos internos que consideraron intolerables hace años. Y deben aventurarse a entrar en sus cuerpos en los que existen emociones ilógicas, incómodas e impredecibles. El proceso también requiere buscar los puntos muertos auto-creados (transferidos de las relaciones de l pasado a relaciones del presente).

            Mientras tiene lugar el proceso terapéutico, los hombres comienzan naturalmente a llevar su aserción, claridad y totalidad encontradas de nuevo al mundo real de las relaciones. Permiten a los demás ver sus sentimientos en el aquí y el ahora. Son capaces de revelarse a los demás y a permanecer en relación en vez de excluirse de forma defensiva. Y se encuentran en menos puntos muertos.

            Es importante comprender que la Autenticidad es tanto el catalizador como el eje del cambio. Sin ella no puede haber cambio real. Debe ser el foco principal desde el comienzo del proceso de cambio.

SATISFACCIÓN DE NECESIDADES

            Primero, déjenme definir la palabra "necesidad". Defino "necesidad" como lo que se requiere para mantener la alegría. Considero que la alegría es el objetivo principal de la existencia humana. Por alegría quiero decir la experiencia de satisfacción, el bienestar y la plenitud; el sentido de que la vida es buena, de que tiene sentido. Hablo de alegría en su forma madura, mayor, no la mera excitación, estimulación o incluso el éxtasis, aunque cada una de ellas pueda ser parte de la alegría. Pero la alegría abarca mucho más que a aquellas, incluyendo dolor, decepción y aflicción.

            Una descripción opuesta de "necesidad" puede añadir el contexto: Es una necesidad si no tenerla produce deterioro de la personalidad. Por ejemplo, la depresión, las defensas, anhelos intensos, soledad, alienación, suspender los sentimientos o pérdida de interés o creatividad. Estas son lo opuesto a la alegría y, por tanto, indican necesidades insatisfechas. Ausentes de esta lista de experiencias negativas que indican necesidades insatisfechas están las emociones nucleares de ira, tristeza y el miedo. Aunque puede que muchos vean estos sentimientos como que van contra la alegría y la satisfacción de necesidades, experimentarlas cuando se merecen es realmente una necesidad en sí misma y parte del proceso de mantener la alegría.

            La Satisfacción de Necesidades depende de dos impulsos masculinos: presidir y proveer. Presidir implica auto-gobierno, crear orden y equilibrio en tu vida, que se debe mantener si las necesidades se van a satisfacer de forma adecuada. Proveer implica el trabajo real hecho para satisfacer una necesidad, ya sea traer a casa el pago o pasar tiempo vinculándose con un amigo varón.

            ¿Cuáles son los problemas?

            Los problemas descritos anteriormente que dificultan a los hombres con AMS el experimentar la Autenticidad son también los problemas raíces que bloquean la Satisfacción de Necesidades. La satisfacción de necesidades requiere primero conocer al ser. De particular importancia es la suspensión de los sentimientos, la separación del yo y la desconexión del cuerpo producida por los puntos muertos de la infancia.

            Los hombres con AMS con frecuencia hacen bien al satisfacer algunas de sus necesidades pero hacen mal el satisfacer otras. Generalmente, la vergüenza o un conflicto emocional rodean las necesidades que no satisfacen. Por ejemplo, satisfacer la necesidad de sentirse a gusto en el cuerpo -sentirse seguro de sí mismo en tu propia piel- podría requerir ejercicio y dieta. Pero la vergüenza intensa del cuerpo puede hacerle muy difícil que reconozca las necesidades del cuerpo, que cuide mucho menos el cuerpo o que lo exponga yendo al gimnasio para una sesión de ejercicios. O, satisfacer la necesidad de individuarse de la madre puede requerir crear límites en la relación. Pero los sentimientos conflictivos de amor, ira y culpa pueden minar el establecimiento de límites con ella.

            Las infancias que se caracterizan por los puntos muertos pueden disminuir también la capacidad de un hombre de satisfacer sus necesidades engendrando una personalidad pasiva. Esencialmente una pasividad y una impotencia son consecuencia de situaciones de vida que dejaron al chico sin ningún poder en su propia vida -era condenado si lo tenía y condenado si no lo tenía. Para empeorar las cosas, probablemente creó un falso yo para relacionarse con su mundo hostil o impredecible de puntos muertos. El objetivo del falso yo es percibir las necesidades o deseos de las demás personas y satisfacerlas. Se pierde la conciencia del yo, junto con sus necesidades.

            Cuanto más están estos hombres en la vida sin conocimiento de sus necesidades, más perdidos están. En algunos casos, se desarrolla una incompatibilidad fundamental entre su estilo de vida y la satisfacción de sus verdaderas necesidades. Volver de nuevo a la senda puede requerir un esfuerzo y un sacrificio sustanciales.

            La aflicción es lo que sucede naturalmente cuando vemos frustrada la satisfacción de nuestras necesidades. Si la aflicción es muy dolorosa o muy fuerte, podría defenderse de ella por medio de varios métodos erróneos, que incluyen la masturbación, la pornografía y las fantasías o la conducta homosexual.

            ¿Cómo se vive el principio de Satisfacción de Necesidades?

            La Autenticidad abre el camino para la Satisfacción de las Necesidades incrementando la conciencia tanto de los aspectos cognitivos como de los fisiológicos de la emoción. Esto significa que un hombre puede tener sus sentimientos y comprender lo que significan. Así, puede comprender sus emociones cuando le dicen cuáles son sus necesidades y cuando le dicen que sus necesidades estás satisfechas o insatisfechas.

            Cuando los hombres comienzan por primera vez el proceso de cambio, con frecuencia no comprenden sus necesidades. Una forma de ayudarles a averiguar cuáles son sus necesidades es seguir sus emociones de aflicción, como son la ira y la tristeza, hasta su fuente. Este proceso se utiliza en terapia para resolver los sentimientos de relaciones dolorosas. Pero también puede indicar necesidades que no fueron satisfechas en esas relaciones además de necesidades que están quedando sin satisfacer en el presente. Este proceso también le deja claro al hombre de forma visceral las consecuencias dolorosas de no satisfacer esas necesidades. Sentir esas consecuencias puede ser extremadamente motivador.

            Pero sólo el trabajo terapéutico puede ser insuficiente para ayudar a un hombre a comprender y a satisfacer sus necesidades. Algunos hombres se benefician de los perfiles de personalidad, de los inventarios de intereses y de las pruebas de aptitudes para ampliar su auto-conciencia, que puede arrojar luz sobre su perfil de necesidades individuales. Además, acceder a su propia memoria para revisar los intereses y las experiencias de vida puede ayudar a arrojar una luz adicional sobre sus necesidades.

            Puede servirles de ayuda a los hombres considerar varias categorías y tipos de necesidades. Esto puede ayudarles a tomar conciencia de áreas que pueden no haber considerado con anterioridad. Al mismo tiempo que las necesidades específicas de cada persona son únicas, la mayoría de los hombres que trabaja para cambiar la AMS parece tener necesidades en cada una de las siguientes áreas:

  • De relación: amor, afiliación, comunidad, afecto, confianza, comprensión e intimidad de la gente en general.
  • Amistad masculina: atención, afecto y aprobación específicamente de hombres.
  • Físicas: contacto, placer, descanso, trabajo, ejercicio, alimento y de buena presencia.
  • Espirituales: Conexión con Dios, el universo o algo más grande que el yo, inspiración.
  • Trabajo / Vocación: producir, sentirse eficaz y útil; disfrutar de las actividades diarias; tener variedad.
  • Capacitación: seguridad, libertad, auto-dirección, autonomía y oportunidad.
  • Descanso: relajación, dormir, diversión y entretenimiento.
  • Auto-expresión: La oportunidad de expresarme a mí mismo y al mundo quien soy.

            Aunque los procesos precedentes de aprendizaje sobre las necesidades puedan parecer difíciles, el trabajo más difícil de la Satisfacción de Necesidades es la dedicación diaria de tiempo, energía y de recursos que se requiere para las necesidades. Para algunos hombres, esto puede suponer ajustes sustanciales en su forma de vida cuando comiencen a comprometer su tiempo y su dinero para satisfacer sus necesidades. Con frecuencia requiere un gran nivel de compromiso también para las personas cercanas al hombre, especialmente si está casado y tiene familia.

RENDIRSE

            Dicho de forma más simple, rendirse es permitir que tenga lugar el cambio. Rendirse es aliviar de tu vida todo lo que impide el crecimiento e integrar en tu vida todo lo que lo fomenta. Como sugiere la frase anterior, Rendirse es bi-direccional, implica tanto dejar ir (aliviar) y dejar entrar (recibir).

            Imagina una fortaleza que se ha estado defendiendo de una fuerza invasora durante un tiempo. Los ocupantes de la fortaleza ya no tienen provisiones ni munición. Están comenzando a morir. Están preparados para rendirse. Hacerlo requiere que dejen las armas primero.  Esto representa el aspecto de "dejar ir" de rendirse. Una vez que han abandonado las armas, deben aceptar el nuevo orden de la fuerza opositora. Esto representa el aspecto de "dejar entrar" de rendirse. Cuando el ocupante de la fortaleza que se rinde es un hombre con AMS, pronto descubre que la "fuerza opositora" es benevolente y le trae reabastecimiento y curación.

            ¿Cuáles son los problemas?

            Los hombres con AMS tienden a pasarlo mal al permitir que suceda el cambio. Este no es un rasgo específico suyo -muchos, si no la mayoría de la gente experimenta al menos un poco de incomodidad en el cambio y muchos lo evitarán si es posible. Cualquiera que reaccione al cambio de esa forma frustra su propio crecimiento y desarrollo, su propia trascendencia a algo mayor. Los hombres con AMS tienden a tener problemas con la conducta atípica de género, que, aunque aparentemente menos serios que las adicciones y las compulsiones, sin embargo, pueden hacer más lento el proceso de cambio. Esto es particularmente cierto cuando la conducta le refuerza al hombre, o a los que están a su alrededor, que no es masculino, que es afeminado o gay. Otro problema de conducta digno de mención puede denominarse "estilo de vida distraído". Esto hace referencia a una forma de vivir que mantiene a un hombre tan ocupado haciendo cosas sin importancia que no tiene tiempo para caer en su dolor o aflicción subyacente, o para buscar la curación y el cambio. Estar frecuentemente de fiesta, trabajando horas extras y ver excesiva televisión son signos de un "estilo de vida "distraído".

            Espiritualmente, los problemas tienden a implicar dificultad confiando en algo más grande que el yo y los miedos sobre ser controlado y estar fuera de control. La profunda vergüenza del hombre suele tener como consecuencia una reacción narcisista de poner su propio ego en el centro de su universo. Puede ser cauteloso con las organizaciones, la religión, la autoridad y el poder de cualquier forma. Puede creer también que Dios le ha abandonado y desarrollar un profundo resentimiento hacia el Ser Supremo. Desde esta posición, el hombre no está abierto a ser asesorado, guiado o inspirado. Y no puede trascenderse por el temor de perder el control de sí mismo. 

            ¿Cómo se vive el principio de Rendirse?

            De forma cognitiva, deben adquirirse los nuevos constructos mentales sobre el yo y el mundo. Las ilusiones (creencias positivas inexactas) y las distorsiones (creencias negativas inexactas) tienen que exponerse y abandonarse. Quizás la creencia más significativa sobre el yo que se debe dejar es la creencia de que se es homosexual o "gay". Creo que la homosexualidad no se puede cambiar sin una opción consciente de hacerlo. Con frecuencia, la creencia más significativa sobre los demás que se debe abandonar es la perspectiva estereotipada de los hombres heterosexuales. Las relaciones profundas con otros hombres pueden ayudar enormemente en estos procesos, especialmente una vez que comience a desarrollarse la confianza. La misma confianza es un rendirse de la defensa y abre al hombre a ver otras visiones de la vida que desafiarán y corregirán la suya propia. A veces, deben utilizarse los procesos terapéuticos cognitivos para detener o reducir los procesos de pensamiento obsesivos o meditabundos.

            Emocionalmente, el principio de Rendirse comienza dejando que se vayan las defensas y recibiendo y sintiendo plenamente tus emociones. Las emociones traen sensaciones e impulsos físicos al cuerpo (por ejemplo, la ira podría traer palpitaciones al corazón y un impulso de pegar) y la comprensión a la mente (por ejemplo, la ira podría traer el reconocimiento del grado de un abuso). Los hombres deben aprender a aliviar las sensaciones e impulsos físicos (llamados con frecuencia un "precio") de formas que no se hagan daño a sí mismos ni a los demás. Y deben ir integrando la nueva comprensión, que produce la maduración y la expansión de las capacidades emocionales. Los hombres que se encuentran en el proceso de cambio deben rendirse también emocionalmente en las relaciones con las personas que merecen confianza dando información sobre sí mismos, exponiendo sus sentimientos y recibiendo amor y afirmación.

            Rendirse a las conductas insanas depende de rendirse en las otras tres áreas ya que las adicciones y compulsiones tienden a basarse en aspectos cognitivos, emocionales y espirituales. Por ejemplo, las adicciones sexuales se sostienen con frecuencia en el lugar por un sentido profundo de alienación o de auto-desprecio al mismo tiempo que la repetición de las compulsiones se basa con frecuencia en interacciones traumáticas de padre e hijo sin resolver. Trabajar y rendir esos aspectos subyacentes puede tener un impacto dramático sobre la adicción o la compulsión. Incluso así, se requiere lo adicional conductual basado o el trabajo del Paso 12 para superar totalmente la adicción o la compulsión.

            De forma similar, la conducta atípica de género es esencialmente un reflejo de los aspectos subyacentes que implican la auto-percepción del hombre. La rendición emocional y cognitiva (como se describen arriba) es el camino para los cambios profundos en la auto-percepción. Al mismo tiempo, rendirse conscientemente a las conductas no masculinas y adoptar conductas típicas del género puede ser de gran ayuda en el proceso en general. Finalmente, la rendición de un "estilo de vida distraído" necesita la rendición emocional pero suele requerir también una intervención puramente conductual para ayudar al hombre a cambiar su patrón.

            La rendición espiritual puede hacerse como un acto fuerte de fe -queriendo abandonar el control de tu vida, confiando en que alguien más grande que tú interviene de forma benevolente. Algunos hombres pueden hacer esto. Otros hombres sólo pueden rendirse espiritualmente un poco al tiempo en que gradualmente sienten mayor confianza por medio de experiencias de éxito con poderes mayores que los suyos, ya se vea ese poder como el proceso natural de cambio o como Dios. Para muchos hombres religiosos, el amor que se comparte entre ellos y Dios produce una voluntad y un deseo de rendirse. Ya se haga una vez o por medio de pequeñas decisiones, la rendición espiritual requiere un reconocimiento de que tú eres una fuerza más pequeña en el universo y de que hay alguna fuerza mayor que tú que desea tu bienestar.

            La rendición espiritual implica también buscar la trascendencia. Con esto quiero decir, buscar más arriba de donde has estado, mirar dentro de ti mismo para respuestas más maduras e ir a fuentes más altas que tú mismo para que te guíen e inspiren.

CONCLUSIÓN

            Los Cuatro Principios de Cambio son útiles porque se comprenden y se implementan fácilmente por los hombrees que están en el proceso de cambio. También proporcionan un paradigma para los terapeutas que se puede aplicar de formas muy específicas para todo un abanico de aspectos que afrontan todos los hombres del proceso.

            Para mí, "cambio" significa que se reanuda y se completa el crecimiento hacia la masculinidad madura y la heterosexualidad. El crecimiento necesita circunstancias óptimas para llevarse a cabo. Mi esperanza al dividir todo el proceso de cambio en los cuatro Principios de Crecimiento es que nos dé la fuerza para crear todo el proceso de crecimiento y las circunstancias óptimas para el cambio.

 

 

 

AddThis Social Bookmark Button
Actualizado ( Lunes, 12 de Enero de 2009 18:40 )  

TESTIMONIOS

ICONO - TESTIMONIOS EPE

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |