Ruta: Home SUPERAR AMS Recursos Artículos 4. Cómo salir de la AMS La terapia de cambio de orientación sexual - William L. Dreikorn

Es posible el cambio

JA slide show

La terapia de cambio de orientación sexual - William L. Dreikorn

E-mail Imprimir PDF

Este artículo es el resumen de la tesis doctoral del doctor Dreikorn, leída en 1998 en la Universidad Internacional de EE.UU. Su estudio, en la mayoría de los participantes, muestra el trasfondo familiar clásico del homosexual. El 73% de los encuestados dijo que sus luchas contra la atracción homosexual "se han reducido en gran medida o han desaparecido" más de tres años después de la terapia.

Hoy en día hay un debate continuo sobre si es posible cambiar de la orientación homosexual a la heterosexual. En un intento de contribuir positivamente a la discusión, dirigí una investigación para identificar cómo percibía esa experiencia un grupo de hombres que habían luchado contra su orientación homosexual y se habían sometido a terapia para cambiarla. ¿La terapia les ayudó a conseguir su objetivo, o fue un estorbo?

El estudio empleaba el método de entrevista en profundidad que permitiera a los hombres expresarse con libertad y compartir su experiencia.

Las condiciones básicas para los sujetos fueron:

  • 1) Debían ser varones que se hubieran sometido a terapia con el propósito de cambiar su orientación sexual de homosexual a heterosexual.
  • 2) La terapia debía haber concluido al menos tres años antes.Para asegurar la participación, se enviaron unas 650 cartas a los miembros de NARTH. Como resultado de estas cartas, 40 personas aparecieron como posibles participantes. Este grupo se redujo a 18 personas, con las que era posible tener una entrevista en persona. Las entrevistas se realizaron, literalmente, de costa a costa: tres entrevistas en San Francisco, una en Los Ángeles, cinco en Salt Lake City, cuatro en Ohio, tres en Pennsylvania, una en Virginia, y una en San Diego.

Cuando se llevaron a cabo las entrevistas se descubrió que había que descartar a tres personas, porque no llevaban fuera de la terapia el período requerido de tres años.

Se emplearon las siguientes preguntas abiertas:

¿Cuándo descubrió sus sentimientos homosexuales? ¿Cómo se comportó?

¿Cómo fue su infancia?

¿Qué cosas han contribuido a la decisión de buscar ayuda contra sus sentimientos homosexuales?

¿Cómo fue la terapia que recibió?

¿Cómo eran los terapeutas?

Al evaluar la experiencia de la terapia, ¿qué le resultó útil, y qué no le ayudó?

Además de la terapia, ¿hubo alguna otra cosa que le ayudó o que le entorpeció para alcanzar el objetivo deseado?

¿Cómo describiría su salud mental y su orientación sexual a día de hoy?

El entrevistador intentaba, en la medida de lo posible, no ser muy directo, y evitar dirigir a los entrevistados.

Todas las entrevistas fueron grabadas y transcritas para su análisis. El método empleado para analizar las transcripciones era el análisis de contenidos que se define como "técnica para obtener deducciones identificando objetiva y sistemáticamente características específicas de los mensajes" (Marshall and Rossman, 1989).

Como parte del análisis se identificaron Unidades de Significado Natural definida como "la experiencia que revela la esencia del fenómeno" (Barrett, 1994).

Las respuestas se colocaron en cuatro categorías:

experiencias infantiles;experiencias terapéuticas;factores distintos de la terapia que ayudaron o entorpecieron para alcanzar el objetivo; autoevaluación de la salud mental  y de la orientación sexual en el momento presente.

Se hizo hincapié en asegurar la objetividad, rigor y fiabilidad de la identificación por parte del investigador de las Unidades de Significado Natural. Para ello, se compararon sus interpretaciones con las de dos colegas con experiencia en metodología de investigación. A cada uno de los tres se le entregaron cinco entrevistas elegidas al azar. Después de que sus colegas pudieran identificar independientemente las USN y los temas de las cinco entrevistas asignadas, el investigador se reunió con ellos para compararlos con sus propios hallazgos y conciliar las diferencias. No se encontraron diferencias significativas entre los análisis y el informe del investigador y los de sus dos colegas.

EXPERIENCIAS INFANTILES

De las quince entrevistas incluidas en el estudio salieron 83 rasgos. Uno de estos rasgos era compartido por los quince sujetos: su padre o figura paterna era distante, ajena a su educación, amenazadora o inasequible.

Trece de los quince sujetos (87%) coincidieron en dos rasgos: hablaban de su madre como alguien cercano, vigilante y sobreprotector; también dijeron que su salud mental había mejorado como resultado de la terapia para superar la orientación homosexual no deseada.

El 80% de los participantes (12 de 15) expresaron el rasgo de no haber sido buenos deportistas (no atléticos) en la infancia.

Once de los quince participantes (73%) afirmaban haber reducido en gran medida la atracción homosexual como resultado de la terapia recibida, y dos sujetos dijeron estar totalmente libres de sentimientos homosexuales. Así, el 87% de los participantes en el estudio concluyeron haber sido ayudados por la terapia para superar la orientación homosexual indeseada.

Además, otros 19 rasgos aparecieron en 7 de los 15 sujetos (47%):

(a) mi familia era disfuncional;

(b) sufrí abuso sexual de niño;

(c) sufrí malos tratos físicos de niño;

(d) era un niño introvertido, no participaba en las actividades escolares y tenía pocos amigos;

(e) me masturbaba con frecuencia;

(f) tenía sentimientos abrumadores de indignidad y me sentía harto;

(g) el trato con mis sentimientos era una continua batalla entre la negación y la aceptación;

(h) Ayudó Apoyo de Terapia de grupo.

(i) me ayudó un terapeuta cariñoso, que confiaba en mí, me animaba y comprendía, y era amistoso;

(j) me ayudó un terapeuta que creía que el cambio es posible;

(k) reparativa me ayudó;

(l) aprender aptitudes masculinas me ayudó;

(m) me ayudó aprender a ser franco, comunicativo, abrirme;

(n) me ayudó la fe en Dios, la actividad eclesial, el estudio de la Biblia y el apoyo por parte de otros miembros de la Iglesia;

(o) quería superar los sentimientos homosexuales y casarme

(p) el terapeuta y/o el grupo de apoyo compartían mis creencias religiosas;

(q) tener una esposa, familia o amigos que me apoyaran me ayudó;

(r) no me ayudó tener un terapeuta que no entendiera el problema.

Por lo menos cinco sujetos del estudio (33%) mencionaron los siguientes rasgos:

(a) llevé ropa de niña de pequeño;

(b) sabía que era diferente;

(c) hubo una enfermedad y/o muerte en la familia durante mi infancia;

(d) no he hablado con nadie de mi atracción homosexual;

(e) me casé para enfrentarme a mis sentimientos homosexuales;

(f) mis creencias religiosas son contrarias a la homosexualidad;

(g) la terapia de afirmación gay no me ayudó;

(h) la terapia centrada en la ira, la relación con el padre y otros aspectos fue de ayuda;

(i) tener un terapeuta ex-gay me ayudó;

(j) no me ayudó tener un terapeuta amable pero que no entendiera el problema;

(k) me ayudaron los libros y cintas sobre el cambio;

(l) desarrollar aptitudes deportivas me ayudó;

Debido al diseño fenomenológico de la investigación, este estudio no ofrece evidencias empíricas de la causa de la orientación homosexual, ni prueba positivamente que una persona pueda cambiar su orientación sexual. Sin embargo, sí ofrece algunos datos curiosos que apuntan a una relación familiar distorsionada durante la niñez como un factor significativamente activo en la etiología de la homosexualidad.

Este estudio también subraya el hecho de que hay hombres que creen haber alcanzado algún grado de éxito al superar su orientación homosexual indeseada. Once de los quince participantes (73%) señalaron que, aunque todavía tienen sentimientos homosexuales ocasionales, estos sentimientos habían disminuido en gran medida, y estaban bajo control. Otros dos hombres dijeron estar totalmente libres de atracción homosexual.

En las respuestas del grupo de hombres aparecieron dos elementos que cita Nicolosi (1991). En primer lugar, como observa Nicolosi, "algo de deseo homosexual permanecerá o volverá a aparecer durante ciertos momentos a lo largo de la vida". En segundo lugar, que es más exacto hablar de "cambio" que de "cura". Once de los participantes no se veían como "curados"; veían que habían cambiado, y seguían trabajando para obtener un cambio mayor.

Además, este estudio ofrece perspectivas adicionales en la experiencia de qué supone la lucha para superar una orientación homosexual indeseada. Salió a la luz que la experiencia que han atravesado estos sujetos había sido profundamente dolorosa, pues casi todos ellos tuvieron que pararse para reprimir las lágrimas mientras contaban sus historias en el curso de la entrevista. Mirando a los resultados del estudio, éstos sugieren que hay una "constelación tóxica" de factores en las experiencias de la infancia temprana de algunos varones que procura factores de riesgo para el desarrollo de la homosexualidad.

Según los rasgos formulados aquí, ese entorno tóxico parece incluir una combinación de estos factores: un padre distante, una madre cercana, ausencia de aptitudes deportivas, abuso sexual, verbal o físico, marginación respecto de los pares y familia disfuncional. Todos estos rasgos fueron suscritos por al menos ocho sujetos (53%).

Este estudio sugiere que sería útil la investigación ulterior de estos ocho rasgos frecuentemente mencionados.

Los motivos para buscar ayuda profesional también son interesantes: 11 participantes (73%) manifestaron que querían tener un matrimonio tradicional, heterosexual, e hijos. La razón más mencionada después de esta (siete participantes) fue el "sentirse sin valor", "estar harto" y pensar en el suicidio. Las creencias religiosas opuestas a la homosexualidad fueron mencionadas por seis participantes.

A la hora de evaluar sus experiencias en la terapia, los factores que más les ayudaron fueron: los grupos de apoyo (mencionados por 11 participantes), un terapeuta que creía que el cambio es posible (mencionado por 10 participantes) y un terapeuta que mostrase confianza, cariño, ánimo, comprensión y amistad (mencionado 10 veces). Esto parece sugerir que hay dos factores de gran importancia en el cambio de orientación sexual: una experiencia de grupo positiva, y la posición teórica del terapeuta, así como su conducta personal.

Asimismo, es interesante destacar que 23 de los 83 rasgos que salieron en las entrevistas (28%) fueron mencionados por la menos siete de los 15 sujetos (47%). Esto indicaría que, aunque hay diferencias en las experiencias y en la percepción de esas experiencias, existe también un considerable sustrato común. Más aún, el hecho de que, tres años después de acabar la terapia, 13 hombres afirmen que ésta les ha ayudado a disminuir en gran medida o a hacer desaparecer completamente sus sentimientos homosexuales sugiere que el cambio a una orientación heterosexual es posible, si no para todos, para algunos hombres homosexuales.

Bibliografía

Barrett, D. (1994). A Zen approach to the psychological and pastoral care of dying persons. Dissertation presented to the Graduate Faculty of Psychology and Family Studies College of Arts and Sciences United States International University, San Diego, California.

Marshall, C. and Rossman, G. (1989). Designing Qualitative Research. Newbury Park, CA: Sage Productions.

Nicolosi, J. (1991). Reparative Therapy of Male Homosexuality: A New Clinical Approach. Northvale, NJ: Jason Aronson, Inc.

AddThis Social Bookmark Button
 

TESTIMONIOS

ICONO - TESTIMONIOS EPE

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |